El mito y el rito

¿Os acordáis de los cascos quitamultas? Calimeros los llamaban también…

La “lógica” de quienes los usaban funcionaba así:

  1. Tienes que llevar caso
  2. Llevo casco
  3. Fin

Pensemos que para eso estamos aquí.

¿Cuál es el espíritu de la norma? ¿Cuál es el objetivo que se busca? ¿O es sólo un RITUAL?

Si el casco no te protege por construcción o porque no esté atado… ¿por qué lo llevas?

Supongo que más de uno está haciendo el paralelismo con las mascarillas en la situación actual.

Si te la pones mal, si te has pasado del tiempo de uso, si no cumple con las especificaciones… si no la llevas porque como vas fumando “no pasa nada”… ¿qué estamos haciendo?

Un buen amigo traía este concepto del RITO, del ritual, de cumplir con unos “movimientos” o unos elementos, sin pensar en qué efecto REAL tendrán.

¿Puede ser que andemos transitando esos caminos en los discursos desde hace tiempo? ¿Puede ser que estemos perdidos en símbolos que han sido vaciados y nos parezca que la realidad responde a nuestros deseos más que a sus reglas?

Fijaos que ya os conté que no tengo problema alguno con los milagros… si ocurren de veras. Si eres Neo y esto es Matrix debes esquivar las balas… si te dan como a los demás, creo que tu relato está vacío.

¿Habéis oído hablar de los criterios de certeza? Se enseñan en la maltratada filosofía de bachillerato. Se trata de qué “prueba” usas para determinar si algo es cierto o no. Hay un buen puñado: Puedes confiar en una revelación de tus sueños, te puede bastar con que lo diga tu profeta (argumento de autoridad) o puedes elegir el contraste con el mundo que percibimos, lo que llamamos pruebas empíricas. En ciencia optamos por esto último y por eso sometemos nuestras teorías a “experimentos”.

¿Has pensado en cuál usas tú?

Todo el mundo se cree muy “realista”, pero, por ejemplo, ¿has mirado qué dice la investigación educativa sobre esa manera que te PARECE tan buena para enseñar a tus hijos o tus alumnos? ¿Has comprobado si, además de que tu conversación con tu hijo o tu clase quedase muy bonita para un vídeo, ha tenido algún EFECTO en su aprendizaje? ¿O estamos trabajando bajo una teoría sin contraste, un MITO?

Vamos un paso más allá… cuando sólo cumplimos con movimientos, llevar objetos, hacer “lo de siempre” de una forma acrítica, cuando hemos perdido el espíritu de la norma y obviado el contraste de su efectividad… cuando actuamos así, ¿por qué lo hacemos?

¿Es que en realidad no nos importa el resultado? Quiero decir, si tú crees que la violencia que se ejerce sobre mí se arregla con mediación, manifestaciones, cantos, soltando palomas o recopilando firmas, ¿por qué me paras físicamente, o me empujas, o me pegas incluso, si intento entrar en tu casa a beberme tus fantas? ¿Por qué no me cantas lemas que rimen hasta que desista?

Este comportamiento sería muy triste y dejaría sin “servicio” a todo aquel que sufre de nuestros mitos y ritos cuando viene a buscar ayuda o un servicio, pero hay algo más triste aún. Todos sabemos que hay muchos creyentes en medicinas “alternativas” y “energías” que vuelan a la medicina que funciona en cuanto tienen una carraspera, porque ellos son los más conscientes de la falsedad de su discurso, pero no olvidemos que hay quien muere amarrado a su totem sin ir al hospital, quien no vacuna a sus propios hijos, y quien cree en esos símbolos vacíos, usándolos y extendiendo su uso. Estos son ignorantes, más que malvados, pero el daño que se hacen a ellos mismos y a otros es igual de tremendo.

Quizá haga falta poner las cosas en su sitio, en los discursos también, y no permitir más que se llenen esos espacios públicos de información con “basura intelectual” que enfanga nuestros entorno y nuestras mentes.

No, no vale todo. No, no vale cualquier opinión. No, no es equivalente cualquier teoría. Ni tampoco cualquier criterio de certeza.

Si lanzo tu móvil por la ventana no parará su caída porque hagas una ley contra ello, ni porque acuerdes y firmes una petición online, ni porque tú opines otra cosa respecto de la gravedad.

La realidad es lo que es, no lo que tú eliges que sea.

En este espacio buscamos qué es y te anticipo que es algo más extraño que tus sueños más raros… lo hemos MEDIDO. Añado que la ciencia, como manera de acercarse al mundo, no tiene ningún problema con cambiar de modelos y explicaciones el día que se PRUEBE que funcionan, pero no a la llegada del primer cuñado.

Así que, no hay ningún problema con que muevas objetos con la mente… siempre que los muevas. Mientras, levántate del sofá y baja la basura como hacemos los demás, y deja de dar la brasa a tu familia.

2 Responses to El mito y el rito

  1. JuanL Roje dice:

    Me gusta lo que escribes pero me temo que para la gente de Twitter sea demasiado: les gustan mas los eslóganes que los pensamientos.
    Os invito a estos también en https://anreac.wordpress.com/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: