No somos tan listos…

2 julio 2015

Podría hablaros de sesgos cognitivos, de falacias, de cultura, de anumerismo… pero paso.

Simplemente, observad un rato los anuncios y pensad.

– Si pagan una pasta por ponerlos es porque compramos gracias a ellos.

– Si compramos con ellos, este es el nivel intelectual/emocional de nuestra sociedad.

Escalofriante.

Os dejo que hay un perro o un erizo o un famoso que quiere contaros no sé qué mierdas.


¡Tengo la solución para los deberes!

1 junio 2015

US Navy 090527-N-7375S-012 Petty Officer 2nd Class Jeff Kline, assigned to Navy Operational Support Center Rochester, helps a child with homework at the Cameron Community Ministries after school program during Rochester Navy We

Nuestros chavales están hasta arriba de deberes, además de las seis horas de clase diarias.

Entre los profesores no acordamos cuántos ponemos ni cuándo los ponemos, habiendo grandes extremos entre unos y otros.

MI PROPUESTA

Hagamos igual que esos cursos en los que las horas o créditos se computan como “presenciales” o “no presenciales” y veamos qué pasa con los deberes si los tratamos como horas “no presenciales”.

– Limitemos el número de horas no presenciales diarias que dedica el alumno.

– Asignemos a cada asignatura un número de horas no presenciales, dependiendo de su carga lectiva.

Debería ser proporcional a las horas lectivas, si hicieran falta muchas más, lo más probable es que las horas lectivas y el currículum no estén proporcionados. Eso es algo en lo que también tendríamos que trabajar.

– Pongamos un “horario” de tarde que puedan ir ocupando los profesores según van mandando deberes.

Al ir poniendo tareas el tiempo se va ocupando y el contador de horas de cada asignatura disminuyendo.

Y ya.

Aunque os parezca raro, todo esto puede estimarse y hacerse con margen para acoger la variabilidad de los alumnos.

Si algún alumno tarda mucho más que el tiempo asignado lo más probable es que haya otras cuestiones aparte de hacer las tareas: necesidad de apoyo en esa materia, desfase curricular, necesidades especiales… Sin problema, busquemos soluciones a ese caso particular, pero no invalida el sistema.

Nada complejo de implementar y muy frecuente en la vida laboral y educativa de los adultos. ¿Por qué nuestros chavales siguen matándose en tal o cual asignatura hasta las doce de la noche? ¿Qué les estamos enseñando? ¿Qué pasa con el resto de las cosas de la Vida?

¿Nos sentamos y nos organizamos?


¿Alfabetizar? ¿En qué y por qué?

31 mayo 2015

Dice la RAE que:

alfabetizar.

1. tr. Ordenar alfabéticamente.

2. tr. Enseñar a leer y a escribir.

Pero no es eso lo que yo buscaba… yo buscaba ese significado que se ha hecho habitual (aunque, al parecer, no esté reglado):

Enseñar los principios y rudimentos de algo con objeto de tener una formación básica en ese aspecto o de poder acceder a una profundización posterior. #meloheinventao

Hace poco anduvimos tocando las narices a los pobres que luchan por meter el ajedrez en la escuela y, un poco después, a los que andas en las mismas con la programación.

Uno de los argumentos que daban los que defendían el ajedrez es que “Hay que alfabetizar a la población en el ajedrez”.

Mi pregunta es: ¿Por qué?

¿Por qué todo el mundo DEBE conocer unos rudimentos de ese juego? ¿O de programación?¿O de lo que sea?

Este debería de ser uno de los debates que habría que tener entre mucha gente con mucha cabeza y corazón para poder consensuar una ley de educación que sirviera para algo bueno.

El ajedrez fomenta la memoria… Ya, y el “Simón”, y recitar poemas… y aprenderse la guía de teléfonos.

Todos podemos nombrar cualidades, como la memoria, de las que debe ocuparse la educación. La cuestión es cómo vamos a “vehicular” la adquisición y mejora de esas cualidades.

Algunos comentaristas de aquel posts proponían hacer una asignatura a base de juegos, de muchos juegos, de distintos tipos, no exclusivamente de ajedrez. Desde luego, una opción a considerar.

Personalmente estoy harto de que cada uno tire de su tema, hacia su lado, esperando… no sé, quizá un equilibrio dinámico de intereses, quizá llevarse el gato al agua…

A mí me gustaría que mirásemos todos con más amplias miras, con una visión de conjunto.

Personalmente no considero probado que sea importante que todo el mundo conozca el ajedrez ni la programación. Las cualidades sobre las que actúa pueden adquirirse de otras muchas formas.

Me voy a mojar y voy a proponer una cosa que, en mi opinión, si debería ser de “alfabetización” obligatoria… y para no tirar del pensamiento científico os diré…

¡¡BAILAR!!

No hay nada que sea como bailar… pero que no sea bailar.

Bailar no es hacer gimnasia deportiva, ni Tai Chi, ni atletismo, ni música… bailar es otra cosa.

– La motricidad del baile es distinta a las otras, es moverse con la música.

– Bailar con alguien es una actividad conjunta no competitiva de una conjunción y de una conexión “física” que es, incluso, diferente a tocar música con alguien.

– Bailar te concede una expresión física y produce una desinhibición también a un nivel muy íntimo, muy “físíco”, también diferente a actuar o tocar música.

Así que sí, yo pondría baile en toda la educación obligatoria. ¿Qué se os ocurre a vosotros?

Por supuesto no estoy hablando de esa concepción del baile donde los bailarines sufren por el ultraperfeccionismo, aceptan el dolor como parte de su arte y cosas así… hablo de cuando la gente baila y sonríe, por fuera y por dentro.

Ale, a darme cera en los comentarios. Ya’ know I’m bad…


10 +1 Consejos a un joven bloguero

25 mayo 2015

Para ti, profe que quieres enseñar a tus alumnos a hacer un blog.

Para ti lector, que estás pensando en abrirte uno.

Para ti bloguero experimentado, para recordar alguna cosa… o para que me escribas en los comentarios tus consejos.

1. ¿Por qué escribir?

Pregunta complicada, con tantas respuestas como personas. Para mí:

Creo que algo debe decirse y me apetece decirlo a mí.

2. Con toda la gente que ya ha escrito y todos los que escriben ahora, ¿por qué escribir yo?

Eso que tú quieres contar, ¿es sobradamente conocido o hay quien aún no lo conoce?

Si estamos en el segundo caso es señal de que:

a) No se ha contado

b) No se ha contado bien

c) No se ha contado suficientemente

Sea como sea, tu aportación está justificada.

3. ¿Qué valor añadido aportas tú?

Hay muchas maneras de aportar valor, por ejemplo:

– Lo cuentas de una forma diferente

– Lo cuentas desde una perspectiva diferente

– Lo cuentas de manera que pueda llegar mejor a un colectivo particular (jóvenes, ancianos, fontaneros o lo que sea)

– Es una información con difícil acceso que tú ayudas a difundir

– Es una información en otro idioma que tú traduces

– Es una información que tú llevas a un colectivo que no accede a esa fuente por la razón que sea

Y otras muchas…

Copiar texto de otros desde luego no parece una manera de aportar valor, pero existen “periódicos” digitales que agregan noticias y artículos de distintas fuentes, de forma que hacen una “selección de lo que pasa por la red”. El tiempo que te ahorran y las cosas que encuentran que tú no verías es el valor que aportan, y no es baladí.

4.  Citas, referencias, artículos “inspiradores” e imágenes.

Enlazar y citar a las fuentes es, creo yo, algo más que una cortesía, es lo que debe hacerse.

Por ejemplo, si yo quiero escribir un artículo sobre un artículo científico que acabo de leer para explicarlo a público en general, lo suyo es que diga de quién es el paper y lo enlace. No es necesario pedir permiso al autor, es información pública. Lo más probable es que esa persona se alegre y te agradezca la difusión de su trabajo. Difúndelo en las redes sociales citando al autor. Lo mismo podría decirse del capítulo de un libro.

Otra cosa es que tú hables de algo que sea muy conocido y más que público. Por ejemplo: Si yo voy a escribir sobre la ley de Ohm, aunque lo haya aprendido en un sitio o en otro, es algo tan público que no tengo por qué citar… ni al mismísimo Ohm. Algo diferente es que yo ponga enlaces de sitios donde se explique por si alguien quiere ampliar.

Respecto a las imágenes, usa a aquellas que no estén sujetas a copyright o pide permiso al autor. Puedes usar las que están libres o las que están con licencias que permiten compartir, como Creative Commons. Aun así, es correcto que pongas al pie de la foto un enlace a la fuente de la foto.

Para buscar imágenes es muy útil hacerlo en inglés. Puedes empezar buscando en español a ver si encuentras algo que te sirva, pero si no, busca en inglés. Te puede pasar que estés buscando un término que no sabes decir en inglés y que es bastante técnico para que te aparezca en los diccionarios, entonces puedes usar la Wikipedia. Buscas el término en español y luego le das al menú que tienes a la izquierda donde pone “English” y te llevará al artículo en inglés correspondiente y allí verás cómo se dice y probablemente más información que en el artículo en español.

Si es un tema sobradamente conocido, pero lo cuentas muy en la línea de alguien (con el ánimo de difundir, como decíamos antes) entonces sí que deberías citar el artículo, porque casi es una reelaboración. No voy a decir una copia, porque añades el valor de la difusión, pero como es tan próximo estar bien citar.

Al final de tu artículo puedes poner referencias para que quien quiera pueda ampliar o consultar con detalle las fuentes.

Al usuario le cuesta hacer click y las listas largas les desaniman, así que lo mejor es que pongas pocos enlaces y que sean de buena calidad.

5.  Antes de escribir… leer

Es muy interesante documentarse bien antes de escribir.

Busca información sobre lo que vas a escribir, coteja eso que has oído o leído, porque podría ser que incluso estuviera mal.

Con esta información verás otros puntos de vista, y otras cosas que cambiarán tu enfoque del asunto y del artículo.

Podría ocurrir que encontrases un artículo que dice justo todo lo que tú quieres decir y estupendamente… pero ten cuidado, que eso no te desanime, ya dijimos que hay muchas maneras de aportar valor.

A esto se le llama el complejo del impostor. Se podría creer que después de Mozart nadie se tendría que haber atrevido a escribir música, o después de Velázquez a pintar o después de Cervantes a escribir… pero ha habido otros y han aportado cosas.

Podría ocurrir que tuvieras una inspiración muy clara para escribir o hacer algo, que quisieras contar un punto de vista tuyo sobre la vida, o una idea, o un relato. No te dejes “matar” por tu documentación. Si tu inspiración es clara… lánzate, luego ya revisamos.

6. Difunde

Hay gente que escribe por “sacárselo de dentro”. No es mi caso, yo escribo para comunicar, para que me lean.

Difundir y ser visible es importantísimo. Nadie puede leerte si no llegas hasta ellos, si no te ven. Tuitea, da la brasa un poquito, pide difusión a la gente que conoces, etc.

En twitter habrás visto que es muy común que la gente tuitee sus artículos varias veces al día con eso de “turno de tarde”, “turno de noche”.

También tuitéalo mencionando a gente que conoces o que crees que le pueda interesar para que lo difundan.

7. Frecuencia de publicación

En un blog no hace falta que publiques todos los días, pero está bien que tengas cierta frecuencia. Mejor una vez a la semana que una semana cinco post y dos meses sin publicar.

Como en los blogs se puede programar la publicación, tú puedes escribir cuando quieras/puedas y publicar en otro momento.

Para el principio estaría bien que publicaras un poco seguidos algunos artículos (dos, tres o cuatro) para que quien entre a ver uno pueda mirar alguno más y se “enganche”.

Date un tiempo, los inicios son duros y lentos. No te agobies si no entra mucha gente al principio. Tú, pasito a pasito y en varios meses o un año, lo valoras. Siempre hay épocas de más producción y otras de menos, de más ánimo y de más bajón… es como si te apuntas a bailar o al gimnasio.

8. Temática

En general las cosas son más exitosas cuando van a un público concreto y en una línea concreta.

Un blog de ciencia, de escritura, de educación, de trucos caseros de cocina, de bailes…

Si mezclas temáticas y orientación a distintas edades es posible que acabes no gustando a unos ni a otros.

En mi caso yo no sigo esto y voy un poco a lo loco, digo lo que me parece, sobre lo que me parece y eso lo convierte en un blog bastante personal, con lo cual le intereso a la gente que le interesa alguna faceta mía y “tolera” lo demás, o bien a los que les va mi rollo y son más fans míos que de mi temática (que es variada). Mi reducido número de seguidores en las redes o en mi blog, comparativamente con otros divulgadores y teniendo en cuenta la venta de mis libros podrían explicarse por esto. La cuestión es que es una decisión personal hablar de lo que hablo (ciencia y educación, sí, pero también sociedad, religión, filosofía… o lo que sea) estoy muy interesado en decir esas cosas y no me importa que me cuesten seguidores.

9. Mira, pregunta, inspírate, “copia”….

Aprendemos de otros en todos los campos, aquí también.

Mira otros blogs, pregunta, haz lo que te gusta de otros, no hagas lo que te disgusta, prueba, equivócate, corrige, sigue adelante.

10. Categorías y etiquetas

Puedes “marcar” cada artículo con etiquetas y categorías.

Las etiquetas son palabras o términos clave que facilitarán que tu post aparezca en búsquedas cuando la gente busque por “postres caseros” por ejemplo.

Las categorías son más bien como “secciones” de tu blog. Puedes hacer que aparezca en el margen unos enlaces a las distintas categorías en las que incluyes a los post de tu blog. Por ejemplo, en un blog de costura, podríamos tener: Técnicas, Trucos, Mis proyectos, Dónde comprar… etc.

11.      Comentarios

La gente comentará en tu blog lo cual es bueno y bonito, es el feedback de los lectores.

No siempre se comenta para bien, existen los trolls, gente que insulta, dice barbaridades, escribe tonterías en las que se nota que ni se lo ha leído, etc.

Los comentarios no aparecen de forma automática si no quieres, pueden quedarse esperando a que tú los autorices, eso se llama “moderación de comentarios”.

Sobre esto hay muchas opiniones, te diré la mía.

La gente tiene derecho a pensar lo que quiera, a decirlo en su casa encerrado en su váter, también, pero a decirlo en mi cara no (tengo derecho al honor, por ley), ni mucho menos a decirlo en mi casa, que es mi blog.

Si empiezo a leer un comentario que es así, lo borro y punto. Ni lo publico, ni lo contesto. No gasto un minuto con el mal si puedo evitarlo.

Hay gente que entiende que el derecho a la opinión incluye que la gente pueda decir en tu blog lo que le dé la gana, yo creo que no.

Hay un dicho en las redes que es “Don’t feed the troll”. No des de comer al troll, no le hables, no le contestes, no le razones… está por molestar y se quedará más tiempo cuanto más caso le hagas y cuanto más note que te molesta.

Esto no significa no estar abierto a la crítica, el diálogo o el intercambio con tus lectores.

Es otra cosa muy diferente.

Ahora te toca a ti

Ha quedado un poquito largo este post… se prefieren entre 500 y 1000 palabras, en general. Pero creo que merece la pena el detalle, en este caso.

Esperamos vuestros comentarios y esperamos que os sirva.


Otra epifanía.. Impresoras 3D en los institutos

18 mayo 2015

Una mañana te levantas o te caes del caballo y decides que es el momento de hacerte “runner”, vestirte de flamenca, dejar de perseguir a los cristianos o, en este caso, mandar impresoras 3D a los institutos.

“¿Y a ti qué te importa?”- me dirás.

Efectivamente mientras lo hagas con tu dinero y sea un asunto de tu exclusiva incumbencia me importa un pepino.

El problema es cuando tu decisión afecta a otros… y peor aún si lo haces con mi dinero.

Ya hablamos hace tiempo del subidón que les había dado con el ajedrez, lo pesados que están con el incorrectísimamente llamado “bilingüismo” y otras…

Ahora en Madrid el tema de moda es la programación... mola más si es para smartphones (claro) y mola mucho más si es con impresoras 3D.

Por supuesto los políticos que dicen esto no tienen ni repajolera idea de lo que hablan, no saben nada de todos estos asuntos que, a partir de ahora, parece que son imprescindibles para una buena formación, de la que ellos carecen, sobre todo si tomamos por buena su tesis. Postureo y paletadas. Lo que hace el “rico listo” es lo guay, vamos a hacerlo nosotros… Una reedición de aquello de “Todos los niños en Francia saben hablar francés”

El precio de la impresora 3D que van a mandar 1900€… ¿Dos mil pavos en eso?

Venga, imagínate que compro la nueva religión a la que te has convertido.

Ahora cuéntame, ¿cuántas impresiones voy a hacer? En los centros hay entre 3 y 4 líneas (3ºA, B, C y D) échale 100 alumnos en total.

¿Eres consciente de que ese cacharro tarda algunas horas en imprimir cada pieza?

¿300 horas imprimiendo para que cada alumno tenga UNA pieza? Bueno, espera… que dicen los de Plástica que también quieren usarla (de hecho ellos saben más de diseño)… en fin. ¿Es suficiente?

Y ahora la pregunta más terrible, ¿ES NECESARIO?

¿En qué consiste un curso de impresión 3D?

Mira, más fácil. ¿Qué es un curso de impresión 2D? ¿A que es una idiotez? Estaríamos hablando de un curso de procesador de texto, o de retoque fotográfico… imprimir es darle a un puñetero botón.

Por lo tanto de lo que tendríamos que estar hablando aquí es de un curso de diseño industrial… pero no, más bonico queda decir “Impresión 3d”.

Y, ahora la guinda.

¿Qué pasaría si esa tecnología estuviera ya obsoleta?

¿Qué pasa si HOY ya hay sistemas infinitamente más rápidos y que en no mucho tardar será comerciales?

¿A quién le estamos vaciando el stock de productos obsoletos con el dinero público?

Mirad lo que ya se puede hacer (artículo)

NO QUEREMOS CACHARRITOS… QUEREMOS PERSONAL.

Aumentar el número de profesores y reducir la ratio en las clases, que ahora están a treinta y treinta y algo, está comprobado que mejora la enseñanza. Los juguetitos sin sentido y sin formar parte de un plan general son estupideces.

Padres y madres, ¿algo que decir o no es cosa vuestra?


Comunicadores, ¿a quién estáis hablando?

17 mayo 2015

Faust-F2

Preparemos nuestra charla, artículo, intervención…

  1. ¿Cuál es la idea que queremos transmitir?
  2. ¿A quién queremos contársela?

¿Ya está escrita? ¿Qué tal ha quedado?

¿Nos hemos puesto guays y sólo podrán entendernos quienes ya conocen la idea?

¿O no ha sido tan grave y simplemente alternamos párrafos donde explicamos cosas básicas con párrafos sólo al alcance de expertos?

¿Quién abandonará antes, el experto por aburrimiento o el lego por no comprender nada?

Decídete.

  1. Si es un artículo técnico, para profesionales, no expliques asuntos básicos.
  2. Si tu audiencia no es experta, explica las cosas para su nivel: Expertos en campos afines, público general, niños… piensa qué es lo que cada grupo sabe y lo que ignora.

Un camino sencillo es hacer artículos autocontenidos, que se entienden por cualquier público sin necesidad de acudir a ningún tecnicismo, o donde se explican los necesarios para comprender lo que queremos contar.

Puede que no te lo parezca, pero son tecnicismos: “un poco de sal”, “una dosis de medicación razonable”, “dinero suficiente para empezar un negocio”. Quien no pertenezca a cada uno de esos entornos no sabe ni aproximadamente de cuánto estamos hablando.

Da órdenes de magnitud, aproximaciones. Por ejemplo: Una cucharada sopera de sal, dos pastillas, diez mil euros… son cosas que entiende cualquiera.

En otras ocasiones es tan sencillo como… no explicar nada, porque la audiencia ya está comprendiendo del “tecnicismo” lo suficiente para seguir adelante. Por ejemplo: Si digo que en el plátano hay un isótopo del potasio que emite bajas dosis de radiación. Cualquier audiencia entiende “una variedad del potasio que echa rayos chungos, pero pocos”, por lo tanto está en condiciones de escuchar justo después que “no es peligroso”. No me extenderé en explicar qué es un isótopo, qué tipo de radiación es la que emite, etc. Si esto os incomoda porque hay gente que quiera saber un poco más, no hay problema tampoco, ponéis unas referencias o un enlace a Wikipedia para cada término y listo.

Hasta aquí la teoría, ahora los deberes.

Mirad artículos y ved si son coherentes, si las personas a las que va dirigido son las mismas que lo pueden entender. Para los más valientes… mirad vuestros propios artículos.


Un día voy a sacar la katana

21 abril 2015

Un día voy a sacar la katana…

… y saldrá una viejita de mi portal y dirá que parecía un chico muy majo y que una vez la ayudé a subir la compra.

Saldrá otro vecino y dirá que era un tipo un poco raro y que le había parecido que mi casa no era muy normal, que estaba un poco sucia, que tenía objetos extraños, o libros raros… o que hacía experimentos con pepinillos y enchufes…

Algún opinólogo en alguna tertulia dirá que una persona con tanto pelo no es de fiar, o cualquier asunto sobre mi pene y Freud…

Y así, gracias a dios, podréis apagar la televisión e iros tranquilos a dormir… porque ya tenéis una explicación.

Será una explicación falsa, pero es algo a lo que agarrarse, algo suave y calentito con lo que arroparse por la noche.

Hoy, que aún estamos en shock por la noticia de ayer, hoy escuchamos que era fan de una serie, que era triste o solitario… o que tuvo un brote psicótico… o mil cosas más.

Hoy debemos deciros, de nuevo, que no.

No sabemos con exactitud qué patrones pueden predecir qué comportamientos. Desde luego no con la precisión que os gustaría. No sabemos cómo funciona la mente con exactitud, algunas cosas un poco, pero no sabemos.

Esto es desagradable, es incómodo, es triste, es filosóficamente muy insatisfactorio… pero, ¿sabes qué? ES CIERTO.

¿Significa esto que no hay nada que pueda hacerse, que no pueden tomarse precauciones, que no puede predecirse absolutamente NADA sobre el comportamiento humano?

En absoluto.

Recuerda a esos que dicen que te puede caer un tiesto en la cabeza y morir en cualquier momento… Vale, es cierto. Entonces, ¿no miro a los lados antes de cruzar la carretera?

Tú novio te insulta de vez en cuando y el otro día te dio un empujón… ¿no crees que es el momento de irte… que lo era hace un rato ya?

Hay problemas para encontrar trabajo y hay gente con mucha preparación en paro, entonces, ¿son mis posibilidades de encontrar curro las mismas con formación o sin ella?

¿Es igual de fácil tener una red de amigos y familia si soy un vinagre y mala gente, que si comparto cariño y ayuda?

La verdad es que tienes cierto control sobre algunos aspectos de tu vida, que puedes tomar ciertas decisiones que mejoren tus posibilidades a futuro, pero a la vez, hay otras cosas que escapan de tu control y que pueden ser completamente determinantes del mañana. Tú tienes tu parte del guión. Los otros y el universo la otra parte. Podemos actuar y responsabilizarnos de nuestra parte, no de la otra, ni del resultado.

Aceptando esto el procedimiento a seguir no es demasiado difícil, si realmente te rindes y renuncias a la ilusión de control.

El presente es lo único sobre lo que podemos actuar, así que podemos invertir un poco de “presente” en mejorar nuestra posición para el hipotético futuro. Pero invertir todo el hoy para un mañana que puede no llegar es de locos.

Respecto al futuro, relájate. Ya estás dedicando parte del presente para estar preparado. Del futuro nos encargaremos cuando llegue… cuando sea presente.

CODA:

Finalmente el pésame por nuestro compañero asesinado.

El deseo de que no ocurran más desgracias como esta, que quizá no esté en nuestras manos poder evitarlas, y el deseo de que se eviten otras situaciones que sí están en las manos de nuestras sociedad evitarlas, como los cientos de muertos esta semana en el Mediterráneo o las diarias muertes de pura hambre o diarrea en los países más pobres.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 232 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: