Tu madre es una cabra

¿No?

Pues la mía sí… y yo también.

Te cuento. Andamos todo el día a la gresca y parece que no nos entendemos mucho. Si lo piensas es normal, no hemos pactado los términos que usamos.

Un compañero me cita una noticia donde dice que tres de cada cuatro chavales de quince años habla inglés “fluidamente”.

En principio lo que me salen son exabruptos, pero claro, todo depende de cómo se defina “fluidamente”. Si eres suficientemente laxo, en esa categoría puede entrar casi cualquiera.

Ya vimos algo parecido cuando os hablaba de la falacia de las dos palabras, en la que se usaba un término con dos posibles significados.

Todo el problema, como decíamos, tiene que ver con una mala definición (o mucha indefinición) en los conceptos que se utilizan. A veces por descuido, a veces por mala intención.

En ciencia nos gusta andar con pies de plomo y recordarás la que liamos cuando se nos ocurrió definir con precisión lo que es un “planeta”, que dejamos fuera al pobre Plutón por un “quítame allá esos cuerpos cercanos”.

Así que, mucho ojo con: pobreza, riqueza, recuperación, salario digno, leyes del mercado, liberalismo, socialismo, nación… y otros términos gastados, sobados y maltratados a diario.

Pues ya está, ¿no?

Ah, espera que falta lo de tu madre.

Mira qué fácil, si lo defino así: Cualquier ser vivo con una proximidad genética a una cabra  mayor del 50%, será considerado cabra.

Pregunta a un biólogo cuánta “gente” entra ahí… y cuidado al cumplir años (no me pude resistir).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: