Modelos y más modelos

No, no es un desesperado intento de pillar visitas. Voy a hablaros de modelos… de los que hacemos en ciencia.

Mirad:

Cuando queremos medir la longitud que tiene un objeto, primero tenemos que definir con precisión qué es eso y cómo va a medirse.

Aquí tenéis una breve historia de las maneras tan variadas y curiosas que hemos usado para definir el metro.

Hoy decimos que un metro es la distancia que recorre la luz en el vacío durante este tiempo 1/299 792 458 s, con eso calibramos las reglas y con ellas medimos las distancias.

Esto hacemos en ciencia. Definir con precisión y medir lo que es accesible.

Hay cierto problema cuando una palabra tiene un significado en la vida cotidiana y otro en el entorno técnico. Por ejemplo, energía. Cuando estás bajo de ánimo tienes “poca energía”, cuando eres un poco imbécil dirán de ti que tienes energía negativa, y si eres majete, positiva… pero esto no tiene nada que ver con la definición precisa que damos en ciencia y con cómo medimos nosotros la energía.

Pues eso…

¿No veis dónde voy?

Pues que:

  • La “Tasa de pobreza” no mide la tasa de pobreza.
  • El “Coste de la vida” no mide el coste de la vida.
  • Los alimentos “orgánicos” no son “orgánicos”

Etcétera…

Veréis, la “Tasa de pobreza” es un índice que se calcula con las variables que alguien ha elegido como representativas, las ha remezclado en las proporciones que han considerado y finalmente han conseguido un número.

Después de eso, se pone el umbral de la “pobreza” en un valor y si el índice que han calculado para ti anda por debajo diremos que eres pobre.

Pero claro, si lo llamas “Tasa de pobreza” parece que es una medida correcta e indiscutible de cuánto y cómo de pobres somos, pero eso no es necesariamente así. De hecho, más de una vez hemos bajado los índices de pobreza subiendo el umbral. Siguen estando igual de jorobaos, pero ahora decimos que no lo son.

Iba a seguir explicando pero, ¿todavía queda alguien que crea sinceramente que el índice de precios refleja el índice de precios?

El último ejemplo no se cansa de contarlo el incansable JM Mulet. Ser “orgánico” legalmente es cumplir unas ciertas normas en producción, entre las que se incluyen la posibilidad de añadir sustancias “no naturales”, vaya, curioso, ¿eh?

Todo esto es para recordaros, queridos lectores, que en ciencia hacemos modelos, que no podemos hacer otra cosa, que no es fácil, que cuesta mucho, y que siempre tenemos la obligación científica de cotejar las predicciones y resultados que arrojan nuestros modelos con la realidad. De esa comparación saldrán las modificaciones que haya que hacer al modelo si no se ajusta bien, o incluso la decisión de tirarlo a la basura.

Así que mucho ojo con los “indicadores” de calidad o de problemas que se usan… pueden no reflejar más realidad que el resultado de su propio cálculo.

 

2 respuestas a Modelos y más modelos

  1. Buenas, vengo del otro post (el de Naukas) a seguir opinando😀

    El tema de los indicadores da para mucho. Hay que concederles que son una medida objetiva, y que si se falsean se puede demostrar, el tema es si realmente indican lo que se supone que indican.

    El índice de pobreza no lo he estudiado, así que no opino. El IPC sí lo estudié hace tiempo y es bastante malo. Simplemente toman los precios de algunos productos y con eso extrapolan al precio en general de productos. Es un indicativo, imagino que cuando se creó tendría su sentido, pero a día de hoy es muy malo. En la economía actual continuamente salen productos nuevos, y el consumo de distintos productos en distintas familias es muy diferente. Lo peor es que con los medios actuales no sería tan difícil crear un nuevo índice, más actualizado y realista.

    Otro ejemplo es el salario medio. Es un indicativo muy usado que no refleja bien el poder adquisitivo de la mayoría de la población. Simplemente una minoría muy rica puede subir el salario medio sin que la mayoría de la población mejore en su situación. Ahí ya hay un índice mejor, el salario mediano (el salario tal que la mitad de la población cobra menos y la otra mitad cobra más). Si no se usa por cuestiones políticas o por incultura no lo sé.

    También está el índice PISA, que se utiliza mucho cuando puntúa alto un país que nos mola (Finlandia) y no se usa cuando el que puntúa alto no mola tanto (Corea o Singapur).

    Mi opinión general: Los índices no son ni buenos ni malos, pero son necesarios. La cosa es que reflejen la realidad, que los analicemos críticamente y que no se usen de manera partidista.

    Me gusta

    • javierfpanadero dice:

      Y, por eso, vuelvo a lo mismo, compañero. La educación NO está mejor, los indicadores definidos no lo indican, luego son malos indicadores. Y no es mi opinión, son hechos. Como decía y repetía, hay una parte del supuesto ahorro q es coste pasado a profes q han empeorado su desempeño xq no se hace igual con 25 q con treinta. Eso son los datos. Sus indicadores son distorsiones interesadas.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: