10 +1 Consejos a un joven bloguero

Para ti, profe que quieres enseñar a tus alumnos a hacer un blog.

Para ti lector, que estás pensando en abrirte uno.

Para ti bloguero experimentado, para recordar alguna cosa… o para que me escribas en los comentarios tus consejos.

1. ¿Por qué escribir?

Pregunta complicada, con tantas respuestas como personas. Para mí:

Creo que algo debe decirse y me apetece decirlo a mí.

2. Con toda la gente que ya ha escrito y todos los que escriben ahora, ¿por qué escribir yo?

Eso que tú quieres contar, ¿es sobradamente conocido o hay quien aún no lo conoce?

Si estamos en el segundo caso es señal de que:

a) No se ha contado

b) No se ha contado bien

c) No se ha contado suficientemente

Sea como sea, tu aportación está justificada.

3. ¿Qué valor añadido aportas tú?

Hay muchas maneras de aportar valor, por ejemplo:

– Lo cuentas de una forma diferente

– Lo cuentas desde una perspectiva diferente

– Lo cuentas de manera que pueda llegar mejor a un colectivo particular (jóvenes, ancianos, fontaneros o lo que sea)

– Es una información con difícil acceso que tú ayudas a difundir

– Es una información en otro idioma que tú traduces

– Es una información que tú llevas a un colectivo que no accede a esa fuente por la razón que sea

Y otras muchas…

Copiar texto de otros desde luego no parece una manera de aportar valor, pero existen “periódicos” digitales que agregan noticias y artículos de distintas fuentes, de forma que hacen una “selección de lo que pasa por la red”. El tiempo que te ahorran y las cosas que encuentran que tú no verías es el valor que aportan, y no es baladí.

4.  Citas, referencias, artículos “inspiradores” e imágenes.

Enlazar y citar a las fuentes es, creo yo, algo más que una cortesía, es lo que debe hacerse.

Por ejemplo, si yo quiero escribir un artículo sobre un artículo científico que acabo de leer para explicarlo a público en general, lo suyo es que diga de quién es el paper y lo enlace. No es necesario pedir permiso al autor, es información pública. Lo más probable es que esa persona se alegre y te agradezca la difusión de su trabajo. Difúndelo en las redes sociales citando al autor. Lo mismo podría decirse del capítulo de un libro.

Otra cosa es que tú hables de algo que sea muy conocido y más que público. Por ejemplo: Si yo voy a escribir sobre la ley de Ohm, aunque lo haya aprendido en un sitio o en otro, es algo tan público que no tengo por qué citar… ni al mismísimo Ohm. Algo diferente es que yo ponga enlaces de sitios donde se explique por si alguien quiere ampliar.

Respecto a las imágenes, usa a aquellas que no estén sujetas a copyright o pide permiso al autor. Puedes usar las que están libres o las que están con licencias que permiten compartir, como Creative Commons. Aun así, es correcto que pongas al pie de la foto un enlace a la fuente de la foto.

Para buscar imágenes es muy útil hacerlo en inglés. Puedes empezar buscando en español a ver si encuentras algo que te sirva, pero si no, busca en inglés. Te puede pasar que estés buscando un término que no sabes decir en inglés y que es bastante técnico para que te aparezca en los diccionarios, entonces puedes usar la Wikipedia. Buscas el término en español y luego le das al menú que tienes a la izquierda donde pone “English” y te llevará al artículo en inglés correspondiente y allí verás cómo se dice y probablemente más información que en el artículo en español.

Si es un tema sobradamente conocido, pero lo cuentas muy en la línea de alguien (con el ánimo de difundir, como decíamos antes) entonces sí que deberías citar el artículo, porque casi es una reelaboración. No voy a decir una copia, porque añades el valor de la difusión, pero como es tan próximo estar bien citar.

Al final de tu artículo puedes poner referencias para que quien quiera pueda ampliar o consultar con detalle las fuentes.

Al usuario le cuesta hacer click y las listas largas les desaniman, así que lo mejor es que pongas pocos enlaces y que sean de buena calidad.

5.  Antes de escribir… leer

Es muy interesante documentarse bien antes de escribir.

Busca información sobre lo que vas a escribir, coteja eso que has oído o leído, porque podría ser que incluso estuviera mal.

Con esta información verás otros puntos de vista, y otras cosas que cambiarán tu enfoque del asunto y del artículo.

Podría ocurrir que encontrases un artículo que dice justo todo lo que tú quieres decir y estupendamente… pero ten cuidado, que eso no te desanime, ya dijimos que hay muchas maneras de aportar valor.

A esto se le llama el complejo del impostor. Se podría creer que después de Mozart nadie se tendría que haber atrevido a escribir música, o después de Velázquez a pintar o después de Cervantes a escribir… pero ha habido otros y han aportado cosas.

Podría ocurrir que tuvieras una inspiración muy clara para escribir o hacer algo, que quisieras contar un punto de vista tuyo sobre la vida, o una idea, o un relato. No te dejes “matar” por tu documentación. Si tu inspiración es clara… lánzate, luego ya revisamos.

6. Difunde

Hay gente que escribe por “sacárselo de dentro”. No es mi caso, yo escribo para comunicar, para que me lean.

Difundir y ser visible es importantísimo. Nadie puede leerte si no llegas hasta ellos, si no te ven. Tuitea, da la brasa un poquito, pide difusión a la gente que conoces, etc.

En twitter habrás visto que es muy común que la gente tuitee sus artículos varias veces al día con eso de “turno de tarde”, “turno de noche”.

También tuitéalo mencionando a gente que conoces o que crees que le pueda interesar para que lo difundan.

7. Frecuencia de publicación

En un blog no hace falta que publiques todos los días, pero está bien que tengas cierta frecuencia. Mejor una vez a la semana que una semana cinco post y dos meses sin publicar.

Como en los blogs se puede programar la publicación, tú puedes escribir cuando quieras/puedas y publicar en otro momento.

Para el principio estaría bien que publicaras un poco seguidos algunos artículos (dos, tres o cuatro) para que quien entre a ver uno pueda mirar alguno más y se “enganche”.

Date un tiempo, los inicios son duros y lentos. No te agobies si no entra mucha gente al principio. Tú, pasito a pasito y en varios meses o un año, lo valoras. Siempre hay épocas de más producción y otras de menos, de más ánimo y de más bajón… es como si te apuntas a bailar o al gimnasio.

8. Temática

En general las cosas son más exitosas cuando van a un público concreto y en una línea concreta.

Un blog de ciencia, de escritura, de educación, de trucos caseros de cocina, de bailes…

Si mezclas temáticas y orientación a distintas edades es posible que acabes no gustando a unos ni a otros.

En mi caso yo no sigo esto y voy un poco a lo loco, digo lo que me parece, sobre lo que me parece y eso lo convierte en un blog bastante personal, con lo cual le intereso a la gente que le interesa alguna faceta mía y “tolera” lo demás, o bien a los que les va mi rollo y son más fans míos que de mi temática (que es variada). Mi reducido número de seguidores en las redes o en mi blog, comparativamente con otros divulgadores y teniendo en cuenta la venta de mis libros podrían explicarse por esto. La cuestión es que es una decisión personal hablar de lo que hablo (ciencia y educación, sí, pero también sociedad, religión, filosofía… o lo que sea) estoy muy interesado en decir esas cosas y no me importa que me cuesten seguidores.

9. Mira, pregunta, inspírate, “copia”….

Aprendemos de otros en todos los campos, aquí también.

Mira otros blogs, pregunta, haz lo que te gusta de otros, no hagas lo que te disgusta, prueba, equivócate, corrige, sigue adelante.

10. Categorías y etiquetas

Puedes “marcar” cada artículo con etiquetas y categorías.

Las etiquetas son palabras o términos clave que facilitarán que tu post aparezca en búsquedas cuando la gente busque por “postres caseros” por ejemplo.

Las categorías son más bien como “secciones” de tu blog. Puedes hacer que aparezca en el margen unos enlaces a las distintas categorías en las que incluyes a los post de tu blog. Por ejemplo, en un blog de costura, podríamos tener: Técnicas, Trucos, Mis proyectos, Dónde comprar… etc.

11.      Comentarios

La gente comentará en tu blog lo cual es bueno y bonito, es el feedback de los lectores.

No siempre se comenta para bien, existen los trolls, gente que insulta, dice barbaridades, escribe tonterías en las que se nota que ni se lo ha leído, etc.

Los comentarios no aparecen de forma automática si no quieres, pueden quedarse esperando a que tú los autorices, eso se llama “moderación de comentarios”.

Sobre esto hay muchas opiniones, te diré la mía.

La gente tiene derecho a pensar lo que quiera, a decirlo en su casa encerrado en su váter, también, pero a decirlo en mi cara no (tengo derecho al honor, por ley), ni mucho menos a decirlo en mi casa, que es mi blog.

Si empiezo a leer un comentario que es así, lo borro y punto. Ni lo publico, ni lo contesto. No gasto un minuto con el mal si puedo evitarlo.

Hay gente que entiende que el derecho a la opinión incluye que la gente pueda decir en tu blog lo que le dé la gana, yo creo que no.

Hay un dicho en las redes que es “Don’t feed the troll”. No des de comer al troll, no le hables, no le contestes, no le razones… está por molestar y se quedará más tiempo cuanto más caso le hagas y cuanto más note que te molesta.

Esto no significa no estar abierto a la crítica, el diálogo o el intercambio con tus lectores.

Es otra cosa muy diferente.

Ahora te toca a ti

Ha quedado un poquito largo este post… se prefieren entre 500 y 1000 palabras, en general. Pero creo que merece la pena el detalle, en este caso.

Esperamos vuestros comentarios y esperamos que os sirva.

8 respuestas a 10 +1 Consejos a un joven bloguero

  1. Muchas gracias por estos consejos. ¡Son muy útiles! Saludos.

    Me gusta

  2. mcastigarcia dice:

    A ver si digiero algo de esto para escribir. Tengo el blog para leer, comentar ó compartir lo de otros, algo penoso:(
    Al menos escribir y compartir lo que hago en mis clases. Miro, leo y hago bastantes cosas, pero a la hora de escribir debo romper ese muro.
    Sigo tu Blog porque esté de acuerdo o no, siempre expones buenas razones y el debate generadores siempre intersante.

    Ah, y lo peor, ya no voy a ser joven bloguera🙂

    Me gusta

  3. […] “ Para ti, profe que quieres enseñar a tus alumnos a hacer un blog. Para ti lector, que estás pensando en abrirte uno. Para ti bloguero experimentado, para recordar alguna cosa… o para que me escri…”  […]

    Me gusta

  4. […] “ Para ti, profe que quieres enseñar a tus alumnos a hacer un blog. Para ti lector, que estás pensando en abrirte uno. Para ti bloguero experimentado, para recordar alguna cosa… o para que me escri…”  […]

    Me gusta

  5. Me los aplico, compañero. Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: