Bacterias “frescas”… pero viejunas!

17 abril 2009

800px-antarctic_js_29

Foto de Jerzy Strzelecki

Resulta que…

Empiezo así mucho de lo que os cuento, pero es que no dejo de sorprenderme!

Resulta que, han encontrado unas bacterias bajo el hielo de la Antártida.

Este ecosistema lleva aislado del exterior entre 1,5 y 4 años…, no espera, miles de años…, no espera…

ENTRE 1,5 y 4 MILLONES DE AÑOS!

Sin oxígeno, ni luz, ni aporte de nutrientes que se sepa.

Como de algo hay que vivir (la crisis…), usan una reacción química en la que está involucrado el azufre y el hierro que hay en las rocas bajo el hielo.

El sitio además es espectacular, lo llaman Cataratas de Sangre (Blood falls), ya que los óxidos de hierro hacen que el final de este glaciar parezca precisamente eso. En el enlace de El Mundo podéis ver una buena foto.

Este ecosistema es un “poquín” de agua de “cuando el cine valía una peseta…” que se quedó atrapada bajo el hielo. Un “lago” que permanece líquido debido a que su agua es muy salada. Ya hicimos helado en otra entrada gracias a este efecto.

Los científicos se emocionan cada vez que encuentran a un bichejo de estos que se aferra a la vida en las más extremas condiciones (los simpáticos extremófilos, ya hablaremos otro día de ellos). Este tipo de hallazgos da pistas y esperanzas de encontrar vida en otros planetas, de confirmar de una vez que “no estamos solos”. Todo esto contando únicamente con que estamos buscando sólo a nuestros “primos” a vida como la nuestra.

Fuente: El Mundo

Anuncios

Estación Espacial, ¡agárrate que vienen curvas!

14 marzo 2009

Mu’ sencillito

Resulta que este jueves pasado un trozo de “basura espacial”, que en un primer momento se pensaba que iba a pasar lejos de la ISS, en un segundo vistazo iba a pasar bastante más cerca…

Siendo ya tarde para realizar maniobras, los astronautas se han metido en la Soyuz, que está atracada en estos momentos en la ISS y puede cumplir la misión de nave de salvamento.

Allí han estado un ratín… así como encogiendo el cuello, con los ojos medio cerrados y el culete apretao’

Gracias a Dios no hubo impacto y volvieron al currele. No lo había pensado, pero mira: tres que casi van al paro… ¡vaya crisis esta!

Como en las pelis…

Un par de reflexiones:

1. El que calcula el coste de una misión espacial y estima que es más barato dejar basura por ahí, ¿¿tiene en cuenta pagar la ISS entera si la rompe, y resucitar a los astronautas, en el peor de los casos??

2. ¿Es esto una forma de contactar con extraterrestres mejor que la del SETI?

Explicaré este segundo punto.

Me da la impresión que estamos tirando mierda y más mierda (con perdón), a ver si sale algún extraterrestre en jarras y con cara de pocos amigos diciendo: ¡Ya está bien, llevaos vuestra basura a vuestra casa!… adornándolo con algún improperio galáctico.

Tú llama a una casa preguntando que si “quieren ahorrarse dinero en su ADSL” y seguro que se hacen los suecos… pero ponte a comer pipas en su puerta y verás como salen a darte de collejas. ¡Qué listos “seeemos”!

Desde luego lo que está claro es que estamos dejando nuestra firma inequívoca en el espacio:

“Sí, señor extraterrestre, somos los mismos que vaciamos nuestro cenicero en el semáforo, los mismos que tiramos un papel al lado de la papelera (pero fuera), los mismos que contaminamos el aire que respiramos y el agua que bebemos… Si, señor extraterrestre… los mismos guarros estos.”

Aquí tenéis un video sobre la monitorización de los restos que hace la NASA y la ESA (Por cierto, para ponerle el nombre a la Agencia Espacial Europea, parece que les preguntaron a las madres de nuestra generación: “Coge eso que está en la esa del este”.


El cariñoso Júpiter

28 enero 2009

No nos ponemos de acuerdo.

¿Es la vida una rara casualidad? ¿Estamos solos?

O por el contrario, ¿hay innumerables ojos mirando innumerables cielos distintos?

Sea como fuere, en nuestro barrio se dan algunas condiciones sin las que hubiera sido muy difícil, si no imposible, que la vida se hubiese desarrollado tal y como la conocemos.

Hablemos de Júpiter

Allí, tan discreto, sin decir ni pío mientras le recitamos el quinto en una lista de ocho planetas…

Damas y caballeros, les presento a Júpiter.

Imágenes tomadas por la Voyager I (Nasa)

790106-0203_voyager_58m_to_31m_reduced

Júpiter es enorme.

Es tan grande que anduvo cerca de convertirse en una estrella… Sí, así es. Hubiésemos tenido un cielo con dos soles.

Es tan grande que consigue desviar o atraer sobre él gran parte de meteoros, cometas errantes y otros cuerpos celestes que, de otra manera, podrían impactar en los planetas interiores… vaya, aquí mismito.

Mientras aquí crecemos y evolucionamos, Júpiter acepta los golpes por nosotros y nos cuida desde la distancia.

Los clásicos llamaban a Júpiter el padre de los Dioses, pero ese dejarnos jugar y divertirnos libres en el parque mientras se preocupa de que no nos pase nada… ¿no os parece más una cariñosa madre?

Hace no mucho (1994) tuvimos ocasión de contemplarle en plena actividad, con ocasión de la colisión del cometa Shoemaker-Levy.

La gravedad de Júpiter primero rompió el objeto en varios fragmentos que fueron impactando uno tras otro. Prácticamente cualquiera de ellos hubiera sido capaz de borrarnos del mapa.

Impactos del Shoemaker-Levy sobre Júpiter (Nasa)

sl9_bdglnq12r_hst19-es

Para quién quiera más información

Júpiter en Wikipedia

Cometa Shoemaker-Levy en Wikipedia

“Diario de la colisión” en Wikipedia

Nota: En Wikipedia, en general, si podéis mirar los artículos en inglés encontraréis más datos, imágenes, etc.


A %d blogueros les gusta esto: