¿Es ciencia si no se comunica? ¿Es lo mismo investigador y científico?

Fuente: Wikipedia

Tenemos debate en las redes a cuenta de esto.

Todo esto va precedido por IMHO… bueno, mejor, IMNSHO (In my not so humble opinion).

Creo que se trata básicamente de un problema de terminología, aunque pudiera haber por debajo una discrepancia más filosófica.

La ciencia es la aproximación empírica a la búsqueda de la verdad. Intentamos evitar creer a pies juntillas en lo que las cosas “parecen” ser, tanto por su apariencia como por cómo las percibimos e interpretamos.

El criterio para solucionar esto en otras aproximaciones al conocimiento puede ser el argumento de autoridad (lo que dice papá/mamá/el profeta/el libro sagrado…), el pensamiento propio, lo que “sientes” por dentro o por fuera. Pero en la ciencia somos empiristas.

Eso tiene que ver con el contraste de lo que “nos parece” (nuestras hipótesis) con lo que consideramos real. Esto tiene serios problemas, en ciencia se suele zanjar con decir: hagamos experimentos y que estos sean reproducibles e independientes del observador (objetivos vs. subjetivos).

No siempre es tan sencillo ser reproducible (en observaciones de eventos astronómicos, por ejemplo) y la independencia del observador (o del sujeto experimental (en ciencias sociales o medicina, por ejemplo) tampoco. Para eso arbitramos experimentos a doble ciego y otras técnicas.

Pero sobre todo esto sobrevuela nuestro gran “truco” para ser objetivo que es la revisión por pares. Los descubrimientos a los que llegamos son puestos por escrito en detalle y esos textos leídos por investigadores que dilucidan si lo que decimos suena razonable y confiable, permitiendo su publicación en caso afirmativo. Ojo, no se replica el experimento antes de publicarlo, sólo se evalúa lo que decimos. Más adelante otros investigadores de nuestro campo intentarán replicarlo y ver si sus resultados están de acuerdo con los nuestros.

Este sistema adolece de muchos defectos y da lugar tanto a publicaciones falsas como a rechazos de investigaciones ciertas, pero es el menos malo que conocemos.

Lo que no hay que olvidar es que todo esto no forma parte del empirismo inicial, sino que es una manera de intentar garantizarlo. Para algunas materias, como los estudios médicos, es imposible llegar a ninguna verdad científica en la que no concurran miles de personas, entre investigadores y pacientes. En cambio, hay leyes físicas que pueden descubrirse y redescubrirse en la soledad del laboratorio las veces que queráis, como las ondas electromagnéticas.

De esta forma, podemos asumir que la comunicación a la comunidad científica de los descubrimientos es, a día de hoy, parte imprescindible de la garantía empírica de la producción científica.

¿Es eso “divulgación”? Pues depende.

El término divulgación está tan cambiado de significado (como tantos) que si no pactamos antes qué significa no tiene sentido que sigamos conversando.

Si entendemos por divulgación cualquier comunicación científica más allá de los investigadores implicados, entonces diremos (bajo la obligatoriedad de la revisión por pares para garantizar el empirismo): Algo no es ciencia si no se ha divulgado.

Si entendemos como divulgación la transmisión de conocimiento sofisticado al público lego en esa materia, al vulgo, entonces, podemos tener ciencia sin que esta haya sido divulgada.

¿Queremos decir que la divulgación, en esta acepción, no es buena o necesaria? En absoluto.

Como nos recuerda con acierto, siempre que puede, Natalia @bynzelman, no solamente es necesaria o conveniente, es un DERECHO HUMANO reconocido y firmado por la mayoría de los países.

Voy más lejos, es un puro contrato mercantil, tan antiguo como el trueque.

¿Quién paga las investigaciones en organismos públicos? ¿Quién paga las subvenciones a la investigación en las empresas privadas? Efectivamente, la sociedad. Nosotros.

Por lo tanto, la divulgación a la sociedad en su conjunto es, no sólo un derecho, es además la justa retribución a quien paga de los resultados obtenidos con su dinero.

Así que, alguien debe hacerse responsable de divulgar ese descubrimiento a la sociedad, por derechos humanos y porque estamos pagando… pero no se convierte en ciencia en ese momento, lo es desde antes.


Y me disculparéis que os añada la segunda pregunta en el título, pero me recuerda mucho una controversia a otra.

¿Cómo definimos científico? Ya lo discutimos en otro post. Os resumo.

Si científico es sólo aquel que produce ciencia, entonces son sólo un puñado de personas, en momentos puntuales (salvo que demos por válido todo el proceso, incluso si no llega a ningún resultado positivo), deja de serlo en cuanto abandona la actividad investigadora, aunque haya estado cuarenta años dedicado a ello.

Cuando una definición deja fuera a gente que el sentido común nos indica que deberían estar dentro… quizá sea el momento de revisarla.

Yo no le quitaría el estatus de científico a un investigador jubilado.

Quizá podríamos usar el término investigador, para que el que está o ha estado dedicado a la labor de la producción científica, pudiendo matizar aún más diciendo “investigador en activo”.

¿Qué hacemos con el término científico?

Perdonad que me ponga como ejemplo.

Soy físico, especialidad física fundamental. Sólo por conocimientos sobre la naturaleza de las cosas, me niego a que nadie me tilde de “no científico”… en tanto que no quiere adjetivarme como “científico”.

Pero es que además, llevo más de dos décadas dedicado a la enseñanza de la ciencia y por lo tanto a la imprescindible formación de algunos que luego han devenido en investigadores. ¿No soy, por esto tampoco, parte de la comunidad científica?

Aquí podemos establecer una zona intermedia y llamar científicos a aquellos que por su formación o por su trabajo andan necesariamente implicados en actividades que se relacionan intensamente con la ciencia.

Pero a mí me gusta extenderlo aún más, me gusta hablar, más que de científicos, de personas con actitud científica. Y aquí cabemos todos.

Una persona con mínimos estudios que, habiendo escuchado un “rumor” sobre que algún “remedio” cura o no cura, acude a una fuente de la comunidad científica que se base en la evidencia conocida, me parece que puede ser mucho más científica, en su actitud, que un químico que consuma homeopatía.

Así que yo lo dejaría así: Investigadores en activo, investigadores, científicos y personas con actitudes científicas.

Una vez más, me preocupo de poner la ciencia al alcance de todos… no digáis que no molo.

4 Responses to ¿Es ciencia si no se comunica? ¿Es lo mismo investigador y científico?

  1. juangarpea dice:

    Perfecto…como siempre. Un saludo

    Me gusta

  2. Angeles dice:

    Molas mucho!
    Muchas gracias. 👍

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: