Qué bueno es sentirse extranjero

Qué bueno es sentirse extranjero.

Qué bueno es que te hagan pasar por una fila que pone “Extranjeros”

Qué bueno ser el raro, el diferente… que te miren.

Qué bien que te pregunten que por qué vienes, que a hacer qué cosa…

Es estupendo sentirte raro, y quizá en riesgo, si entablas conversación con otro pasajero que no conoces.

Ese hormigueo cuando tu equipaje es calificado como “rojo”. Será la magdalena o la chocolatina? Me multarán? Me retendrán? He declarado que no llevaba fármacos y llevo ibuprofeno, seré un narco?

Esa sensación de indefensión, de no conocer las leyes…

Qué bueno es sentirse extranjero… Porque así, un puto turista del primer mundo, como yo, al que esperan en su destino, al que le va a acoger la organización del evento al que va, sus lectores, la prensa, etc., así digo, un puto ciudadano del primer mundo comienza a acercarse, ligeramente, a atisbar, de lejos, el 0,01% de cómo se siente un extranjero de veras, de esos que también son personas… pero extranjeros. De esos cuyos miedos, preocupaciones, soledad, desprotección legal… son reales y no una mera ilusión, como son en mi caso, el de un hombre, blanco, europeo, burgués y conectado.

Y ahora me pregunto: No hay otra manera de aprender que no sea a hostias?

Y me quedo con sabor agridulce, por haber aprendido, pero a las malas.

2 respuestas a Qué bueno es sentirse extranjero

  1. Chus dice:

    Espero que mi comentario (con 2 puntitos) te consuele: 1) lo que mejor se aprende, es lo que aparece ligado a las emociones (aunque esas emociones no sean bonitas, como es el caso que cuentas). Y 2) quizá (casi diría que seguro) por esa apertura en tu consciencia de este aprendizaje concreto, a partir de ahora tus ojos/tus emociones/tu expresión será un poco diferente cuando te encuentres con uno de los muchos extranjeros que tenemos de vecinos… te serán un poco menos extranjeros. Y eso será una pequeña gota diferente en tu barrio, que será una super-mega-nano-microscópica gota en el mundo. Será como una diferencial, que es un “casi nada”. Teniendo en cuenta que todo lo que te toca las emociones se te escapa por la boca (o por el blog, o en tus clases, o en tus libros… o por todos los lados), cada uno de tus aprendizajes rebotan en un número apreciable de humanos…. lo que le pega un empujoncito algo menos nano microscópico a la suma de diferenciales.
    Y… muchas diferenciales seguidas acaban al final construyendo una bonita integral (me encanta este símil matemático tan útil para levantarnos la moral a los idealistas, símil que por cierto no es mío, sino de un amigo).

    Un besote, y fructífera estancia en el extranjero que espero lo sea un poco menos (de extranjero) en un enseguida

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: