Ikea, ¿dónde están los putos muebles?

17 noviembre 2016

Supongo que habéis visto el anuncio de Ikea y probablemente os haya gustado. Os confieso que a mí también, me gusta la idea, me gustan los actores… me gusta.

Os invito a que lo veáis de nuevo conmigo y os preguntéis mientras lo hacéis: ¿Dónde se habla de los muebles?

Efectivamente, queridos míos… no es a los diez segundos, ni a los veinte, ni a los cuarenta. No se habla de muebles en todo el anuncio.

Con el tiempo he ido aprendiendo a aceptar las tesis de los publicistas, qué funciona y qué no. A veces no comprendo los mecanismos, y supongo que ellos tampoco, es más, me atrevo a pensar que quizá no les importe demasiado, mientras funcione.

Parece ser que para que compre un producto sólo necesito que se estimule un sentimiento amable en mí, o de simpatía, o de comprensión, o de identificación… de la forma que sea, por poco que tenga que ver con el producto que voy a comprar. Parece ser que basta con que me ablanden un poquito el corazón y seré una víctima más fácil para esa marca, que en ese momento vulnerable, se asocie con mi emoción. Insisto, no es necesario establecer un nexo lógico entre el producto en cuestión y el sentimiento. Alucinante, pero lo acepto.

Así que, os dejo deberes. Al igual que a mis alumnos, a los pobres que hoy me escuchaban gritar indignado “¿Dónde están los putos muebles?” mientras lo veíamos, os dejo como ejercicio buscar otros anuncios donde se siga una estrategia similar.

Finalmente, sed humildes y huid de la publicidad… no sois, no somos,  suficientemente listos para resistirnos.


A %d blogueros les gusta esto: