Algunas verdades…

Recordando a mis queridos alumnos, con lo que hoy acabamos hablando de esto.

1. Ser perfeccionista en extremo en muchas ocasiones oculta un intolerante… ojito.

El indeseado mensaje de los perfeccionistas

2. Aquellos que se matan ayudando a otros desproporcionadamente a cómo atienden sus propias necesidades, que nunca faltan a trabajar aunque estén bastante malitos, etc., en ocasiones lo que les ocurre es la extraña mezcla de orgullo y baja autoestima. En ese caso es interesante recordar aquello de “Ama a los otros como a ti mismo, ni más ni menos”, y que no hay título mayor que el de “ser humano”, que ya tienes, así que no hace falta afanarse demasiado en conseguir títulos o cosas para “ser algo”.

A mí me resulta útil para ver qué tengo que hacer, pensar en qué le “exigiría” a otra persona que quiera. Igual que otro pirao’, como yo, en lugar de fiarme de mi criterio, que está perturbado, tengo que echar manos de datos objetivos o pensar sobre otros.

¿Por qué tengo que respetarte?

Con estas ideas escribí una obra de teatro, aquí tenéis el texto y un vídeo del montaje que hicimos.

Lo que me pasa por la cabeza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: