Volar sobre las aguas

29 abril 2009

Una de las más recurrentes fantasías es la de volar… la verdad es que tenemos unas ganas, que no desperdiciamos ocasión alguna.

Hace un tiempo estuve viendo un programa de “Cazadores de mitos” donde intentaban probar la veracidad de un video que circulaba por la red donde unos bomberos levantaban un coche a base de colocarle mangueras alrededor apuntando al suelo. Podéis verlo en el blog de Eugenio, Ciencia en el XXI, con otras pruebas de supuestos “videos virales” también muy chulos.

http://eumafeag.blogspot.com/2009/04/virales-y-cazadores-de-mitos.html

Para los vaguetes que sólo queráis ver el coche, lo tenéis en el último minuto y medio de este video

Pues hoy en un zapping me he encontrado este invento. Dicen que el “artista” previene que puede resultar peligroso… ¡no me digas!

En fin, no sé por qué tendremos tantas ganas de volar, pero la verdad es que hemos elegido una de las peores fuerzas para plantarle cara.

Con la electricidad o el magnetismo resulta “fácil”, como hay dos tipos de cargas o dos tipos de polos, podemos atraerlos, repelerlos, rodear unos con otros y anular sus efectos, etc etc.

Pero en el caso de la gravedad sólo hay un tipo de “carga”, la masa. Que se atrae y se atrae y por mucho que nos escondamos siempre sentimos su fuerza.

Tan es así que desde tiempos de Einstein nos es más interesante pensar en que no es el Sol el que nos atrae, sino que deforma el mismísimo espacio-tiempo y nosotros nos “caemos” en el “agujero” que se produce.

Por el momento, la “antigravedad” y la levitación son cosa de magos y ciencia ficción, hasta que los científicos que se afanan ilusionados por encontrar esa “piedra filosofal” nos traigan noticas… aún tendréis que esperar un poquín.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: