Halagos envenenados

7 febrero 2016

IoanGruffudd-20070504

Ayer, viendo una de los Cuatro Fantásticos, el “superprofe” tenía una curiosa conversación con un militar. Este insinuaba q el tipo de goma era un “nerd” que no había jugado al fútbol en la uni, un inadaptado, un petardo, poco hombre… vaya un tío de segunda categoría, porque lo que molaba es ser “popu”, fuerte, ligón y estar en la cresta de la ola.

La respuesta del elástico parece un ZASCA en toda regla que además incluiría un alegato en favor de los cerebritos y empollones del mundo.

Le dice, que, efectivamente, no jugó al fútbol porque estaba estudiando, pero que, gracias a eso, ahora es uno de los tipos más inteligentes del siglo, que va a casarse con la mujer más guapa del mundo y que le da órdenes a él.

Bien, pues puede que sea un zasca pero, desde luego, no es un alegato en favor de los nerds ni de los inadaptados en general… sino TODO LO CONTRARIO.

Lo que el prometido de la mujer invisible le restriega al militar por su castrense jeta no es que ser nerd mola, es que él es el más popular, el que se zumba a la tía más buenorra y el que gana más pasta. Le dice que, de alguna manera, estudiar era mejor camino que jugar al fútbol americano para ser el más popular. Así que muuuuy lejos de criticar el sistema de castas, lo reivindica y se sitúa en la cúspide. Muy mal.

En mi opinión, sí hay cabida para la zona intermedia (y en este precioso post lo defiendo) para los que no somos excelentes en nada pero queremos vivir intensamente nuestros pequeños triunfos y logros, pero no es derrocando a otro tirano para sentarme yo en su trono y quedarme con sus hembras.

Anuncios

Vive como quieras y paga el precio

14 marzo 2011

Típico problema en clase: Alguien ha hecho algo que no debe, no dice nada y el resto tampoco.

Me ha pasado hace poco a mí y en este caso me gustaría incidir en esa gente que es “inocente”, precisamente para discutir esa condición.

La información no es neutra.

Cuando una persona te cuenta algo que ha hecho o cuando lo hace en tu presencia te pone en un aprieto.

Puedes contarlo o no contarlo. Puedes encubrir o delatar… no puedes quedarte al margen.

Si presencio una pelea o un maltrato, cualquiera de las dos elecciones es posible que me pongan a alguien en contra, pero no hay ninguna alternativa más.

No critico las elecciones que tome cada uno, lo que digo es que no se quejen del coste que se paga.

Por ejemplo, tú eres amigo de una pareja. Presencias que él le ha sido infiel. Ya estás metido hasta el cuello en el asunto, o le encubres o le delatas. La única solución intermedia que se me ocurre es decirle a mi amigo que o se lo dice él hoy o se lo digo yo a ella mañana… lo que probablemente me lleve a discutir con el caradura de mi, ahora entre comillas, “amigo”.

Si eliges proteger a tu colega y no le dices nada a ella, tendrás que pagar el coste de perder o al menos enfriar la amistad con ella. Desde luego no esperes que ella te esté agradecida o te invite a comer, has elegido traicionar su confianza, además en un caso en el que esa persona no había hecho nada malo.

Salvando todas las distancias que queráis, eso es lo que hacen esos alumnos que encubren a los otros alumnos, eligen un bando y se acaba la confianza entre nosotros. Ese es el precio, algunos lo pagarán gustosamente, y a otros supongo que les dará algo de pena que nuestra relación se haga más fría, más legalista, y menos personal… pero ese es el coste.

Una cita que leí hace no mucho y que me gusta particularmente decía:

No esperes a poder vivir como quieres, vive como quieras y paga el precio.

Insisto, no pretendo decir qué tiene que elegir la gente, que cada uno elija lo que le dé la gana… pero que sepan que tiene un coste, que lo paguen y listo.

Aquí viene muy a cuento el tema de los “chivatos” y esos códigos de silencio mafiosos que son tan populares en los colegios e institutos.

De momento hay que informar a los alumnos que encubrir o dar un testimonio falso para un mayor de edad es un delito… así por lo menos no perpetuamos la conducta.

En segundo lugar, realmente el débil o la víctima, si no son capaces de lidiar con la situación o el abusador no cede, tiene que “fastidiarse con jota” y no puede acudir a la autoridad para que le proteja… que para eso está???

Estado de derecho o ley de la jungla???

Escribí hace un par de años un texto a este respecto, que comparto con vosotros

SER UN CHIVATO

Me insultan, me pegan o me roban y no puedo decir nada porque sería un chivato.

Veo como insultan, pegan o roban a otro que no tiene ya fuerzas para quejarse y no es capaz ni de decírselo a su familia, pero no puedo decir nada porque sería un chivato.

A ver si me entero.

• No es malo pegar o maltratar a otro.

• No es malo quitarle el dinero que traiga o romperle sus cuadernos.

• Lo malo es quejarse de que a uno le están acosando, maltratando… porque ser un chivato es lo peor del mundo. Es mucho peor que ser un agresor, un maltratador o un chorizo.

Creo que nos están engañando.

Creo que se han montado un negocio estupendo.

Ellos me pueden hacer lo que quieran y yo ni siquiera puedo protestar.

Si intento ayudar a un amigo o a un compañero que sea una víctima de ese maltrato también soy malísimo. La víctima y el que ayuda son los malos, el agresor no.

Nos están engañando.

Ya está bien de tomaduras de pelo, los acosadores son los que están haciendo algo malo y son a los que se les debe hacer cambiar su conducta, no a las víctimas que quieren defenderse y vivir una vida tranquila.

Defiende tus derechos y defiende los de aquellos que sean más débiles o que estén tan deprimidos que no tengan fuerzas para hacerlo ellos mismos.

Ya está bien…. Además de víctimas no seamos tontos.

 


A %d blogueros les gusta esto: