Lo Mejor Que Te Puede Pasar (DOBLE!!) 12 y 19 abril 2017

19 abril 2017

Buenas, os dejo con dos intervenciones, la del miércoles 12-04-2017, con cinco consejos para los que se consideren “tecnolerdos” ( a partir de 1h 15 min 20s)

 

Y la segunda la de el miércoles 19-04-2017 donde hablamos de cómo podemos multiplicar nuestra fuerza, apelando a la conservación de la energía


Pseudociencias, víctimas y verdugos

10 abril 2017

Hace poco ha muerto una niña no vacunada en el primer mundo, una vez más.

Aquí hay una víctima clara, la niña, pero, los padres, ¿qué son?

Os traigo esto porque es habitual que en la lucha contra la pseudociencia y la ignorancia, se hable de perseguir a los timadores y defender (y no ofender) a las víctimas. Suena precioso, el problema es que no hay una frontera clara.

¿Qué son los padres de esa niña? Sin duda fueron engañados por alguien que les contó lo estupendo que era no vacunarse y, por lo tanto, son víctimas. Pero respecto de esa pobre niña, han sido los que, por negligencia en su obligación de cuidar, la han puesto en riesgo de muerte y de hecho eso ha sucedido. ¿Qué debe hacer la sociedad civil con esto? ¿Nada? ¿Ya han sufrido bastante? ¿No tienen las penas también una función desalentadora para quien pueda verse en ocasión de cometer el mismo acto?

Entonces, ¿perseguimos al que les aconsejó a los padres?

Y… ¿si resulta ser otro padre que, en su mejor voluntad y en su peor ignorancia, aplica el mismo principio con sus hijos? ¿No es él una víctima también?

¿No habéis oído noticias sobre defensoras del parto en casa que han muerto… pariendo en casa? ¿O sobre conocidos antivacunas que han visto morir a un hijo?

Aunque hay claros timadores y mangantes contra los que no hay ninguna duda acerca de aplicar todo el peso de la ley, en este mundillo hay también un gran número de usuarios que se convierten en “evangelizadores” de aquello que les parece bueno, transformándose en propagadores y verdugos de otros.

¿Qué hacemos?

¿Incrementamos el sufrimiento de los padres que acaban de enterrar a un hijo?

¿Qué mensaje mandamos si no hacemos nada?

Qué pocas preguntas he respondido y cuántas he añadido… pero mi intención era solamente remarcar que no es tan fácil


Lo Mejor Que Te Puede Pasar 05/04/2017

5 abril 2017

Hoy hablamos de la Luna, de mareas y de hacer espaguetis con un agujero negro…

 


Al final el espíritu crítico resulta que era conocimiento experto

4 abril 2017

Andaba con este post pendiente y mientras tanto han salido dos post muy interesantes, uno de Iñako sobre la creatividad y la memoria y este otro sobre la enseñanza del espíritu crítico en el colegio traducido y redactado por César.

En ambos casos se discute sobre unas supuestas habilidades “abstractas”, más allá de contenidos concretos, que es bueno adquirir o enseñar.

Yo ando también en el lado discrepante.

Y no es nuevo, ya os hablaba de esto en mi charla de Naukas de hace un par de años (aquí os la dejo para el que la quiera ver).

Escuchar algo, dudar de su veracidad, cotejarlo con tus conocimientos no es espíritu crítico, es conocimiento experto.

Escuchar algo, dudar de su veracidad, ir al blog de Francis a ver si es verdad, no es espíritu crítico, es argumento de autoridad + conocimiento experto.

Como capacidades abstractas se me ocurren pocas más que (aunque no desdeñables en absoluto):

  • Lógica formal (silogismos, falacias lógicas, etc.)
  • Conocimientos matemáticos (que puedan detectar estadísticas mal hechas, etc.)

Aunque esto también es conocimiento experto (sobre todo un buen nivel de matemáticas) sí es algo más formal.

Por lo tanto, y para dificultar más movernos por este mundo, no es “lo formal” lo que me hará saber si algo es cierto o no, sino mis conocimientos (propios o delegados) sobre el campo en cuestión. Si una mentira me la “redactan” correctamente… me la tragaré, si soy lego.

Por eso concluimos como empezamos.

No era espíritu crítico, era conocimiento experto.

Sí, lo sé, ni bonito, ni agradable. Pero aquí decimos lo que creemos cierto, no lo que alguien quiera oír.


Lo Mejor Que Te Puede Pasar 29-03-2017

3 abril 2017

Hoy hablamos de la presión atmosférica y de ebullición… lo que me lleva a paellitas en Valencia (ays), y una ligera mención del principio de funcionamiento de la olla a presión.

Ya me llamaron la atención por tuiter sobre que no se dice “ebullir” sino “bullir”. Prometo enmendarme!!


A los científicos nos encantan los milagros

28 marzo 2017

Empecemos por el diccionario

milagro
De miraglo.

1. m. Hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye aintervención sobrenatural de origen divino.

2. m. Suceso o cosa rara, extraordinaria y maravillosa.

3. m. p. us. exvoto (‖ ofrenda dedicada a Dios, a la Virgen o a los santos).

4. interj. Denota la extrañeza que causa algo.

Nos quedaremos con la primera definición.

Pero si me permitís la voy a parafrasear y a resaltar un par de cosas.

Hecho no explicable por las leyes naturales y que (por lo tanto) se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino

La primera cuestión es que, en mi opinión, se olvida que esta palabra está pensada para referirse a un HECHO, a algo que efectivamente ha ocurrido.

Ese paralítico se curó, ese leproso quedó limpio, ese otro levitó…

No hablamos de fe, hablamos de HECHOS, cosas comprobables, medibles.

A los científicos nos encantan los hechos, de eso nos alimentamos.

La segunda cuestión es que, como consecuencia de no poder explicar este hecho a través de las leyes naturales “actuales”, se atribuya a una intervención sobrenatural.

En el caso de los científicos y dado el carácter provisional de las leyes que enunciamos, ese nuevo hecho es simplemente un motivo para cambiarlas e intentar que aquello sea explicado satisfactoriamente por un nuevo conjunto de leyes naturales, las cuales seguirán vigentes hasta que nuevos hechos o mejores teorías nos lleven a descartarlas por otras que describan mejor el mundo conocido.

Como veis nos encantan los milagros, nos hemos topado con muchos, con cosas tan “absurdas” como que el tiempo no discurra igual para todos, que el espacio se “curve”, que los objetos estén y no estén a la vez, o que estén, como el gato aquel, medio muerto, medio de parranda…

De hecho, este conocimiento nos lleva a hacer cosas que alguien no tan avanzado podría considerar pura magia, desde algo ya tan asumido como volar sobre objetos más pesados que el aire, hasta usar galaxias como lentes para ver “en diferido” los primeros instantes del Universo…

A los científicos nos encantan los milagros… solamente les pedimos que ocurran.


Al final innovar va a ser trabajar como una mula

26 marzo 2017

Estaba viendo esta interesante charla sobre educación en la Jornada que se organizó desde la Cátedra de Cultura Científica del País Vasco (aprovechamos para agradecer a Iñako su gran labor), cuando me saltaron algunas alarmas.

Lo primero que quiero comentaros es una realidad mil veces constatada y mil veces silenciada desde muchas administraciones. Lo que de verdad correla estupendamente con el éxito académico es el nivel socio-económico y cultural. El problema es que si decimos esto ya es más difícil culpabilizar al pobre de su estado, deporte de exhibición en esta sociedad nuestra.

En horizontal el nivel socioeconómico y en la vertical el logro académico

Captura de la charla que podéis ver también en la eitb

Más adelante nos cuentan los autores, Beronika Azpillaga y Luis Lizasoain, que para hablar de centros “exitosos” se concentrarían en aquellos que tuvieran un diferencial de logro mayor respecto a la tendencia que cabría esperar.

No os voy a desmenuzar la charla, os aconsejo que la veáis, pero es interesante como aparecen cosas que ya deberían ser evidentes: control más cercano del alumno, relación estrecha con las familias, trabajo en equipo, diferentes metodologías, etc.

Y allí estaba yo escuchando esto cuando empezó a resonar en mi cabeza: tiempo, tiempo, tiempo…

No sé si conocéis el concepto de “solución escalable” en ingeniería, se trata de que la solución que tú me das para un caso pueda servir también si en lugar de uno se dan muchos casos. Por ejemplo, a un alumno mío le falta un boli, pues yo se lo dejo. En cambio, si les falta un boli a cien alumnos… pues no puedo. Una solución escalable podría ser que cada alumno trajera dos bolis y pudiera dejarle uno a un compañero, eso vale para un alumno o para mil.

Volvemos a lo mío. Por ejemplo, control más cercano del alumno. En lugar de una redacción en inglés, le mandaremos dos y se las corregiremos lo más rápidamente posible. Si das clase a cuatro terceros y cada uno tiene unos 30 alumnos, estamos hablando de corregir 120 redacciones más. Así de simple.

Dejé un comentario en la entrada, no sé si tuvieron en cuenta esa variable, pero si el control detallado del alumno, la creación de proyectos colectivos entre docentes y su puesta en marcha, la formación, etc. se hace a costa del tiempo y la vida personal del docente, entonces no hablamos de eficiencia, hablamos de explotación oculta.

Esta explotación a veces es “elegida”, en realidad es un chantaje emocional que involucra tu preocupación por el alumno y tu propio autoconcepto como profesor vocacional. Tú sabes que si no haces ese trabajo extra el chaval y las clases van a ir mal… tú mismo.

Otras veces es impuesta, por inspección y administraciones, o por tus contratadores en la enseñanza privada y concertada. En cualquier caso, explotación laboral.

Así que me pregunto, si al final todas estas innovaciones, métodos, nuevos estilos y otras hierbas, al final son trabajar como una mula, ¿no se parece mucho esto a una empresa donde se presume de productividad cuando en realidad lo que ocurre es que los trabajadores echan dos horas más que ni se reflejan, ni se cobran?

Un conocido economista me discutía por tuiter que esas horas en una empresa generan unos gastos (suministros, material, etc.) que haría que en el fondo no subiera la productividad, pero él y otros muchos olvidan que aquí las “horas extra” se echan en una sala, en la cafetería, en tu casa usando tu electricidad, tu ordenador y tu conexión a Internet. Así que es el perfecto chollo, no sube la factura del cole un céntimo.

Una vez más:

  • Un sistema que depende de héroes o mártires para su funcionamiento normal es un mal sistema.
  • Las heroicidades locales no aseguran que el derecho que se debe proveer llegue a todo el mundo.
  • Sólo un buen diseño de sistema y su dotación asegura la provisión del derecho.
  • Los profesores podríamos estar dando muy mal ejemplo con ese comportamiento “comprometido” que no lucha por un cambio de sistema, sino que intenta tapar sus grietas, sin conseguirlo, y enseñando a las nuevas generación esa aceptación sumisa y lucha mal enfocada.

A %d blogueros les gusta esto: