¿Para qué divulgamos?

Voy a aportar mi granito de arena a un debate que tenemos entre tuits y posts unos compañeros divulgadores.

Todo empieza con un tuit de un gran divulgador. Daniel Marín, del blog Eureka

A lo que responde mucha gente y hace un post el velocísimo Francis Villatoro

Francis concluye que él divulga principalmente para aprender, idea muy secundada y celebrada. Yo creo que confundimos términos. Escribiré unas ideas a ver si me explico.

Escribir vs. Publicar

  1. Una cosa es escribir y otra PUBLICAR.
  2. Cada uno escribe para lo que quiera: Para recordar, para organizar, para “sacárselo de dentro” y meterlo en un cajón…
  3. Pero publicamos para hacer público, para que sea visto por otros.

Objetivos

  1. Cuando nos preguntamos si estamos llegando al gran público, preguntémonos primero: ¿Estábamos escribiendo para el gran público? ¿Estábamos popularizando o era divulgación para “conocedores”, profesores, aficionados informados, expertos? Si no era nuestro objetivo, no hay por qué lamentarse.

Responsabilidad individual y resultado

  1. El resultado de las cosas no es consecuencia directa de lo que hago con mi parte.
  2. El resultado no es mi responsabilidad, lo que haga con mi parte sí.
  3. Si mi intención es llegar al gran público y sólo llego en parte, es un acto fallido… en parte.
  4. Puede que no sea mi responsabilidad, que mi parte estuviera hecha de una manera digna.
  5. Puedo querer buscar otra manera, sin que necesariamente estuviera mal pensado mi último intento, pero es que sólo puedo actuar sobre mi parte.

El gran público

  1. La divulgación al gran público, la popularización, busca llegar a extender la cultura a la mayor parte de gente posible, y la consideraremos más exitosa cuanta más cultura provea y a más gente llegue.
  2. La calidad de la divulgación para el gran público no sólo tiene que ver con la sofisticación de lo que se enseñe, sino con que sea rigurosa, cercana, entendible… y luego ojalá llegue a mucha gente.
  3. Así que, en popularización, por muy encomiables que sean nuestros esfuerzos y aunque la responsabilidad de un corto alcance no haya sido nuestra (visibilidad, medios, oportunidad, etc.) es PEOR cuando llegamos a menos que cuando llegamos a más, con el resto de variables constantes.

No tengamos miedo a las palabras. Pues claro que nos jode trabajar como mulas, en tiempo libre, sin remuneración, esforzarnos muchísimo, hacer más de lo que nos corresponde y que no funcione tanto como querríamos o debería. Jode y mucho y es un fracaso parcial.

El futuro.

  1. Yo no puedo decidir por el mundo, sólo por mi parte.
  2. ¿Vuelvo a intentarlo? ¿Sigo en la brecha? ¿Cada “vida” salvada vale un universo? En mis manos está hacer esa elección.
  3. Nada me asegura el éxito o fracaso, total o parcial.

Creo que el análisis de las cosas debe ser objetivo, aunque nada me impide después tomar una acción optimista, apostar por un resultado poco probable, si ese es mi deseo.

Así que, aunque cada vez creo menos en la posibilidad de comunicación real entre las personas, no deseo dejar de intentarlo. Ese es mi ámbito de decisión, y esa es mi decisión. Como decía, puedo elegir mis actos, no los resultados.

Sólo puedo terminar mandando un abrazo a Daniel, a Francis, y a todos los que conozco (y a los que me falta por conocer) que divulgando luchan por hacer una sociedad más libre y más feliz. Es una labor sagrada y es un honor compartir esta trinchera con vosotros, termine como termine cada batalla, lo que nos une es la decisión de luchar esta guerra en este bando.

Anuncios

3 Responses to ¿Para qué divulgamos?

  1. Iván Rivera dice:

    Vaya por delante: estoy esencialmente de acuerdo contigo. Solo quiero introducir unas ideas, unas dudas, o lo que viene llamándose «tocar un poco las gónadas» (lenguaje inclusivo FTW). Iré, como el amigo Jack, por partes. Solo dando pinceladas, que no me da para más el caletre:

    1) Escribir vs publicar. Son acciones diferentes, pero tan consustanciales que nunca oirás que nadie que escriba se llame a sí mismo «publicador» en lugar de escritor. El que escribe, por lo general, publica (en el pasado podía quedarse en el intento, pero hoy la barrera de acceso se ha quedado cerca del suelo). Si escribes y no publicas eres como el árbol que se cae en medio del bosque sin nadie alrededor para resultar herido. Y quién podría querer eso 😉

    2) Objetivos. Nada que decir: cada uno tiene algo en mente. En mi caso, la gloria eterna e inmarcesible. Ja.

    3) Responsabilidad individual y resultado. La ley de Zipf garantiza que para cualquier conjunto de objetivos de divulgación de masas ante una población de otros divulgadores y consumidores de divulgación suficientemente grande (tampoco mucho, no hacen falta más que unos centenares), el fracaso parcial o total está prácticamente asegurado. Más vale tener objetivos individuales para evitar eso.

    4) El gran público. Opino que al gran público le da igual el rigor: de hecho, vemos con frecuencia grandes divulgadores (en el sentido de que gozan del favor de un gran público) a los que no les importa decir un día una cosa y al día siguiente su contraria… O incluso dentro de un mismo programa de Cuarto Milenio™. Porque, sí, Íker —¿Jiménez o Casillas? Ay, la duda— es un gran divulgador. Puede que no diga más que sandeces, pero se divulgan bien.

    Y ya. ¿Sabes lo que hacía que no comentaba en ningún sitio? Los comentarios son tóxicos, y además muy malos para la salud XD

    Le gusta a 1 persona

    • javierfpanadero dice:

      Gracias compañero… pero voy a la distinción primera.
      “Si escribes y no publicas eres como el árbol que se cae en medio del bosque sin nadie alrededor para resultar herido. Y quién podría querer eso 😉”
      Pues quién querría… pues todos los que dicen que no escriben para ser leídos…
      Abraciiiissss

      Me gusta

      • Iván Rivera dice:

        Yo mismo lo digo, en parte para no tener que soportar la culpa de la vanidad que mi educación en la moral católica me impone. Probablemente mienta. Pero una cosa es «no escribir para ser leído» y muy otra guardarlo en un cajón. Lo primero… no te lo tomes en su literalidad: es prácticamente un tropo.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: