De puristas y sectores críticos… de pactos con el diablo.

El diablo visita a Fausto

Fuente: Wikipedia

Interesantísimos especímenes, que viven en peligrosas regiones. Veamos.

En las administraciones, hay una complicada zona intermedia, donde no eres ni un funcionario de carrera, ni el ministro, donde desempeñas un puesto (más bien) técnico, pero por un nombramiento directo y con derivadas políticas.

Hace poco me llegó un artículo argumentando que nunca debía uno sumarse a este tipo de puestos, ya que el daño que harán esas administraciones al sistema, en general, nunca será compensado por la cuota de bien que uno podría hacer desde esos puestos, de forma que el único comportamiento éticamente correcto era la oposición frontal. Muy claro, yo mismo podría haber firmado eso… salvo por el purismo que trasciende.

La vida mancha, queridos.

El discurso purista es perfecto en el papel, pero también hay que actuar y (casi) todas las acciones en el mundo real tienen, como mínimo, bordes grises.

Sería para mí muy fácil sumarme al purismo, soy funcionario y divulgador científico, es complicado ser más blanco que eso. Pero, ¿son todo el resto de actividades, que la sociedad NECESITA, así de puras? La verdad es que no, y son necesarias, imprescindibles. ¿Cómo trabajar en el sector bancario, por ejemplo, sin tocar zonas grises? ¿Cerramos todos los bancos? ¿Cualquiera que trabaje en uno es un ser poco ético?

Para quien no lo vea claro aún, os confieso que ni siquiera mi actividad es tan blanca. ¿Qué anuncios ponen en el intermedio del programa en el que me han entrevistado? ¿Qué anunciantes están PAGANDO mi entrevista? ¿A quién estoy, por lo tanto, PROMOCIONANDO?

Ni siquiera como profesor, ¿para qué administración trabajo?¿Quién se apuntará mi buena práctica docente para ser elegido de nuevo? ¿Qué leyes estoy apuntalando o, directamente, IMPLEMENTANDO? ¿El segregador bilingüismo, por ejemplo? ¿Estoy parando y plantándome ante la destrucción del servicio público de calidad?

Entonces, Panadero nuestro, ¿dices que “pactar con el diablo” no presenta ningún problema ético? En absoluto, como el resto de actos, también “mancha”.

Aquí es donde entran “los críticos”, “los independientes”. Hace ya tiempo os decía que, en mi opinión, tienen “fecha de caducidad”. Os resumo el post: si después de mucho tiempo, tus posturas críticas no alcanzan nunca a mover las decisiones de la dirección, no eres crítico, tú vives de una organización que actúa en un sentido y ellos se blanquean con tu discurso.

Los críticos juegan “de pillo a pillo”.

El independiente “se la quiere jugar” al grande colándole medidas que parecen alejadas de sus intereses o sus intenciones, mientras el grande intenta mejorar su imagen con estos independientes, aunque no pretenda dejarse influir por su discurso.

“Pactar con el diablo” siempre será un acto con derivadas éticas problemáticas, una decisión personal pero que afecta a muchos. Por eso tus conciudadanos tienen todo el derecho a opinar, incluso a pedir cuentas de actos que le repercuten.

Cuáles de esos “diablos” no son tan malos como para negarnos a cualquier acuerdo será algo que tendrá que evaluar cada uno, y eso hacemos todos en nuestras vidas más o menos grises.

Lo que sí creo que puede exigirnos nuestra sociedad es la VIGILANCIA CONSTANTE.

En ese juego de pillo a pillo, en esa decisión de justificar (grandes) fines por (no demasiado terribles) medios, la clave del éxito es ganar el juego en lugar de ser un mero instrumento de imagen.

Por lo tanto, VIGILANCIA, CONSTANTE, SIEMPRE. Preguntémonos cada poco: ¿Estamos consiguiendo realmente algo? Si la respuesta es no, entonces, en mi opinión, ya no cabe más decisión ética que reconocer que has sido más pillos que nosotros y abandonar. Todos erramos, otra consecuencia de vivir.

Termino deseando mucha suerte a todos.

  • A los que, en su purismo, se quedaron en la trinchera. Ojalá consigan derribar realmente a ese oponente, antes de que nos coman vivos.
  • A los que se mancharon en aras de un bien mejor, sean mansos como corderos y astutos como serpientes.

Pero, sobre todo, mucha suerte para NOSOTROS. En esos juegos, lo que se apuesta es nuestro pan y nuestra sangre.

2 Responses to De puristas y sectores críticos… de pactos con el diablo.

  1. libreoyente dice:

    Excelente artículo. Real y valiente. Efectivamente, equivocarse y perder es consecuencia del vivir. Solo no se equivocan nunca los que nada hacen. Gracias por tan interesante blog.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: