De puristas y sectores críticos… de pactos con el diablo.

5 octubre 2019

El diablo visita a Fausto

Fuente: Wikipedia

Interesantísimos especímenes, que viven en peligrosas regiones. Veamos.

En las administraciones, hay una complicada zona intermedia, donde no eres ni un funcionario de carrera, ni el ministro, donde desempeñas un puesto (más bien) técnico, pero por un nombramiento directo y con derivadas políticas.

Hace poco me llegó un artículo argumentando que nunca debía uno sumarse a este tipo de puestos, ya que el daño que harán esas administraciones al sistema, en general, nunca será compensado por la cuota de bien que uno podría hacer desde esos puestos, de forma que el único comportamiento éticamente correcto era la oposición frontal. Muy claro, yo mismo podría haber firmado eso… salvo por el purismo que trasciende.

La vida mancha, queridos.

El discurso purista es perfecto en el papel, pero también hay que actuar y (casi) todas las acciones en el mundo real tienen, como mínimo, bordes grises.

Sería para mí muy fácil sumarme al purismo, soy funcionario y divulgador científico, es complicado ser más blanco que eso. Pero, ¿son todo el resto de actividades, que la sociedad NECESITA, así de puras? La verdad es que no, y son necesarias, imprescindibles. ¿Cómo trabajar en el sector bancario, por ejemplo, sin tocar zonas grises? ¿Cerramos todos los bancos? ¿Cualquiera que trabaje en uno es un ser poco ético?

Para quien no lo vea claro aún, os confieso que ni siquiera mi actividad es tan blanca. ¿Qué anuncios ponen en el intermedio del programa en el que me han entrevistado? ¿Qué anunciantes están PAGANDO mi entrevista? ¿A quién estoy, por lo tanto, PROMOCIONANDO?

Ni siquiera como profesor, ¿para qué administración trabajo?¿Quién se apuntará mi buena práctica docente para ser elegido de nuevo? ¿Qué leyes estoy apuntalando o, directamente, IMPLEMENTANDO? ¿El segregador bilingüismo, por ejemplo? ¿Estoy parando y plantándome ante la destrucción del servicio público de calidad?

Entonces, Panadero nuestro, ¿dices que “pactar con el diablo” no presenta ningún problema ético? En absoluto, como el resto de actos, también “mancha”.

Aquí es donde entran “los críticos”, “los independientes”. Hace ya tiempo os decía que, en mi opinión, tienen “fecha de caducidad”. Os resumo el post: si después de mucho tiempo, tus posturas críticas no alcanzan nunca a mover las decisiones de la dirección, no eres crítico, tú vives de una organización que actúa en un sentido y ellos se blanquean con tu discurso.

Los críticos juegan “de pillo a pillo”.

El independiente “se la quiere jugar” al grande colándole medidas que parecen alejadas de sus intereses o sus intenciones, mientras el grande intenta mejorar su imagen con estos independientes, aunque no pretenda dejarse influir por su discurso.

“Pactar con el diablo” siempre será un acto con derivadas éticas problemáticas, una decisión personal pero que afecta a muchos. Por eso tus conciudadanos tienen todo el derecho a opinar, incluso a pedir cuentas de actos que le repercuten.

Cuáles de esos “diablos” no son tan malos como para negarnos a cualquier acuerdo será algo que tendrá que evaluar cada uno, y eso hacemos todos en nuestras vidas más o menos grises.

Lo que sí creo que puede exigirnos nuestra sociedad es la VIGILANCIA CONSTANTE.

En ese juego de pillo a pillo, en esa decisión de justificar (grandes) fines por (no demasiado terribles) medios, la clave del éxito es ganar el juego en lugar de ser un mero instrumento de imagen.

Por lo tanto, VIGILANCIA, CONSTANTE, SIEMPRE. Preguntémonos cada poco: ¿Estamos consiguiendo realmente algo? Si la respuesta es no, entonces, en mi opinión, ya no cabe más decisión ética que reconocer que has sido más pillos que nosotros y abandonar. Todos erramos, otra consecuencia de vivir.

Termino deseando mucha suerte a todos.

  • A los que, en su purismo, se quedaron en la trinchera. Ojalá consigan derribar realmente a ese oponente, antes de que nos coman vivos.
  • A los que se mancharon en aras de un bien mejor, sean mansos como corderos y astutos como serpientes.

Pero, sobre todo, mucha suerte para NOSOTROS. En esos juegos, lo que se apuesta es nuestro pan y nuestra sangre.

Anuncios

Setenta veces siete

24 junio 2019

Fuente: Wikipedia

¿Debo ser un buen cristiano y perdonar hasta setenta veces siete o ser un buen troyano y temer a los griegos hasta cuando traen regalos (2)?

Ayer sucedió, una vez más, que un político de un sector “crítico” dentro de su partido, se quejase de que el partido había tomado una dirección diferente a la que se prometía en su fundación. Hay que reconocer que es una sorpresa que, en esta ocasión, la queja se acompañe de una dimisión.

Vayamos más allá de la mera anécdota a ver qué podemos aprender.

Contaba el político que había sido “leal” y había expresado sus quejas una y otra vez en los órganos correspondientes del partido sin que repercutiera, viéndose, por tanto, abocado a esta decisión. Por supuesto me recordó aquel post “Los críticos tienen fecha de caducidad”.

Eso quiere decir que no ha sido una respuesta inmediata a un cambio de dirección, sino que después de “aguantar” que se traicionaran esos ideales un número no pequeño de veces, la cosa acabó en divorcio.

Como os comentaba en aquel post, es muy curioso el papel de los críticos que viven de una organización con la que están en desacuerdo, mientras que esta usa el atractivo personal de aquel o la pluralidad aparente de la que se viste al acogerlo entre sus filas, para blanquear sus acciones.

Mas allá de esto me gustaría señalar, algo que cualquier educador experimentado conoce:

Aprender pasa por asumir los costes de las propias acciones.

Y yo me pregunto, ¿quién paga estos “errores de confianza”, estas “traiciones” de las que se quejan los críticos? Claro, tú y yo, como siempre. Los ciudadanos.

Estas “paciencias”, estos “perdones”, de los que nadie parece arrepentirse, están muy lejos de ser experimentos con gaseosa, inocuos y bienintencionados. Se parece mucho más a probar fuegos artificiales en el salón de mi casa, y después irse a la suya, sin recoger.

Se parece más a la retahila típica de niños y adolescentes “perdón, perdón, perdón, perdón…” que sólo busca pasar de largo, esquivar las consecuencias, evitar la reparación del daño. Los que nos dedicamos a educar sabemos lo improbable que es la comprensión del error sin que se tenga que asumir un coste por él. De hecho, no veo en los adultos un comportamiento muy diferente, en general, que no se mueva por evaluación de coste y beneficio, por mucho que me entristezca y trabaje contra ello.

Hay una responsabilidad en traicionar unos principios. Hay una responsabilidad en recomendar a alguien y que luego resulte perjudicial para aquellos que asumieron tu recomendación.

Si jugamos a ser el “crítico”, el “verso libre” deberemos asumir nuestra responsabilidad, en lugar de “perdonar” a la organización y dejar que los demás paguen los platos rotos. Hemos participado en el engaño a otros, hemos sido imprudentes y atrevidos, y alguien ha resultado dañado.

Y, los ciudadanos, consumidores y votantes, haríamos bien en pasar costes a quienes actúan así de irresponsablemente (o de malintencionadamente). Y hacerlo en la moneda que les importa: el dinero… u otros elementos monetizables, como los votos.

(1) Mt 18, 21-22

Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?

Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.

(2) https://es.wikipedia.org/wiki/Timeo_Danaos_et_dona_ferentes


Los “críticos” tienen fecha de caducidad

2 julio 2014

Una de las cosas que hacemos los humanos es asociarnos. Supongo que porque está escrito en los genes… y porque frotarse mola… pero eso es otro tema.

El caso es que en cualquier institución está la figura de “los críticos” o el “sector crítico”, que incluso pueden formar un grupúsculo dentro de la propia organización y hacerse llamar a sí mismos… ¡”Los críticos”!

Y, ¿a qué viene todo esto? Pues a que estoy un poco harto de determinados críticos. Os cuento.

En mi opinión, un crítico debe tener fecha de caducidad. Veamos por qué.

Resulta que quiero cambiar/regenerar/volver a su prístina pureza a mi organización.

Pero también resulta que ocurre alguna o varias de estas cosas

  1. No me hacen ni caso
  2. Me hacen caso sólo en cuestiones menores, puro maquillaje
  3. Toman acciones puntuales que van directamente contra los principios que defiendo.

Y resulta también que yo sigo en la organización… aunque soy supercrítico.

Pues eso, que estoy harto.

Cuando ocurre esto, tanto la organización como el crítico sacan partido de la situación.

– La organización:

  1. Se viste de guay, porque es plural y alberga múltiples voces y tal… aunque sigue haciendo lo que la dirección quiere.
  2. Obtiene votos y apoyos de personas que llegan a la organización a través del crítico que tiene un discurso molón y que promete cambios.

– El crítico 

  1. Sigue cobrando, viviendo de, o teniendo la plataforma de la organización.
  2. No tiene que responder por las acciones de la organización porque mantiene su discurso chupiguay

Sí, sí… ya sé que las cosas no se cambian en un día, pero si te tiras veinte años en una organización que va en contra de tus principios, algo pasa, compañero.

Ahora te hablo a ti directamente, tú que eres crítico chupiguay.

Para mí tu actitud tiene fecha de caducidad, sólo te concederé un tiempo para ser crítico chupiguay.

Pasado ese tiempo, si tu organización no te hace ni puto caso y lo que está haciendo es maquillarse de estupenda contigo, usarte a ti para engañarme a mí y que dé apoyo a lo que ni tú, ni yo, apoyamos… no me vale de nada que te etiquetes como crítico.

Si eso no te indigna y no sales de la organización, entonces sintiéndolo mucho, te conviertes en un engranaje más de ese sistema y tendrás que asumir sus acciones y comerte las críticas a ella, porque tú eres parte de eso. En particular que me hayas engañado (conscientemente o no) llevándome a apoyar a esta organización por lo que sugerías/prometías.

Ahora os queda a todos mirar con atención a todos esos críticos, renovadores, nuevas propuestas, etc. y ver si en realidad es el sistema tomándoles el pelo y usándolos para tomárnoslo a nosotros, o ellos mismos haciéndose un hueco cómodo para vivir. O bien cuánto tiempo les vais a conceder y qué logros están obteniendo, por si se tratase de un verdadero proceso de renovación.


A %d blogueros les gusta esto: