La libélula y su oscuro pasado…

10 septiembre 2009

Seguro que habéis tenido la ocasión de maravillaros con el vuelo de este fantástico animalito. Los que no, aquí tenéis un video magnífico, del magnífico David Attenborough

Y ahora que amamos a este simpático “piloto”… veamos de dónde viene.

Hace unos días, hablando unos amigos, llegamos a la conclusión de que la naturaleza es algo que siempre consigue asombrarnos.

La metamorfosis es una de esas cosas tan mágicas que solemos quedarnos mudos. Aquí tenéis la ninfa en su fiesta de “puesta de largo”. Shhhhh

Bueno ya habéis visto que no todo comparten lo de quedarse mudos…

Y ahora el porqué del título. A ver a qué juegan las ninfas cuando son pequeñitas…

¡A zamparse to’ lo que pillan, con un interesante dispositivo que sería la envidia del mismísimo Alien!

Habréis reconocido la voz de Attenborough. Nos cuenta que toma agua por el ano (proceso normal en ella, porque por ahí se accede a sus agallas) y genera presión suficiente lanzar su mandíbula en dos centésimas de segundo. Caza todo el día, incluso en la oscuridad. Y, aunque en este video no se ve, es capaz de zamparse incluso pequeños peces.

Aquí la podéis ver empezando con un renacuajo.

Y aquí comiéndose un peazo’ pescao‘… Para los impacientes: No pilla uno hasta el minuto dos.

Nuestra amiga en wikipedia: Anisoptera


A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: