Charla en Naukas 2014

30 septiembre 2014

Un abrazo para todos los organizadores, participantes, público que se acercó, que lo siguió online… en fin, gracias a todos.

Aquí me tenéis haciendo lo que mamá no quiere que haga…

http://www.eitb.tv/es/video/naukas–bilbao-2014/3803756527001/3811422718001/javier-fernandez-panadero/


Nos vemos en Naukas 2014

23 septiembre 2014

Queridos todos… este fin de semana se producirá el encuentro de un montón de gente con muchas cosas que contar, con muchas ganas de contarlas y de pasarlo bien haciéndolo.

naukas_bilbao_14med-640x905

Por supuesto todo esto es posible por el trabajo enorme de mucha gente y el apoyo de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV.

Si no podéis estar en persona, seguidlo por streaming, no os defraudaremos.

Este que os habla, que se perdió la del año pasado, no faltará este año, haciendo cacharritos para grandes y pequeños.

El programa completo, aquí.

 


La ciencia no explica “porqués”

15 septiembre 2014

En esto pasan sus tardes los científicos…

Nosotros lo que hacemos es tomar un lápiz y soltarlo… y resulta que se cae.

Volvemos a repetir la operación… y se vuelve a caer.

Le pedimos a otro que repita la operación… y también a él se le cae.

Así que tenemos un hecho científico, algo que sucede, que es reproducible y que es independiente del observador.

Ahora, si el lumbago nos lo permite, volvemos a recoger el lápiz y repetimos de nuevo la operación, midiendo el tiempo que tarda en caer.

Y otra vez…

Y otra…

Y le pedimos a nuestro amigo que haga lo mismo.

Y nos sale a todos lo mismo (dentro de unos márgenes de error y todo eso).

Total, que enunciamos una ley empírica.

LOS LÁPICES SE CAEN.

Incluso se da un hecho que os aseguro que no deja de maravillarnos: podemos escribir una fórmula matemática que predice bastante bien cuánto tarda en caer, a qué velocidad cae y demás magnitudes asociadas al fenómeno este tan entretenido de la caída de los lápices.

Así que escribimos nuestras fórmulas y nos vamos a la cama con un dolor de espalda considerable.

Pero NO HEMOS EXPLICADO POR QUÉ CAEN LOS LÁPICES.

Lo que hemos explicado es CÓMO CAEN LOS LÁPICES.

Nuestras fórmulas son UNA MERA DESCRIPCIÓN DE LO QUE OCURRE, pues que se cae, que va acelerando… pero no por qué.

Decir que lo atrae la tierra por la ley de la gravedad vuelve a ser una descripción de un fenómeno: Resulta que las masas se atraen. Y así todo.

No buscamos en ciencia, ni encontramos, la causa última de las cosas… de hecho cabe la filosófica metapregunta: ¿Tiene sentido preguntar por una causa última de las cosas? ¿Tiene obligatoriamente que existir?

Así que no os doy más la brasa, que me voy a descansar:

LA CIENCIA NO EXPLICA “PORQUÉS”, EXPLICA “CÓMOS”.

Aunque en el lenguaje cotidiano sigamos usando “por qué”… así que permitidme que me disculpe aquí, porque los títulos de mis dos primeros libros tendrían que haber sido “¿Cómo es que el cielo es azul?” y “¿Cómo es que la nieve es blanca?”… pero quedaban mejor de la otra forma.


Show de experimentos en Benicarló

11 agosto 2014

Los amigos de la Asociación de Benicarló de amigos de la Ciencia (su facebook, en twitter @asoabacs) fueron tan locos como para llevarme de nuevo, a mí y a mis cacharritos, a tan bella ciudad y en tan buena compañía, a la Segunda Semana de la Ciencia de Benicarló… y la liamos.

Aquí os dejo el vídeo del show… lleno de experimentos y mucha guasa… que nos echamos unas buenas risas. Para muchos, de los más divertidos que me han salido.

Gracias Rafa, Ángel y todos los héroes que hacéis posible algo así… por segundo año!

Por supuesto, quien quiera hacer más experimentos conmigo, los encontrará en mi ultimo libro Experimentos para entender el mundo. La ciencia para todos


De vectores, esfuerzos y hombres

19 julio 2014

A estas alturas, ¿quién no ha oído hablar de la “cultura del esfuerzo”, de que tal o cuál persona no se esfuerza, refiriéndose a trabajadores, alumnos, hijos…?

Vale, pues ya me habéis enfadao’.

El esfuerzo… ¡es un vector, joé!

A ver dejadme que me explique.

Si te pregunto por la temperatura, pues me das un número y sus unidades y listo: 35ºC, ¡caló! Punto.

Pero si me hablas de una fuerza, por ejemplo, necesito más datos.

-          Punto de aplicación

-          Dirección

-          Sentido

Necesito saber dónde vas a aplicar esa fuerza, si va a ser en la dirección vertical, horizontal o en qué otra… y también su sentido. No olvides que una fuerza vertical puede ser hacia arriba o hacia abajo.

Esto se soluciona fácilmente pintando una flecha, un vector. Su longitud me da idea de su intensidad, y ya veo en qué dirección y sentido apunta. Llamamos magnitudes escalares a las que son como la temperatura y vectoriales a estas últimas.

Dejando esto claro.

Cuando alguien habla de que un chico se tiene que esforzar, me lo imagino apretando sentado en el medio de una habitación vacía… lo mejor que puede pasar es que le escape un traque.

¿ESFORZARSE PARA QUÉ? ¿HACIA DÓNDE?

Permitidme la metáfora, el esfuerzo es un vector. Uno se esfuerza para conseguir un fin, y si no hay tal fin o te interesa un pepino, pues entonces no te esfuerzas y punto.

Pero eso es cierto para PEQUEÑOS Y MAYORES y también para ti.

Los padres se quejan de que los chavales han sacado un notable sin esforzarse, y eso no les gusta… Cuando dicen esto yo me imagino a ese corredor que llegando a la meta “se deja ir” haciendo una marca menor de lo que podría haber hecho.

Para mí los dos actúan de igual manera: Han alcanzado el resultado que deseaban y cesan en su esfuerzo.

Pero vamos, si no os gusta el ejemplo, podéis mirar en vuestros corazoncitos y decirme cuán diferentes sois de esos chavales, cómo seguís esforzándoos en cosas que no os revisten un resultado apetecido. Salvo en los casos en que una fuerza externa os obligue por imperativo genital.

¿Dónde quiero llegar?

Pues a que dejéis y dejemos de hablar de que los chavales se esfuerzan o no, y empecemos a hablar de metas, de fines. De qué queremos para ellos y qué quieren ellos para ellos mismos. De cuáles de esas metas nos corresponde a nosotros fijarlas y cuáles otras debe ser su prerrogativa elegirla.

Si queréis que se esfuercen en llegar a vuestras metas (y esto vale también para gente que tenga personas a su cargo, líderes de equipo y tal), lo que tendréis que conseguir es que ellos hagan suyas vuestras metas.

“Si no lo haces te meto una patá en la cabeza” o  “Si lo haces te compro una moto” son motivaciones llamadas extrínsecas y que no tienen que ver directamente con el logro que se va a conseguir. Esto puede solucionar situaciones puntuales, crisis y cosas por el estilo, pero hay cierto consenso en que tienen corto recorrido.

Pero si lo que deseas es que alguien tome gusto por la lectura, la biología, el orden en sus cosas, el cuidado por el detalle… o lo que se te ocurra, y que eso le acompañe el resto de su vida, entonces necesitas que el propio asunto le resulte motivante (motivación intrínseca).

Ya, ya… y eso, ¿cómo se consigue?

Bueno, yo te dejo mi respuesta y tú verás, que ya hago bastante escribiendo en vacaciones.

En mi opinión, si eso de lo que hablamos es una meta o una pasión tuya, es porque le ves belleza, porque disfrutas haciéndolo (a no ser que quieras motivar a los demás a hacer lo que tú no deseas hacer o no disfrutas… actividad con poco futuro).

Pues ahí lo tienes: Cuenta esa belleza, muestra esa pasión, explica por qué te emociona, comparte la actividad y hazles ver dónde se te humedecen los ojillos… sí, aunque sea estudiando física. A los que nos gusta, nos pasa.

Recuerda que la utilidad de esa tarea no fue lo que te hizo amarla, así que no vendas utilitarismo tampoco a los demás.

Una vez más, la cita atribuida a Feynman: La ciencia es como el sexo, puede que sirva para algo, pero no es esa la razón por la que la hacemos.


Feliz verano 2014

14 julio 2014

O invierno… para los que me leéis desde otros lugares…

En todo caso, ¿aburridos? ¿Incapaces de entretener a los peques?

Para pasar este tiempo que andaré menos hablador por aquí, bueno, igual me emociono y acabo poniendo algo…

Os dejo, con mi Experimentos para entender el Mundo, donde encontraréis un montón de experimentos para entretenimiento de todos…

Y si queréis seguir con mis brasas… aquí están compiladas las “menos científicas”… Vaya, todo un PiensoDeQueStorming

Portada PiensoDeQueStormingDESCARGA GRATUITA


Los “críticos” tienen fecha de caducidad

2 julio 2014

Una de las cosas que hacemos los humanos es asociarnos. Supongo que porque está escrito en los genes… y porque frotarse mola… pero eso es otro tema.

El caso es que en cualquier institución está la figura de “los críticos” o el “sector crítico”, que incluso pueden formar un grupúsculo dentro de la propia organización y hacerse llamar a sí mismos… ¡”Los críticos”!

Y, ¿a qué viene todo esto? Pues a que estoy un poco harto de determinados críticos. Os cuento.

En mi opinión, un crítico debe tener fecha de caducidad. Veamos por qué.

Resulta que quiero cambiar/regenerar/volver a su prístina pureza a mi organización.

Pero también resulta que ocurre alguna o varias de estas cosas

  1. No me hacen ni caso
  2. Me hacen caso sólo en cuestiones menores, puro maquillaje
  3. Toman acciones puntuales que van directamente contra los principios que defiendo.

Y resulta también que yo sigo en la organización… aunque soy supercrítico.

Pues eso, que estoy harto.

Cuando ocurre esto, tanto la organización como el crítico sacan partido de la situación.

- La organización:

  1. Se viste de guay, porque es plural y alberga múltiples voces y tal… aunque sigue haciendo lo que la dirección quiere.
  2. Obtiene votos y apoyos de personas que llegan a la organización a través del crítico que tiene un discurso molón y que promete cambios.

- El crítico 

  1. Sigue cobrando, viviendo de, o teniendo la plataforma de la organización.
  2. No tiene que responder por las acciones de la organización porque mantiene su discurso chupiguay

Sí, sí… ya sé que las cosas no se cambian en un día, pero si te tiras veinte años en una organización que va en contra de tus principios, algo pasa, compañero.

Ahora te hablo a ti directamente, tú que eres crítico chupiguay.

Para mí tu actitud tiene fecha de caducidad, sólo te concederé un tiempo para ser crítico chupiguay.

Pasado ese tiempo, si tu organización no te hace ni puto caso y lo que está haciendo es maquillarse de estupenda contigo, usarte a ti para engañarme a mí y que dé apoyo a lo que ni tú, ni yo, apoyamos… no me vale de nada que te etiquetes como crítico.

Si eso no te indigna y no sales de la organización, entonces sintiéndolo mucho, te conviertes en un engranaje más de ese sistema y tendrás que asumir sus acciones y comerte las críticas a ella, porque tú eres parte de eso. En particular que me hayas engañado (conscientemente o no) llevándome a apoyar a esta organización por lo que sugerías/prometías.

Ahora os queda a todos mirar con atención a todos esos críticos, renovadores, nuevas propuestas, etc. y ver si en realidad es el sistema tomándoles el pelo y usándolos para tomárnoslo a nosotros, o ellos mismos haciéndose un hueco cómodo para vivir. O bien cuánto tiempo les vais a conceder y qué logros están obteniendo, por si se tratase de un verdadero proceso de renovación.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 141 seguidores