Del absurdo y los hombres

6 julio 2015

Este post se ha publicado previamente en Naukas

Los matemáticos tratan de demostrar sus enunciados de formas muy variadas. Una de las más divertidas y fáciles de entender es la Reducción al absurdo.

Pensamos que algo podría ser CIERTO.

Vale, pues vamos a suponer que es FALSO (metemos una semilla podrida).

Le damos unas vueltas (siguiendo escrupulosamente las leyes de la lógica y las mates)

Llegamos a algo que resulta ser mentira… por lo que nuestra suposición inicial estaba mal.

Así que, como estaba mal suponer que era falso, hemos demostrado que es cierto… ta channnn.

Por ejemplo:

Enunciado a demostrar:

Hay infinitos números primos (de esos que no se pueden dividir exactamente entre nadie más que ellos)

1. Supongamos que hay sólo unos cuantos: p1,p2,p3… pn

2. Construimos un número multiplicándolos todos y sumando 1

3. Si dividimos ese número entre cualquiera de los primos no sale entero, sobra 1.

Un ejemplo sencillo.

– Si el conjunto de primos totales fuera 1,2,3,5

– Construimos 1·2·3·5 +1 = 31

– Dividimos por 2, nos sale 15 (el producto de los otros) y sobra 1.

– Dividimos por 5, nos sale 6 y nos sobra 1. No hay manera.

4. Por lo tanto, si el número que hemos construido no puede ser dividido exactamente por ningún otro primo, resulta que él mismo es un número primo… así que tenemos un número primo más para ese conjunto que pensamos que era limitado. En nuestro miniejemplo hemos descubierto el 31 que, efectivamente, es primo también.

5. Por lo tanto la asunción de que el conjunto de números primos era finito es falsa, así que es infinito. Hecho.

Y ahora a por los hombres… (y las mujeres, sí, y las mujeres…)

La esencia del asunto es: Si elaborando frases con corrección dices idioteces es porque estás asumiendo algún principio que es falso.

Has metido una semilla podrida y da malos frutos.

¿Recuerdas esas situaciones en las que no hay manera de generar una explicación razonable porque no aparecen más que paradojas y sinsentidos?

Pues no le des más vueltas, estás terminando una demostración por reducción al absurdo. Alguno/s de los supuestos que manejas son erróneos.

Por ejemplo:

La gente se comporta racionalmente y por eso hacen X (para casi todo X)

La gente no actúa porque no tiene información y por eso cuando son informados… siguen sin actuar

Tú mismo dices que tal actividad o persona son tu prioridad y no le dedicas casi nada de tu tiempo libre o energías

De hecho, si te atreves, te proponemos el duro juego de confrontar lo que dices de las cosas, lo que piensas de ti mismo con lo que haces… pero siéntate antes.

Quizá la solución sea LEER la vida, ESCUCHARLA, no imponerla nuestros preconceptos y prejuicios y después tratar de que case todo… porque no lo hará. O al menos, etiqueta tus prejuicios como revisables… por si las moscas.

Esto intentamos hacer en ciencia, LEER, MEDIR lo que la realidad dice e interpretarlo después, no antes. Además nuestras “verdades” son provisionales… para cuando aparezca algo que no cuadre.


De vuelta en Carne Cruda (IV)

5 julio 2015

Queridos, de nuevo en Carne Cruda, contándoos como medir la velocidad de la luz con un microondas y un poco de queso, novedades sobre la Philae y cómo hacer helado con hielo y sal.
http://www.ivoox.com/player_ej_4687117_4_1.html?c1=ff6600


No somos tan listos…

2 julio 2015

Podría hablaros de sesgos cognitivos, de falacias, de cultura, de anumerismo… pero paso.

Simplemente, observad un rato los anuncios y pensad.

– Si pagan una pasta por ponerlos es porque compramos gracias a ellos.

– Si compramos con ellos, este es el nivel intelectual/emocional de nuestra sociedad.

Escalofriante.

Os dejo que hay un perro o un erizo o un famoso que quiere contaros no sé qué mierdas.


Respuesta a: ¿Son responsables los famosos de la publicidad que hacen?

5 junio 2015

Este post es la respuesta al que publicó el estupendo Scientia hace un ratín.

Nunca creímos que viviríamos para ver el día en que se equivocara, pero ese día ha llegado…

Va por ti, maestro, por el intercambio y el cariño.

En mi humilde opinión (y ahora saco las garras)…

En el post de Scientia se explica con detalle por qué no es ilegal que se publiciten complementos alimenticios por gente con bata (médicos o actores) y por famosos, pero la cuestión, para mí, es otra, más simple y más de fondo.

Se trata de PUBLICIDAD ENGAÑOSA, quizá sea difícil demostrar que se ajusta el tipo legal, quizá se da tan por supuesto que es mentira lo que dicen que nadie se atreve a ir a un juzgado a denunciarlo. Pero si yo me echo una crema antiarrugas y no se me quitan, es publicidad engañosa. ¿Qué juez lo admitiría a trámite?

Hay quien opina que es legal pero inmoral. Yo creo que también es ilegal.

Dice López Nicolás que los famosos no tienen por qué ser expertos en el tema.

De acuerdo, entonces, ¿por qué se meten? ¿Por qué lo recomiendan? Nadie les obliga a pronunciarse sobre lo que no saben. Pero lo hacen. Hacen afirmaciones cuya veracidad no les consta y cobran por ello. Alegar que la marca dice que sí funciona, sin preocuparte de cómo es el producto ni la legislación y, como mínimo, sospechando que es men-ti-ra, es escudarse en otro. Es coger el dinero y rechazar la responsabilidad.

Si compramos ese argumento, ¿dónde está la racionalidad de que lo anuncies tú? Si simplemente lo que haces es “repetir” la seguridad que te da el experto… ¿por qué quieren que lo repitas tú, famoso?

Algunos clientes adquieren ese producto PORQUE ellos lo publicitan. Creen en su criterio o simplemente sufren algún sesgo cognitivo como aceptar el argumento de autoridad o seguir al líder. Si juzgamos por el dineral que cobran esos famosos, no estamos hablando de cuatro nuevos clientes. Eso lo saben los famosos y por eso exigen un pago proporcional.

En muchas situaciones además dicen o simplemente hacer creer que el uso de ese producto es la causa de cualidades físicas suyas que no provienen de su uso, en ocasiones porque son puramente genéticas, en ocasiones porque jamás han usado el producto ni piensan hacerlo. Y eso tampoco es inconsciente, es parte de la estrategia psicológica de venta.

Resumiendo:

Decir que algo hace lo que no te consta que hace, conseguir que gente lo compre por un sesgo cognitivo y cobrar por ello, podría decirse que es inmoral. Pero en el momento en el que se demuestre que ese producto no hace lo que TÚ decías… a los juzgados por publicidad engañosa. Eres parte del sistema de venta y te lucraste con ello, también es tuya la responsabilidad de esos actos.


De vuelta en Carne Cruda… y ya van tres!

2 junio 2015

Aquí tenéis mi última colaboración con la loca panda de Carne Cruda…

Hablamos de sorteos por letra (y lo injustos que son), de cómo encender un fluorescente con un globo y de cervezas que se congelan solas… mientras el agua se evapora a lo bestia… en fin, si os atrevéis…

http://www.carnecruda.es/2015/06/02/como-conseguir-luz-sin-cables/


¡Tengo la solución para los deberes!

1 junio 2015

US Navy 090527-N-7375S-012 Petty Officer 2nd Class Jeff Kline, assigned to Navy Operational Support Center Rochester, helps a child with homework at the Cameron Community Ministries after school program during Rochester Navy We

Nuestros chavales están hasta arriba de deberes, además de las seis horas de clase diarias.

Entre los profesores no acordamos cuántos ponemos ni cuándo los ponemos, habiendo grandes extremos entre unos y otros.

MI PROPUESTA

Hagamos igual que esos cursos en los que las horas o créditos se computan como “presenciales” o “no presenciales” y veamos qué pasa con los deberes si los tratamos como horas “no presenciales”.

– Limitemos el número de horas no presenciales diarias que dedica el alumno.

– Asignemos a cada asignatura un número de horas no presenciales, dependiendo de su carga lectiva.

Debería ser proporcional a las horas lectivas, si hicieran falta muchas más, lo más probable es que las horas lectivas y el currículum no estén proporcionados. Eso es algo en lo que también tendríamos que trabajar.

– Pongamos un “horario” de tarde que puedan ir ocupando los profesores según van mandando deberes.

Al ir poniendo tareas el tiempo se va ocupando y el contador de horas de cada asignatura disminuyendo.

Y ya.

Aunque os parezca raro, todo esto puede estimarse y hacerse con margen para acoger la variabilidad de los alumnos.

Si algún alumno tarda mucho más que el tiempo asignado lo más probable es que haya otras cuestiones aparte de hacer las tareas: necesidad de apoyo en esa materia, desfase curricular, necesidades especiales… Sin problema, busquemos soluciones a ese caso particular, pero no invalida el sistema.

Nada complejo de implementar y muy frecuente en la vida laboral y educativa de los adultos. ¿Por qué nuestros chavales siguen matándose en tal o cual asignatura hasta las doce de la noche? ¿Qué les estamos enseñando? ¿Qué pasa con el resto de las cosas de la Vida?

¿Nos sentamos y nos organizamos?


¿Alfabetizar? ¿En qué y por qué?

31 mayo 2015

Dice la RAE que:

alfabetizar.

1. tr. Ordenar alfabéticamente.

2. tr. Enseñar a leer y a escribir.

Pero no es eso lo que yo buscaba… yo buscaba ese significado que se ha hecho habitual (aunque, al parecer, no esté reglado):

Enseñar los principios y rudimentos de algo con objeto de tener una formación básica en ese aspecto o de poder acceder a una profundización posterior. #meloheinventao

Hace poco anduvimos tocando las narices a los pobres que luchan por meter el ajedrez en la escuela y, un poco después, a los que andas en las mismas con la programación.

Uno de los argumentos que daban los que defendían el ajedrez es que “Hay que alfabetizar a la población en el ajedrez”.

Mi pregunta es: ¿Por qué?

¿Por qué todo el mundo DEBE conocer unos rudimentos de ese juego? ¿O de programación?¿O de lo que sea?

Este debería de ser uno de los debates que habría que tener entre mucha gente con mucha cabeza y corazón para poder consensuar una ley de educación que sirviera para algo bueno.

El ajedrez fomenta la memoria… Ya, y el “Simón”, y recitar poemas… y aprenderse la guía de teléfonos.

Todos podemos nombrar cualidades, como la memoria, de las que debe ocuparse la educación. La cuestión es cómo vamos a “vehicular” la adquisición y mejora de esas cualidades.

Algunos comentaristas de aquel posts proponían hacer una asignatura a base de juegos, de muchos juegos, de distintos tipos, no exclusivamente de ajedrez. Desde luego, una opción a considerar.

Personalmente estoy harto de que cada uno tire de su tema, hacia su lado, esperando… no sé, quizá un equilibrio dinámico de intereses, quizá llevarse el gato al agua…

A mí me gustaría que mirásemos todos con más amplias miras, con una visión de conjunto.

Personalmente no considero probado que sea importante que todo el mundo conozca el ajedrez ni la programación. Las cualidades sobre las que actúa pueden adquirirse de otras muchas formas.

Me voy a mojar y voy a proponer una cosa que, en mi opinión, si debería ser de “alfabetización” obligatoria… y para no tirar del pensamiento científico os diré…

¡¡BAILAR!!

No hay nada que sea como bailar… pero que no sea bailar.

Bailar no es hacer gimnasia deportiva, ni Tai Chi, ni atletismo, ni música… bailar es otra cosa.

– La motricidad del baile es distinta a las otras, es moverse con la música.

– Bailar con alguien es una actividad conjunta no competitiva de una conjunción y de una conexión “física” que es, incluso, diferente a tocar música con alguien.

– Bailar te concede una expresión física y produce una desinhibición también a un nivel muy íntimo, muy “físíco”, también diferente a actuar o tocar música.

Así que sí, yo pondría baile en toda la educación obligatoria. ¿Qué se os ocurre a vosotros?

Por supuesto no estoy hablando de esa concepción del baile donde los bailarines sufren por el ultraperfeccionismo, aceptan el dolor como parte de su arte y cosas así… hablo de cuando la gente baila y sonríe, por fuera y por dentro.

Ale, a darme cera en los comentarios. Ya’ know I’m bad…


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: