Siente a un alumno a su mesa

Caminante entre las nubes. Caspar David

Seguro que recuerdan aquella llamada “Siente a un pobre a su mesa”, probable fruto de una concepción caritativa de la provisión de los derechos fundamentales. Hoy la recordaba porque otra consigna, mucho más celebrada y de moda, comienza a sonarme parecida: “Actúa local”.

Cada vez veo más claro que tenemos dos dimensiones irrenunciables en la actividad humana, digamos la privada y la política, la personal y la social… entendiendo, por supuesto, que hay intersección no nula. No escatimo el adjetivo, irrenunciable, ya que la vida nos interpela en ambas facetas y la ausencia de respuesta es, de hecho, una clamorosa respuesta.

Diría que en la juventud se le atribuye a la dimensión política mucha más capacidad de la que, en la práctica, tiene. Todos queríamos cambiar el mundo.

Cuando se intenta actuar, o con el tiempo, empieza a verse que no es tan sencillo, ni tan rápido. En algunos casos esto genera una deriva conservadora e individualista, buscando mantener las migajas que se han acumulado, en otros, simplemente hartazgo, sumisión, aceptación de que las cosas son como son. Mención aparte para los más dañados por las circunstancias, que simplemente se afanan en subsistir. Y, entre los que comen caliente, hay también quienes no son capaces de acallar sus conciencias, que les siguen pidiendo esa necesaria transformación del mundo.

Con el tiempo me he vuelto menos “comprensivo” con la negación de la dimensión política de la vida que se practica tan a menudo por los indolentes y, lo que es más preocupante, por los bondadosos. De la misma forma que un político “amable” de una organización corrupta o dañina acarrea una responsabilidad en su militancia, los ciudadanos que damos la espalda a la responsabilidad de nuestra participación en las estructuras, o que directamente las obviamos, también somo deudores de nuestras acciones y omisiones.

Que la condesa sentase a un pobre a su mesa en un día señalado, mientras seguía perpetuando la opresión, se nos antoja repugnante. Salvando las diferencias, ¿qué hago yo cuando hago extraescolares por la cara o trabajo los fines de semana? ¿No estoy “sentando a un alumno a mi mesa”? ¿No es eso pan para hoy y hambre para mañana? ¿No debería luchar porque fuese estructural el tiempo y el personal necesario para la atención adecuada, el periódico del centro, el grupo de teatro, el equipo de deportes, etc.?

No lo hacemos porque seamos gilipollas, es que tú ves los ojos del chaval que “sientas a tu mesa”, al que le dedicas horas, al que le das apoyo… los ojos que no contemplas son los de los que no ven provisto su derecho porque da la casualidad de que no hay suficientes mártires o héroes en su centro para cubrir todas las necesidades.

Como en el caso del dilema del tranvía, me duele más el daño que se produce por mi acción que por mi inacción, y me siento mucho más culpable de dejar a ese chaval tirado que si lucho por mejorar la estructura, pero el daño que se hace es mucho mayor. Tenemos una responsabilidad política por las implicaciones de nuestros actos individuales y por la participación, o ausencia de ella, en lo común.

Ir a llevar café a las personas sin hogar, dar clases gratis, ir a atender enfermos, nos produce una sensación agradable de empatía con el prójimo, nos ocupa el tiempo, nos gasta las energías… nos vamos a la cama complacidos con hacer lo que se puede. Me pregunto si es eso todo lo que podemos hacer, si elegimos ese refugio cómodo de la acción local dando por perdido el cambio estructural, pensando en vivir como Kung Fu, arreglando lo que salga a nuestro encuentro, secando las lágrimas de los ojos que vemos y no pensando mucho en los que no vemos. ¿Es quizá una profecía autocumplida? ¿Nada puede cambiarse justo porque no lo intentamos?

Javi, encima que hacemos cosas, con tanto cabrón suelto que hay, ¿nos sacas los colores a nosotros?

Y, ¿con quién podría hablarlo, queridos, con quién? ¿Con los cabrones? ¿Con los que no tienen fuerzas más que para agradecernos la ayuda cuando se la podemos dar? ¿Quién está llamado a cambiar esto? ¿Nos rendimos del todo? No lo sé. Sólo hablo en alto para los que se paran a escuchar.

9 Responses to Siente a un alumno a su mesa

  1. Angeles Benito dice:

    De entrada, yo diría que votar en unas elecciones no sólo es un derecho sino que debería ser una obligación.
    No es suficiente la caridad, ni la voluntariedad.

    Me gusta

  2. aherran12 dice:

    ” PARAR A ESCUCHARNOS ”

    Es una buena invitación. La acepto:

    ” Y al ESCUCHARTE _ AMIGO del ALMA _ me veo reflejado en ti, yo que he tenido la suerte de disfrutar de tu COMPAÑIA y sobre todo de tu COMPRENSIÓN , hacia los que te salíamos a tu encuentro…

    Retomo tu reflexión, Vale, comparto contigo que tenemos las dos dimensiones, la Privada – Personal y la Política – Social y que las dos las hemos de trabajar cada día.

    Pero yo, últimamente estoy experimentando desde mis adentros otra dimensión que es: ” La de SENTIR que NO ESTOY SOLO ” , que cuando me paro y cuando abro bien los ojos, empiezo a VER – SENTIR dentro de mi CORAZÓN, a otras personas como TÚ, como YO, como muchas más personas que formamos el ” NOSOTROS ” y que estamos PARTICIPANDO con nuestras pequeñas energías (acciones) para dejar a nuestros hijos y nietos un mundo mejor.
    Esta es mi oración de cada día:

    Me ENTUSIASMA cada vez más

    SENTIR la PRESENCIA

    de la UNIÓN de todas esas PERSONAS que CUIDAN a otras
    ( El AMOR de DIOS ).

    Dentro de mi CORAZÓN.

    Gracias Javier

    Le gusta a 1 persona

  3. juangarpea dice:

    La pregunta sería: ¿Qué cultura política hay en España? Llevamos cientos de años cerrando la CULTURA POLÍTICA del pueblo, recuerda “Gobernar para el Pueblo, pero sin el pueblo”. Y es que el pueblo somos analfabetos total. Y a los políticos no les interesa cambiar el paradigma. Los egipcios ya conocían los métodos para seguir montados en el poder.

    Me gusta

  4. Pablo dice:

    Lo que no pone la sociedad, lo pongo yo con mis riñones y, ya de paso, le hago un favor a la sociedad, pero perpetuo la injusticia.
    “Es lo que hay”. Coletilla “modelna” y repugnante, compendio de la indolencia y sumision personal.

    Me gusta

  5. Agustín Sardón dice:

    Plácido. De Berlanga, 1961.

    Le gusta a 1 persona

  6. libreoyente dice:

    Querido amigo y compañero en la nube: Se te echaba de menos. Atinada y valiente reflexión, como siempre, planteando algo que muchos constantemente también nos planteamos. Más, que es la vida, si no incertidumbre en la que tratamos de compaginar decisiones a veces contradictorias?. Recuerdo que mi abuela tenía un refrán que decía: “Tejiendo y destejiendo va la niña aprendiendo”. Creo que hacía referencia a la ancestral figura de Penélope, o sea que fíjate.

    Me gusta

    • javierfpanadero dice:

      Gracias por tus palabras. Efectivamente, cabalgando la incertidumbre, buscando algo de luz. Me disculparéis pero es que andaba escribiendo.. de momento llevo tres obras q espero podáis disfrutar en el futuro 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: