Si las pilas del mando están gastadas, aprieta el botón más fuerte.

5 octubre 2020

¿Os suena? ¿Lo habéis hecho? ¿Pensáis que funciona?

Me disculparéis, pero no funciona. Apretar fuerte un interruptor no influye en el voltaje de un circuito, salvo que el interruptor esté roto, vaya.

Lo importante de esto es, como siempre, la reflexión.

Cuando veáis a alguien golpeando el lateral de un PC, pidiendo por favor que vuelva Internet o invocando a cualquier santo para que termine la actualización del portátil, pensad por un momento en las leyes que rigen el comportamiento de esos aparatos.

La conclusión es que el usuario no necesita ningún conocimiento sobre el funcionamiento del aparato para poder utilizarlo.

No necesitas saber una palabra de termodinámica para conducir tu coche o para ducharte con tu caldera, ni haber oído mencionar a Maxwell o a Berners-Lee para conectarte a una WiFi. Hasta puedes hacerlo pensando que provoca cáncer… y te funcionará igual de bien que a mí.

Y este hecho terrible, es una de las razones por las que los «utilitaristas» (en el peor sentido, el más básico y cortoplacista) no tienen ningún interés en ese conocimiento básico de la ciencia. No lo necesitan para sus actividades cotidianas. Nadie pide un logaritmo de patatas.

Y por eso, cuando argumentamos en favor de la popularización del conocimiento científico, hay que ser fino y no errar el tiro. Si erramos en el diagnóstico, ¿cómo vamos a acertar en el tratamiento?

Tanto me ocupó este pensamiento, que mi último libro divulgativo (hasta este momento) iba precisamente dirigido a esa población que considera que ninguna ciencia era de aplicación «útil» en su vida cotidiana.

Así que recopilé un conjunto de experimentos caseros y life hacks en los que el conocimiento científico te producía una ventaja directa en las actividades más prosaicas del día a día, junto con una somera explicación científica de su por qué (o de su cómo).

Si os apetece echarle un ojo… o regalárselo a aquel que te repite una y otra vez que la ciencia no sirve para nada, aquí lo tienes. Y de paso puedes contestarle: A ti no te sirve, porque no la conoces.

Como Einstein por su casa. La (brico)ciencia para todos

Anuncio publicitario

La importancia de contar lo básico

24 septiembre 2018

En nuestra sociedad hay una falta de conocimiento sobre lo más básico de la ciencia que hace que seamos más débiles, menos libres, más fáciles de manipular, menos felices.

Los que me conocéis, ya sabéis que esa es mi batalla y mi trinchera.

Os dejo mi intervención de Naukas Bilbao 18, donde veréis claro que contar ciencia fundamental puede ser, además de necesario, divertido, entendible e incluso aplicable al día a día.

Desde aquí hago de nuevo un llamamiento a los medios para que se den cuenta de que este tipo de contenidos son de mucha calidad y entretenidos, además de un servicio público.

Agradecemos mucho a eitb su diligencia con el streaming y con esta provisión de vídeos.


Entrevista en La Aventura del Saber por Como Einstein por su casa

31 enero 2018

Los amigos de La Aventura del Saber nos hacen un huequito para hablar de nuestro pequeñín. A partir del 33:40


Presentación en La Central (Madrid) Como Einstein por su casa

12 enero 2018

Queridos lectores, os tengo un poco más abandonados de lo que quisiera, pero no olvidados…

De momento os convoco a la presentación que haremos en La Central de Madrid el sábado 20 por la mañana.

No es un espectáculo infantil, es para toda la familia y público en general. Los chavales mejor como de 12 años para arriba.

Prometemos risas, trucos caseros, quema de condones (spoiler) y mucha ciencia que es nuestra manera de ver el mundo. Os espero


Presentación en Madrid VIERNES 15

14 diciembre 2017

Presentamos Como Einstein por su Casa este viernes 19 de diciembre

 


Como Einstein por su casa. Nuevo libro

30 noviembre 2017

Efectivamente… tenemos libro nuevo. (Papel y electrónico)

Hemos llevado el cacharrismo un paso más lejos y este libro consiste en una colección de «trucos caseros» y conocimientos directamente aplicables a tu vida cotidiana.

Ya nunca más podrán decirnos eso de «¿Y esto para qué vale?»

No es un libro infantil, aunque seguro que los chavales también pueden disfrutarlo.

Más información sobre el libro en la editorial



A %d blogueros les gusta esto: