Comunicadores, ¿a quién estáis hablando?

17 mayo 2015

Faust-F2

Preparemos nuestra charla, artículo, intervención…

  1. ¿Cuál es la idea que queremos transmitir?
  2. ¿A quién queremos contársela?

¿Ya está escrita? ¿Qué tal ha quedado?

¿Nos hemos puesto guays y sólo podrán entendernos quienes ya conocen la idea?

¿O no ha sido tan grave y simplemente alternamos párrafos donde explicamos cosas básicas con párrafos sólo al alcance de expertos?

¿Quién abandonará antes, el experto por aburrimiento o el lego por no comprender nada?

Decídete.

  1. Si es un artículo técnico, para profesionales, no expliques asuntos básicos.
  2. Si tu audiencia no es experta, explica las cosas para su nivel: Expertos en campos afines, público general, niños… piensa qué es lo que cada grupo sabe y lo que ignora.

Un camino sencillo es hacer artículos autocontenidos, que se entienden por cualquier público sin necesidad de acudir a ningún tecnicismo, o donde se explican los necesarios para comprender lo que queremos contar.

Puede que no te lo parezca, pero son tecnicismos: “un poco de sal”, “una dosis de medicación razonable”, “dinero suficiente para empezar un negocio”. Quien no pertenezca a cada uno de esos entornos no sabe ni aproximadamente de cuánto estamos hablando.

Da órdenes de magnitud, aproximaciones. Por ejemplo: Una cucharada sopera de sal, dos pastillas, diez mil euros… son cosas que entiende cualquiera.

En otras ocasiones es tan sencillo como… no explicar nada, porque la audiencia ya está comprendiendo del “tecnicismo” lo suficiente para seguir adelante. Por ejemplo: Si digo que en el plátano hay un isótopo del potasio que emite bajas dosis de radiación. Cualquier audiencia entiende “una variedad del potasio que echa rayos chungos, pero pocos”, por lo tanto está en condiciones de escuchar justo después que “no es peligroso”. No me extenderé en explicar qué es un isótopo, qué tipo de radiación es la que emite, etc. Si esto os incomoda porque hay gente que quiera saber un poco más, no hay problema tampoco, ponéis unas referencias o un enlace a Wikipedia para cada término y listo.

Hasta aquí la teoría, ahora los deberes.

Mirad artículos y ved si son coherentes, si las personas a las que va dirigido son las mismas que lo pueden entender. Para los más valientes… mirad vuestros propios artículos.


Show en el Ámbito Cultural del Corte Inglés en Madrid

10 mayo 2015

Queridos, os escribo para invitaros al show de ciencia que haré el próximo jueves 14 de mayo en Madrid.

Invitación Ámbito Cultural Corte Inglés Madrid 2015

Hablaremos de lo mágica que es la ciencia, de cómo tiene sentido en nuestras vidas cotidianas y de cómo hacer nosotros mismos ciencia, reproducir los experimentos que la conforman, con materiales caseros y accesibles.

Si te apetece divertirte, comprender un poco más el mundo en el que vives y ser un poco más libre, te esperamos!


Otra de experimentos con Carne Cruda

5 mayo 2015

Ayer se montó un lío bien gordo en el Teatro Galileo con la gente de Carne Cruda.

Estuvo el enorme José Luis Cuerda, La M.O.D.A. y la pandilla del programa.

A mí me dejaron un ratico hacer el gañán con mis cosicas.

Todo imbuido de un aire amanecista… un gustazo.

Muy agradecido, como siempre, a quienes aprecian y dan valor al trabajo de uno. Gracias Javier y compañía.

Actualización!! Tenemos vídeo!! Lo mío a partir de 1h 08 min.


Colaborando en Carne Cruda Radio

29 abril 2015

Aquí me veis con Javier Gallego liándola con el nuevo espacio que le dejan a la Ciencia en este popular programa.

Tenéis el Podcast haciendo click en la foto… unas risas.

Nos iremos viendo cada quince días…

 


Las dos crisis de PODEMOS

28 abril 2015

En el mismo origen de PODEMOS estaba la semilla de dos crisis bien gordas que ya están empezando a llegar.

PRIMERA CRISIS

– ¿Quedamos?

– ¿Para qué?

– Eso lo vemos luego…

Y en esto se puede resumir la primera crisis de Podemos.

Se ha dicho que sí a mucha gente… a mucha gente que quería cosas distintas.

No puedes defender la investigación científica y cosas como la homeopatía y otras supuestas “terapias”. Seguro que recuerdas mil ejemplos más.

¿Primero nos juntamos y luego decidimos si vamos al cine, a cenar, al teatro o de paseo?… Pues resulta que no todos querrán venir a lo que sea y se volverán a casa.

Así será la primera crisis… que ya está apuntando.

El día que se concrete el programa, bien porque se escriba o bien porque se muestre de facto al gobernar o apoyar las iniciativas de otro gobierno, ese día, tendremos mosqueos . Porque me dijiste que sí y ahora me dices que no. Porque me mentiste… y porque se suponía que no me ibas a mentir, que esto era otra cosa.

SEGUNDA CRISIS

¿Quién manda? ¿La jerarquía/la cúpula o los círculos?

De nuevo me dices que sí a todo… pero ya empieza también a verse que cuando desde “abajo” (los círculos) no se opina igual que en la jerarquía… pues eso.

Y, una vez más, esto hará que mucha gente se vaya.

¿CÓMO SE PODRÍA HABER ARREGLADO?

En realidad, muy sencillamente.

1. Primero hacemos un programa

2. Después nos juntamos los que estemos a favor de esa idea

3. Los representantes son sencillamente los garantes del cumplimiento del programa.

De esta forma, todo el que venga tendría claro a qué viene y por qué, y no hay problema con el poder, porque está al servicio del PROGRAMA, que sería el elemento central de la organización.

Aquí podéis ver esta idea de partido desarrollada… por si a alguien le interesa llevarla a cabo… de una vez.

Y sí, esto es tema para un blog de ciencia… porque la ciencia se hace para el ciudadano con dinero del ciudadano en gran medida. Así que ni desde la educación, ni desde al ciencia somos ajenos a lo que pasa desde donde (supuestamente) se nos manda.


Un día voy a sacar la katana

21 abril 2015

Un día voy a sacar la katana…

… y saldrá una viejita de mi portal y dirá que parecía un chico muy majo y que una vez la ayudé a subir la compra.

Saldrá otro vecino y dirá que era un tipo un poco raro y que le había parecido que mi casa no era muy normal, que estaba un poco sucia, que tenía objetos extraños, o libros raros… o que hacía experimentos con pepinillos y enchufes…

Algún opinólogo en alguna tertulia dirá que una persona con tanto pelo no es de fiar, o cualquier asunto sobre mi pene y Freud…

Y así, gracias a dios, podréis apagar la televisión e iros tranquilos a dormir… porque ya tenéis una explicación.

Será una explicación falsa, pero es algo a lo que agarrarse, algo suave y calentito con lo que arroparse por la noche.

Hoy, que aún estamos en shock por la noticia de ayer, hoy escuchamos que era fan de una serie, que era triste o solitario… o que tuvo un brote psicótico… o mil cosas más.

Hoy debemos deciros, de nuevo, que no.

No sabemos con exactitud qué patrones pueden predecir qué comportamientos. Desde luego no con la precisión que os gustaría. No sabemos cómo funciona la mente con exactitud, algunas cosas un poco, pero no sabemos.

Esto es desagradable, es incómodo, es triste, es filosóficamente muy insatisfactorio… pero, ¿sabes qué? ES CIERTO.

¿Significa esto que no hay nada que pueda hacerse, que no pueden tomarse precauciones, que no puede predecirse absolutamente NADA sobre el comportamiento humano?

En absoluto.

Recuerda a esos que dicen que te puede caer un tiesto en la cabeza y morir en cualquier momento… Vale, es cierto. Entonces, ¿no miro a los lados antes de cruzar la carretera?

Tú novio te insulta de vez en cuando y el otro día te dio un empujón… ¿no crees que es el momento de irte… que lo era hace un rato ya?

Hay problemas para encontrar trabajo y hay gente con mucha preparación en paro, entonces, ¿son mis posibilidades de encontrar curro las mismas con formación o sin ella?

¿Es igual de fácil tener una red de amigos y familia si soy un vinagre y mala gente, que si comparto cariño y ayuda?

La verdad es que tienes cierto control sobre algunos aspectos de tu vida, que puedes tomar ciertas decisiones que mejoren tus posibilidades a futuro, pero a la vez, hay otras cosas que escapan de tu control y que pueden ser completamente determinantes del mañana. Tú tienes tu parte del guión. Los otros y el universo la otra parte. Podemos actuar y responsabilizarnos de nuestra parte, no de la otra, ni del resultado.

Aceptando esto el procedimiento a seguir no es demasiado difícil, si realmente te rindes y renuncias a la ilusión de control.

El presente es lo único sobre lo que podemos actuar, así que podemos invertir un poco de “presente” en mejorar nuestra posición para el hipotético futuro. Pero invertir todo el hoy para un mañana que puede no llegar es de locos.

Respecto al futuro, relájate. Ya estás dedicando parte del presente para estar preparado. Del futuro nos encargaremos cuando llegue… cuando sea presente.

CODA:

Finalmente el pésame por nuestro compañero asesinado.

El deseo de que no ocurran más desgracias como esta, que quizá no esté en nuestras manos poder evitarlas, y el deseo de que se eviten otras situaciones que sí están en las manos de nuestras sociedad evitarlas, como los cientos de muertos esta semana en el Mediterráneo o las diarias muertes de pura hambre o diarrea en los países más pobres.


Los profesores son un mal ejemplo

16 abril 2015

Sí, esos que echan la vida en el cole y su tiempo libre corrigiendo… precisamente esos, son un mal ejemplo, un terrible ejemplo de lo que debe ser un profesional.

Un profesional es alguien con quien se contratan unas prestaciones, que ofrece algunas habilidades y conocimientos en unas condiciones de tiempo y disponibilidad concretas.

Profesor, que quizá te has enfadado leyendo el título, ¿te reconoces en estas prácticas, nada profesionales?

1. Dedico más horas de las estipuladas al trabajo

Ya sé que es porque si no lo haces no puedes cumplir con lo que te piden, pero, ¿no ves entonces que tu pacto laboral es un engaño?

Te dejo como ejercicio que sumes las horas de trabajo, a un querido compañero le salían cincuenta y pico. Eso es adicción al trabajo… o explotación.

2. En mi trabajo utilizo recursos materiales propios y en ocasiones dinero personal

Y sé que no lo haces porque seas idiota, lo haces porque así solucionas situaciones. Preguntémonos entonces: ¿cómo está diseñado el sistema que necesita de eso para funcionar?

3. Ofrezco conocimientos o habilidades no contratadas, incluso me lo piden… o me lo exigen. Por supuesto sin contrapartida en tiempo, dinero, condiciones…

Sí, si tu sabes x (inglés, otra materia, algo extraescolar… hacer paellas) pero no es tu función. Ellos te contestan: “Ya, pero es que hace falta” Y, como hace falta… pues… ¿te toca a ti? ¿Es eso un sistema profesional? No somos una panda de colegas en un club pintando el que sabe, arreglando una silla otro… ¿O sí?

4. ¿Quieres que siga?

Creo que no hace falta, se ve la estructura del engaño clara:

a) Un sistema mal diseñado que necesita de estos comportamientos para que no colapse

b) La eterna confusión entre que algo deba hacerse  y que tenga que hacerlo yo.

c) El omnipresente chantaje emocional, “es por los chavales”, con el que cualquier abuso laboral se justifica.

d) El complejo de padres superprotectores que no dejarán que los chavales sufran ninguna consecuencia… ya la asumimos nosotros.

Bueno, si has llegado hasta aquí y te reconoces conmigo como uno de esos, digámoslo ya, pringao, igual te apetece que nos hagamos algunas preguntas:

1. ¿Qué consideración estás teniéndote a ti mismo, como persona y trabajador?

2. ¿Qué consideración estás teniendo sobre tus seres queridos que sufren las consecuencias?

3. ¿Qué presión haces sobre un sistema (para poder cambiarlo) que confía en que le saques las castañas del fuego echándotelas tú a la chepa y al que le das la razón haciéndolo?

4. ¿Crees que con tu comportamiento eres acreedor de ese respeto que no recibes del sistema educativo y de la sociedad? ¿No crees que la única dignidad que se concede es la que uno reclama para sí?

4. Compañero que me escuchas, buen profesor y mejor persona, ejemplo para tus alumnos… ¿son todas estas cosas las que les estás enseñando para que lleven una vida equilibrada, sana y feliz? ¿No crees que eres, al fin y al cabo… un mal ejemplo?

Como reflexión final, y repito que soy uno de ellos, te diré que estos comportamientos nuestros reflejan una mala manera de tratarnos a nosotros mismos y constituyen un mal ejemplo para esos chavales que queremos. Y esto me duele, no sé si aún lo suficiente para cambiar, pero me duele.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: