Lo Mejor Que Te Puede Pasar 2/11/2016

3 noviembre 2016

Aquí os dejo mi colaboración de este miércoles.

Hablamos de “Low Tech” (Baja Tecnología), soluciones que resuelven problemas de maneras sencillas, que gastan poca energía, fáciles de operar, de mantener…

En particular hablamos del botijo y el enfriamiento por evaporación y del sifón.

lo-mejor-que-te-puede-pasar


Lo Mejor Que Te Puede Pasar

20 octubre 2016

Los encantadora pandilla de Lo Mejor Que Te Puede Pasar, con Juan, su director, a la cabeza y comandados por Nuria, me ha recibido con esa amabilidad y esas ganas que casi le sorprenden a uno… (si no soy pa’ tanto, pero que no se enteren). Así que ha sido un ratito estupendo!

Me gustaría comentar que estas iniciativas en programas “no científicos” pero que normalizan un contenido que es interesante, divertido, formativo, son de lo más necesarias para esta sociedad y una enorme ayuda en la labor de este personajete que pudiendo estar en las mesas de los ricos, como la calabaza de Amanece que no es poco, prefiere estos bancales donde contar Ciencia a quien no la conoce. Ese es mi placer y mi privilegio.

Aquí os dejo mi colaboración de este miércoles, que quizá sea la primera de una larga amistad.

Si os apetece que conteste vuestras dudas podéis dirigiros al contacto del programa, bien por aquí, o por twitter, gritando mucho por la ventana… yo que sé, pero que me entere.

lo-mejor-que-te-puede-pasar


La Estación azul de los niños I

18 octubre 2016

Hemos preparado unos experimentos sencillos para los más peques de la casa que también quieren ser científicos… Os confieso que a los grandes también os gustarán. Van a ir apareciendo poco a poco en este estupendo programa de Radio 5. Aquí me veis con Cristina Hermoso. Click en la imagen para acceder.

img_0138

 


Ministro, ¿qué hace ese hombre en la cama?

12 octubre 2016

32-funny-cheating-cat-gets-caught-meme

“Mierda, ¡qué tarde llego!” – pensaba él.

– María, ya estoy en casa… ¿María? ¡María! ¿Qué hace ese tío en la cama?

– Y tú, ¿por qué vienes tan tarde?

Perfecta metáfora para el asunto de la formación y evaluación del profesorado frente a los recortes en educación, porque lo primero:

1. No es el asunto primordial

2. No es el momento de hablarlo

3. Quién pide hablar de eso desde la posición tumbada, en realidad no le importa nada y lo único que quiere es distraer la atención

Lo único que me falla es que, en la educación, a los que están “jodiendo” también es a nosotros.

La comunicación es emocional, siempre. No es que elijamos hacerla emocional o no, es que lo es siempre. Puedes usarlo a tu favor o dejar que lo usen en tu contra. Ese “montar follón” con otras cosas, ese echar la culpa a los profesores, todo eso, funciona estupendamente y por eso lo hacen, no les hagamos el juego, aunque sea con la mejor intención. Aquí, por lo menos, intentaremos arrojar algo de luz.

Nota: Sé que hay gente bienintencionada que saca ese tema secundario, que es importante, pero no primordial y desde luego no para hablarlo mientras nos destrozan. Para más detalle: Profesores culpables


Ciencia y religión, ¿compatibles?

8 octubre 2016

08012011251Mucho se habla sobre esto… o quizá no lo suficiente.

Se ocupan de cosas diferentes, ¿o no?

Quizá yo mismo haya dicho en ocasiones que la ciencia sólo se ocupa del cómo, mientras que la religión se ocupa del porqué, pero ambas intentan explicar “el mundo”, ninguna se pone límites.

Si le das a la ciencia datos objetivos y comprobables, o bien la manera de reproducir una aparición mariana, ya verás si se ocupa o no se ocupa.

Por otro lado, ¿no es un deseo de cualquier persona religiosa ver funcionar “de verdad” sus oraciones o sus creencias? ¿De manera clara y comprobable en el mundo físico?

En mi opinión ambas intentan dar una explicación “correcta” y completa del mundo y les encantaría que “funcionase”.

¿Cómo pueden los científicos ser religiosos?

a) Disonancia cognitiva

Aunque un buen amigo me acuse de vez en cuando de esto, es en otros muchos donde lo veo contínuamente, quizá por aquello de la viga…

Es sencillo de explicar.

1. En el laboratorio: F = m·a, e = v·t, etc.

2. En casa: tradiciones, creencias, emociones, opiniones…

Quizá no afrontamos el problema porque es estremecedor: Nada de lo que medimos parece indicar que haya ningún propósito en nuestra vida o en el Universo y, en tanto que así sea, y que no necesitemos esa hipótesis para explicar los fenómenos observados, deberíamos (científicamente) descartar esa idea.

Las emociones, el amor, la búsqueda de propósito… podrían muy bien ser simples “accidentes” de nuestra forma de vida que han resultado evolutivamente favorables y así han llegado hasta nosotros. Pura ilusión.

¿Entonces?

¿Creemos en que esto es cierto y cerramos los ojos, mientras nos sumergimos en la ilusión del amor y el propósito?

¿Simplemente no lo pensamos y le anotamos un grueso muro entre los razonamientos que hacemos en el laboratorio y la manera “tradicionalmente razonable de vivir la vida?

b) Alguien tiene que ganar…

Si no nos satisface sumergirnos en lo que creemos falso o vivir dos vidas paralelas, si queremos tener un pensamiento medianamente coherente, hay que decidir quién gana…

Una opción es aceptar que todo es una ilusión y vivirlo así (o dejarse morir). ¿Hedonismo, cinismo o suicidio? Joder… Desde luego no lo llamaremos “opción feliz”, por los resultados en la gente que lo practica.

Otra opción sería querer creer que la ciencia que conocemos es un “subconjunto” de las verdades del mundo, o que las leyes de la física son como funciona el mundo “por defecto”, pero que la intervención de la “cosa” trascendente en la que uno crea, puede modificarlas.

En este segundo caso, se vive la ciencia como algo necesariamente incompleto, y, sobre todo, que no es capaz de responder a las gravísimas preguntas que uno se sigue haciendo sobre el propósito o el amor. Y, peor aún, hay que buscar esas respuestas en lugares no científicos perdiendo nuestra “piedra de toque” de lo experimental y medible, teniendo que confiar en autoridades externas o pálpitos personales. La única solución “científica” en esta opción sería la percepción directa de esa “trascendencia”, que debería ser susceptible de una prueba externa que evitara a tal buscador la duda de distinguir la experiencia mística de los desvaríos de un loco. Si vives en Matrix y eres Neo, debes poder esquivar las balas.

¿Entonces qué hacemos? ¿Qué hace la gente?

En mi opinión, la opción más popular es la disonancia cognitiva, como os decía al principio. Mucha gente de ciencia que conozco se conduce con un materialismo escéptico en todo lo referente al mundo material y después son personas que tienen y buscan propósito en lo personal, en lo que hacen, que dedican gran cariño y energía a hacer del mundo un lugar mejor, y que quieren a los suyos y a mí. De forma que perciben como esencialmente diferentes el amor por sus padres y el que tiene un conejito por los suyos.

Hay alguno por ahí que, creyendo firmemente en la ilusión del mundo, traiciona constantemente eso siendo una bellísima persona. “Le traiciona el corazón, como le solemos decir, los magufos que le admiramos y le queremos”.

Sin duda hay también personas, en diversos tonos de gris, que no acaban de disfrutar de la “vida normal” atormentados por percibirla tan ilusoria. ¿Sabios tristes, quizá?

Y, finalmente, también estamos, digo están, los “científicos-magufos”, aquellos que piensan que siendo ilusorio lo percibido, quieren creer que al disiparse la niebla hay algo. No se discute lo ilusorio de lo aparente, la discusión estriba en qué queda cuando se desvanece.

Pero, como os decía, para estos sigue el enorme problema, la espinita clavada, de querer un conocimiento cierto y que funcione, que colme el ansía de propósito y dé sentido al amor, y que no sea un “mal viaje” o un desvarío.

La vida no espera a que estés en condiciones de tomar una decisión para obligarte a tomarla. Ha sonado el despertador y tengo que vivir el día de alguna manera, ¿cuál será?

Querido, tú decisión tendrá que ser tuya. Si te interesa la mía… Quien ama parece más feliz, y es lo que me pide el cuerpo o el alma o la evolución (?). Así que, ¡apuesto a querernos!

Hasta la certeza, que tengas buen viaje.


La ciencia es un coñazo

28 septiembre 2016

Asumámoslo, es un aburrimiento, una mierda, insoportable…

¿No crees?

Entonces, ¿por qué se empeñan en “dorar la píldora” cada vez que nos encontramos contenidos de ciencia en radio, televisión, etc?

La visten de mil cosas, la aderezan con otras mil. Lo que sea para poder hacer digerible un material tan asqueroso.

Ayer mismo dos buenos divulgadores intentaron contar algo en la tele mientras dos presentadores en un caso y, en el otro, un presentador y una invitada, terciaban insistentemente con naderías y gracietas que interrumpían el discurso y dificultaban la comprensión.

Por supuesto que se pueden usar técnicas para vehicular la comunicación, como el humor, por ejemplo. Pero, ¿qué pasa cuando hay tanta salsa que no sé qué estoy comiendo, carne o pescado… O quizá nada?

¿No han visto a Oliver en plan puro “busto parlante” hacer estupendas piezas de divulgación científica?

No digo que todo tenga que ser así, hay multitud de formatos. Pero si queremos hacer divulgación de masas en medios de masas, debemos creer en el producto que vendemos, debemos creer que la ciencia es algo interesante, apasionante, entretenido, y debemos buscar una buena manera de contarlo. No intentar hacer soportable lo que consideramos un coñazo.

Si el problema es que no han encontrado a un Oliver, a un Sagan… Busquen mejor, miren bien… y, ¡Déjenles hacer su puto trabajo!

No es imposible, lo hemos visto en el pasado y en el presente, en distintos países y a mucha gente.

Quizá el problema es poner a cargo de algo a quien no cree en ello.


Profesor, ¿qué te funciona?

26 septiembre 2016

memes-de-los-profesores-7

Este post se publica simultáneamente en Naukas

¿Qué técnicas usas? ¿Qué te funciona? ¿Con quién?

Sabemos que un único caso con un grupo de alumnos quizá no sea generalizable y que un cuestionario pasado un día a unos chavales que no conoces quizá tampoco pruebe mucho.

Cuéntanos en los comentarios qué te funciona y cómo lo haces y quizá entre todos podamos sacar conclusiones valiosas.

Empiezo yo:

1. Si cuando un chaval hace lo que no debe tomo una medida cercana en el tiempo, proporcional, sobre algo que le importe y sin enfadarme, es más efectiva.

¿Te animas?

No te olvides suscribirte a los comentarios… Esto se va a poner interesante…


A %d blogueros les gusta esto: