Hola, soy normal, ¿tengo derechos?

30 abril 2016

El otro día leí, una vez más, un alegato a favor de que los chavales que tienen altas capacidades sean atendidos mejor.

Estoy completamente de acuerdo.

A veces se aduce que los recursos se “van” en atender a los chavales más desfavorecidos o con menos capacidades. Sin duda se gastan recursos pero, si no os lo imagináis, ya os digo yo que son insuficientes.

De los que casi nunca oigo hablar es de “los del medio”.

¿Alguien cree que no es crucial para ellos la atención? De hecho, para muchos significa la diferencia entre “conseguirlo” y “no conseguirlo”.

A ver si es que lo enfocamos mal…

Cuando se planteó el Bachillerato de Excelencia, muchos profesores dijimos que todos nuestros alumnos son excelentes y que queremos recursos para TODOS.

Y, queridos míos, eso es lo que siempre nos falta. SISTEMA.

Andamos siempre tirando de parches, heroicidades personales y proyectos particulares. Dejando así los derechos de la mayoría de los ciudadanos sin proveer.

Por esto, aquí dejo mi alegato para “los del medio”… y para los demás.

Si todavía no se os ocurre la solución…

Reducción de alumnos por aula.

Sencilla y aplicable mañana mismo, y con resultados positivos inmediatos.


Modelos y más modelos

28 abril 2016

No, no es un desesperado intento de pillar visitas. Voy a hablaros de modelos… de los que hacemos en ciencia.

Mirad:

Cuando queremos medir la longitud que tiene un objeto, primero tenemos que definir con precisión qué es eso y cómo va a medirse.

Aquí tenéis una breve historia de las maneras tan variadas y curiosas que hemos usado para definir el metro.

Hoy decimos que un metro es la distancia que recorre la luz en el vacío durante este tiempo 1/299 792 458 s, con eso calibramos las reglas y con ellas medimos las distancias.

Esto hacemos en ciencia. Definir con precisión y medir lo que es accesible.

Hay cierto problema cuando una palabra tiene un significado en la vida cotidiana y otro en el entorno técnico. Por ejemplo, energía. Cuando estás bajo de ánimo tienes “poca energía”, cuando eres un poco imbécil dirán de ti que tienes energía negativa, y si eres majete, positiva… pero esto no tiene nada que ver con la definición precisa que damos en ciencia y con cómo medimos nosotros la energía.

Pues eso…

¿No veis dónde voy?

Pues que:

  • La “Tasa de pobreza” no mide la tasa de pobreza.
  • El “Coste de la vida” no mide el coste de la vida.
  • Los alimentos “orgánicos” no son “orgánicos”

Etcétera…

Veréis, la “Tasa de pobreza” es un índice que se calcula con las variables que alguien ha elegido como representativas, las ha remezclado en las proporciones que han considerado y finalmente han conseguido un número.

Después de eso, se pone el umbral de la “pobreza” en un valor y si el índice que han calculado para ti anda por debajo diremos que eres pobre.

Pero claro, si lo llamas “Tasa de pobreza” parece que es una medida correcta e indiscutible de cuánto y cómo de pobres somos, pero eso no es necesariamente así. De hecho, más de una vez hemos bajado los índices de pobreza subiendo el umbral. Siguen estando igual de jorobaos, pero ahora decimos que no lo son.

Iba a seguir explicando pero, ¿todavía queda alguien que crea sinceramente que el índice de precios refleja el índice de precios?

El último ejemplo no se cansa de contarlo el incansable JM Mulet. Ser “orgánico” legalmente es cumplir unas ciertas normas en producción, entre las que se incluyen la posibilidad de añadir sustancias “no naturales”, vaya, curioso, ¿eh?

Todo esto es para recordaros, queridos lectores, que en ciencia hacemos modelos, que no podemos hacer otra cosa, que no es fácil, que cuesta mucho, y que siempre tenemos la obligación científica de cotejar las predicciones y resultados que arrojan nuestros modelos con la realidad. De esa comparación saldrán las modificaciones que haya que hacer al modelo si no se ajusta bien, o incluso la decisión de tirarlo a la basura.

Así que mucho ojo con los “indicadores” de calidad o de problemas que se usan… pueden no reflejar más realidad que el resultado de su propio cálculo.

 


Aproxímate a Murcia 30 de abril

24 abril 2016

Nos vamos a la murciandad, queridos, un placer y otra oportunidad de encontrarnos con buenos amigos.

Por la mañanita, a las 11:00 os veo.

image

 


Vídeo: Charla en el Pamplonetario

21 abril 2016

Gracias a los estupendos amigotes divulgadores Javier Armentia y Joaquín Sevilla (un abrazote también a Jose y María), me llenaron de víctimas el Planetario de Pamplona y di… mi primera charla en pijama, dentro de la promoción de mi libro Aproxímate. Aquí os la dejo.


Reflexiones de un profesor enfurecido

20 abril 2016

Últimamente me estoy chinando un poco, ando de mala leche, si queréis acompañarme no sé si encontraréis conclusiones… o si os mosquearéis conmigo. ¿Empezamos?

Queridos profesores, alumnos, conferenciantes, divulgadores, comunicadores… o gente que habla con otra gente, ¿nos hacemos unas preguntas?

¿Qué viniste a contar?

¿Para qué te contrataron?

¿Qué quiere tu audiencia de ti?

¿Qué necesitaría tu audiencia de ti?

Podríamos pensar que las cuatro respuestas son o deberían ser la misma, pero no es mi experiencia, y menos en la enseñanza secundaria obligatoria reglada.

Por ejemplo, creo que la mayoría de los profesores de secundaria están muy interesados en contar su materia de la mejor forma posible y por eso se enrolaron en esto.

En cambio, si nos fijamos en qué cosas se controlan de los profes en activo, veremos que es básicamente que vayas y que los chicos estén en clase. Lo demás parece no importar a las autoridades, cómo de bien o mal das la clase, cuánto aprenden o maduran, no es un asunto del que se ocupen. Por lo tanto, da (mucho) la sensación de que no nos contrataron para eso que queríamos hacer.

Respecto a lo que los chavales quieren de nosotros… bueno, sus deseos son muy variados, como sus edades y grado de madurez.

Y, finalmente, respecto a qué necesitarían… vaya, podría haber un enorme debate. Pero, si mis alumnos, a los que yo les pretendo enseñar la Ley de Ohm, lo que hacen es llegar tarde, no traer los deberes, no cuidar el material, no respetar ni escuchar al que habla (profes o compañeros)… si ese es el caso, ¿sería aprender todo eso antes que nada lo que mis alumnos necesitan?

Antes de que un profe guay se adelante y diga, que enseñaremos todo eso a la vez que enseñamos los contenidos… le diremos que no, que enseñar eso consume tiempo y recursos, muchos, y que los contenidos se verán disminuidos. No cabe todo el temario más educación cívica, más… dos huevos duros. No.

Me pregunto también, ¿tiene que ser todo a hostias?

Francisco de Goya y Lucientes - Duelo a garrotazos

Quizá penséis que soy muy antiguo, ya no se emplea la violencia física.

Mirad más allá, el argumento que esgrimimos sigue siendo la fuerza o la amenaza de la fuerza. Sí, de acuerdo, hoy no te voy a dar una colleja, pero te voy a quitar un punto, te voy a castigar sin recreo, te voy a poner un parte… ¿No es eso uso de la fuerza?

Me decía un chaval, que funciona mejor el “caramelo” que el “palo”… Vale, bien, ya, condicionamiento positivo, chupi.

Y, ¿qué pasa cuando no me gustan los caramelos, o los que tú me das, o ya he comido bastante…?

¿Qué más me da que me subas un punto, si ya he alcanzado mi nota objetivo?

Supongo que ahora saldrán los de la motivación intrínseca. A mí me parece chupi también y mis lectores saben lo que escribo sobre eso y lo que trabajo eso. Y ahora, decidme, ¿es eso una solución realista para todo el grupo? ¿Para una mayoría?

¿Qué ocurre cuando mandamos un trabajo para casa? Mmmmm, De-be-res

¿Deberes voluntarios sin reflejo en nota? ¿Quién los hace?

¿Deberes voluntarios con reflejo positivo? ¿Con reflejo negativo?

Yo, que me enrolé para enseñar, ¿tengo que andar fiscalizando cuaderno por cuaderno, ejercicio por ejercicio, aquello que dijimos que tenían que hacer? ¿No puedo decir “¿Lo habéis intentado? ¿Alguna duda?”? ¿Tengo que mirar, apuntar, uno por uno, luego hacer la parte proporcional de la nota que subo (o bajo) para conseguir que funcione? ¿Creéis que eso no consume tiempo?

Y, si funciona, ¿cuál es mi éxito si lo han hecho por imperativo genital? ¿He conseguido motivarles, he conseguido que lo odien?

Si dejo mucho tiempo para que puedan hacerlos, ¿lo harán poco a poco o todo el último día? Si dejo poco tiempo, ¿les estoy agobiando a deberes? Si divido la tarea en minitareas que fiscalizo cada día, y repito ese esquema varias veces, ¿dejarán de procrastinar si les mando ahora algo a largo plazo?

Si les tengo todo el día a hostias trabajando en lo mío, ¿conseguirán un buen nivel en mi materia? ¿Y les gustará?

¿Es eso justo? ¿Somos los profes hienas que nos repartimos a mordiscos las horas de la tarde de los muchachos para llevarnos el trozo más grande? ¿El primero que llega se pilla el trozo más grande y que se fastidien los demás?

Si yo no les mato a deberes o le mando cosas voluntarias, ¿qué harán los chavales con mis cosas, si tienen otras que urgen y que se reflejan en la nota de otras materias?

¿No es necesaria una limitación del tiempo total de trabajo no presencial de los chavales? ¿No es necesaria una coordinación para que ese tiempo se reparta de manera razonable entre asignaturas? ¿Tendría ese tiempo que reducirse mucho? ¿Tendría que ser simplemente una hora más en el insti haciendo deberes? ¿Tendría, por lo tanto, el tiempo de casa ser cero?

Si, como barruntamos, los chavales no se embarcan en cosas voluntarias o sin presión, por la presión excesiva que tienen con lo demás, ¿cómo los chavales están condicionando, con eso, el comportamiento de los profes? Quiero decir, si no te pongo un examen cada poco, tú te preocupas de la otra materia (incluso a veces en mi clase). Por lo tanto, estudiante, ¿no me pides, implícitamente, que te machaque para que me hagas caso?

Vuelvo a preguntarme, ¿cómo son los chavales? ¿Cómo son los adultos? ¿Las personas en general?

¿Somos simplemente un bicho más haciendo cuentas de coste/beneficio y obrando en consecuencia?

Creemos que somos una sociedad que se mueve por valores superiores y tal, pero mirad a vuestro alrededor y veréis policías, leyes, cerraduras y demás. Quizá nuestro nivel consiste en que no es necesario en general el uso de la fuerza, porque basta con la amenaza de la misma. A esto no me gusta llamarlo madurez ni evolución.

Me gustaría poder ayudar un poco a construir un mundo mejor, a que mis chavales lo construyeran cuando empiecen a relevarnos en el poder, pero, a veces, me descorazona sentir que lo que se me pide desde arriba y desde los propios chavales es que me dedique a fiscalizar cosas, que quizá deberían enseñarse en la familia, y a enseñarles a hostias más o menos sofisticadas.

Disculpad los que hayáis llegado hasta aquí si no aporto más soluciones que problemas… pero es que estoy chinao. Mecagüentó.

Aquí os dejo un par de artículos relacionados:

Sobre una posible organización racional de LOS DEBERES

Sobre la motivación intrínseca e inculcar el amor por la materia que uno enseña: El ÚNICO DEBER DEL PROFESOR

 


Apróximate a Oviedo

18 abril 2016

El próximo sábado 23 de abril, coincidiendo con el día del libro, la liaremos en Oviedo, en la librería El Buho léctor a las 18:00 horas.

PANADERO_Aprox_Oviedo

 


Diversión y divulgación científica

17 abril 2016

Es un viejo dilema, que ha sido puesto en foco hoy domingo por el genial @Scientia.

“La divulgación no tiene que ser divertida”

“Si lo es, mejor, pero lo que tiene que ser es atractiva”

Parafraseo, si hay errores que me perdone y me los indique el Señor Oscuro.

¿Cuál es mi problema con esto? La forma de enunciarlo.

Literalmente estoy de acuerdo, pero, ¿cómo llega? ¿Cómo se entiende? ¿Cómo se propaga después esta idea?

¿Cómo creo yo que debe decirse para evitar que se distorsione la idea que queremos transmitir?

Primero tenemos un problema con la definición de las palabras.

¿Qué es divertido? ¿Lo risible? ¿Es divertido sinónimo de chistoso?

¿Qué es algo si no es divertido? ¿Serio? Serio, no, perdonad, hay comedias que son muy serias. ¿Es quizás, aburrido?

Si algo resulta atractivo, como pedía (con razón) José, ¿no es también divertido de leer/ver/estudiar?

Insisto, ¿cómo creo yo que debe decirse?

El objeto de la divulgación es la transmisión del conocimiento científico.

A partir de aquí, lo demás es secundario. El vehículo que elija cada uno, una opción, y ninguna única.

El problema que creo que ve el Señor tenebroso de la Murciandad, y en el que coincido, es cuando los elementos secundarios se convierten en primarios, o incluso se pierde el objetivo principal, la transmisión de la ciencia.

Entonces tendremos entretenimiento usando la ciencia, música con excusas científicas, etc. Cosas que no son malas, pueden incluso ayudar cierta visibilidad de “lo científico”, pero no son divulgación, porque no enseñan.

Aquí reivindicamos la buena divulgación, la que enseña, y en la que se encuadra en puestos de cabeza la de José Manuel López Nicolás, que es instructiva, primero, atractiva y, joder, muy divertida.

Finalmente os dejo una foto de mi último bolo en Pamplona (gracias Javier y Joaquín, de nuevo), charla extremadamente seria sobre el uso de las matemáticas para crear una actitud científica en el público general y niños, promoción de mi último libro Aproxímate y que fue realizada en pijama.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 280 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: