No conozco un sabio serio

12 junio 2011

Cuando les hablo de inteligencia artificial a mis alumnos siempre les digo que, en mi opinión, el principal obstáculo para definir o conseguir inteligencia artificial es poder definir qué es la inteligencia “natural”. Supongo que estaremos de acuerdo en que no estamos hablando de hacer cuentas rápido…

Para ilustrar esto siempre apelamos a conceptos como la belleza y estoy más que de acuerdo, como sabréis los que pasáis por aquí. Pero hoy querría hacer hincapié en otro aspecto que con frecuencia no tiene una valoración tan “espiritual” como la belleza. Me refiero al humor.

Yo diría que tan difícil de parametrizar qué es la belleza o qué hace bello un cuadro o una melodía, es parametrizar qué es ser divertido o qué hace que un chiste nos haga reír… o más  misterioso aún, sonreír.

Y no añadiré mucho más, sólo quería que os asomarais con asombro al misterio que es la risa, a lo humana que es, a que pertenece a esa parte aún indefinible que nos hace personas, a que os muráis de risa siempre que podáis, y a que os sonriáis al pensar en lo profundo que llega algo tan sencillo como reír.

Bueno, sólo una cosa más… ¿os imagináis a un verdadero sabio que no sonría?

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: