Reflexión de un adicto al trabajo

NOTA: Alguien que TIENE que trabajar 15 horas para poder comer no es un adicto al trabajo o alguien que se “organiza mal”, no jodamos, es un trabajador explotado. Lo siguiente no se refiere a ellos.


A partir de aquí es opinión personal que podéis usar para vuestra reflexión o descartar.

Para mí la clave está en el “tiene” que os ponía en la nota del principio, el adicto no sufre esa presión material para estar tantas horas dedicado al trabajo, tiene otras y de eso quería hablar.

No sé si adicción es un término correcto, si queréis digamos “mal hábito del que no te puedes desembarazar fácilmente y en el que te sientes atrapado mientras disminuye tu calidad de vida y la de los que te rodean”.

Desde luego el ambiente no es nada favorable a una relación sana con el trabajo, habréis escuchado publicidad de pastillas para el dolor, apps, o incluso compresas para que “no te pares”. Aquellos cuya estructura de personalidad les lleve a ser perfeccionistas o responsables en exceso no encontrarán límites ni alivio en una red productiva que les aplaudirá ese exceso de celo.

Así que, sin culpar al abusado, tendrá que venir de este la respuesta, porque será casi imposible que sea un jefe el que te alivie de una carga o un horario por el que no protestas.

Un error común de este tipo de personas es esperar a “sentir” que un trabajo está suficientemente “bien” para dejarlo ahí. Sería el equivalente, salvando las distancias, a que una anoréxica tomara su percepción de peso como la clave para regular su ingesta. El trabajólico tiene la percepción “estropeada” y debe ser razonable y humilde para dejar de confiar en ella. Para mí, la solución es descansar en el criterio de alguien en el que se confíe en lo personal y profesional o en algo tan sencillo como un reloj.

Me explicaré. Si para este trabajo me han pagado tres horas, cuando suene la alarma, así se queda. Si mi trabajo son ocho horas, cuando suene el timbre me voy.

Soy consciente de que existen picos de trabajo, pero cuando TODOS los días tienes que echar horas es que falta personal. Punto.

Uno no puede volverse más inteligente o equilibrado de la noche a la mañana, pero sí puede acceder a la cordura de saberse loco y establecer protocolos que hagan su comportamiento más cuerdo, como por ejemplo, confiar más en el reloj que en tu (distorsionado) criterio.

Algo muy duro para el trabajólico es aceptar que van a “caerse” cosas, pero es inevitable: si trabajabas como una mula catorce horas y ahora vas a hacer ocho, NO vas a sacar las mismas cosas adelante. El error es asumir como propia esa responsabilidad. Repito, ahí había una falta de personal que estabas supliendo con trabajo y salud tú, normalmente para beneficio de empresarios o usuarios, pero NO es tu responsabilidad, aunque eso sea lo que te han hecho creer. Así que ponerse una alarma en el móvil y marcharse va unido a aceptar que se van a conseguir menos resultados y que alguien va a salir perdiendo. Bueno, alguien ya salía perdiendo antes, eras tú, pero, bah, eso no importa, ¿verdad?

Estas transiciones no tienen por qué hacerse por sorpresa, pero también te digo que nadie te creerá cuando avises… porque lo has dicho mil veces y has tragado mil veces. Te recuerdo que lo que más comunica es el Pacífico lenguaje de los hechos. Decir “A partir de la semana que viene me iré a las cinco” y que el lunes estén contando contigo para las seis, será lo más normal, pero deberá bastar con repetirlo cada vez que te digan que contarán contigo y, sobre todo, IRTE el lunes a las cinco.

Quizá haya gente en tu trabajo que sí haga eso y sean trabajadores respetados, y tú vivas en el alucine de que nadie cuenta con que Marisa se quede, pero sí con que te quedes tú. Bien, es justo lo que una y otro les habéis enseñado. Más allá de buscar culpables, decir que vas a hacer lo que harás y hacer lo que dijiste que harías, es algo a lo que la gente se acostumbra, insisto, si de veras te comportas así.

El reloj y la actitud puede ser suficiente para andar los primeros pasos. Te aseguro que cada paso sabe a victoria y ayuda a seguir, así que la recompensa no anda lejos, todo lo contrario, ese primer anochecer que veas fuera de la oficina será como unas merecidas vacaciones.

Como en tantos malos hábitos, la falta de proporción en comportamientos y expresiones son muy reveladores. Nos hemos visto diciendo cosas o escuchando a amigos decir cosas como: Con tanto trabajo no tengo tiempo de comer, o de ir al médico, o de hacer ejercicio, o de ir a ver a mi madre, o de visitar a un querido amigo, o de jugar con mis hijos…

Imagina ahora que le dijeras a algún subordinado: Te prohíbo que vayas a tu revisión ginecológica en dos años, hasta que la empresa no salga del bache. ¿Te imaginas? Pues eso te dices a TI MISMO. Eres un explotador de la peor calaña.

Esas cosas tan importantes, joder, TAN importantes, no deben tener un huequecillo en la agenda sólo si hay tiempo, si no molestan a nadie. Sé que lo urgente desplaza a lo importante de las agendas, y así debe ser, pero si NUNCA hay tiempo para algo, es una manera de etiquetarlo como “no importante”, y en los casos anteriores un grave error

Aunque ya hemos buscado atajos en la conducta que nos ayuden a soslayar nuestra locura (mientras nos vamos curando), sería interesante indagar un poco en las causas. Y aquí se añade otra capa de opinión personal, así que, a vuestra discreción.

Yo diría que este comportamiento tiene mucho que ver con una baja autoestima. Es de hecho uno mismo el que escoge que, por ejemplo, no comer adecuadamente, tienen un coste inferior a aquel documento que querías entregar. Cómo no somos tan gentuza de pedir eso a otros, entiendo que lo que no tiene coste no es el hecho de que alguien no coma, sino que TÚ no comas. Tu dolor, tu daño, tu falta de bien pesa cero en los balances, así que cualquier bien de otro, por pequeño que sea, supera ese coste. Cuando nuestros jefes o compañeros abusan de este ejemplo nuestro, nos molesta mucho que no les importen nuestros costes, pero nosotros mismos les dimos un valor casi nulo.

De la misma forma, cuando nos lanzamos a “hacer y hacer” de manera compulsiva, a meternos en mil proyectos, parece que queramos mostrar o probar nuestra valía. No sé muy bien a quién, si a nosotros mismos, a los demás, a la familia, a figuras paternas… no sé. Lo que sí veo claro es que queremos validar el “ser” con el “hacer”, quiero decir, por ejemplo, que se crea que SOY una buena persona porque HAGO cosas buenas, y esto es un error primario.

No hay título mayor que ser humano y eso no se engrandece significativamente con nada que pudiéramos hacer.

¿Significa eso que debemos quedarnos inactivos sólo “siendo”? En absoluto.

Para mí la locura no está en el hacer, sino en “hacer PARA ser”. Creo que la sabiduría reside en descansar en la serenidad de que ya somos algo valioso, todos nosotros, y ahora ocupar el tiempo que se nos conceda en hacer las cosas que queramos, por el propio placer de hacerlas. Fíjate que parece que llegamos al mismo lugar: somos y hacemos, pero no tiene nada que ver la manera de vivirlo en un caso y en otro.

De hecho diría que ese hacer no compulsivo, sin objetivos de “ego” o apariencia, va a ser mucho más efectivo, y que algunas actividades se caerán para bendición de todos.

Concluyendo. Usa un reloj que ordene proporcionalmente la importancia de las cosas. Obedécelo. Responsabilízate de tu parte, no del resultado. Dale tiempo a lo importante, lo que incluye tu bien y tu salud. No busques tu valor en lo que haces, ya eres valioso, y disfruta haciendo buenas cosas para todos y para ti.

Con todo cariño, por si os sirve.

Anuncios

6 Responses to Reflexión de un adicto al trabajo

  1. Jesús dice:

    Hola Javier.
    Buen artículo. He echado de menos que lo particularices para nuestro colectivo y especialidad. Desde los recortes y los cambios en la LOMCE, yo trabajo bastante más tiempo en casa del que debería por convenio y no veo la forma de ponerme la alarma.

    Me gusta

  2. Hola Javi,

    Gracias por escribirlo. En trabajos pasados me he encontrado con gente de este tipo y el ambiente que se crea por ellos se envenena. Podría contar mil anécdotas, pero no te quiero aburrir y además prefiero no recordarlas.

    Acostumbran a los jefes a que todo puede estar “para ayer” y a que todo se puede hacer: da igual la forma, los modos o los plazos. No hay nada imposible. Por surrealista que sea. No se puede decir que no. Como oí una vez: “mis viernes acaban los domingos a las 12 de la noche”.

    Crean la cultura de que la gente no puede tener vida ni horarios y provocan en algunos de sus compañeros el sentimiento de ser culpable por no estar todo el día en el trabajo.

    Abrazo y feliz verano!

    Me gusta

  3. mcastigarcia dice:

    Muy buenas reflexiones, me aplico “el cuento” y además sumo que, a veces, no sé dejar de hacer una cosa que me parece importantísima (sobre todo cuando quedo por la noche) y seguramente solo lo es para mí.
    Voy a seguir tu párrafo final al pié de la letra
    Un abrazote!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: