Profe, no te enfades

Quería compartir esto con mis compañeros profesores y educadores en general de aquí y de allá. No puedo dejar de sentir cierta hermandad entra la gente que está trabajando en procurar un mundo mejor… pero no dejéis que me enrolle.

Últimamente, cuando comienzo el curso les digo algo a los chavales que en principio les deja la cara como “los conejos cuando les das las largas”, pero que luego lo entienden perfectamente.

– Este año he tomado la decisión de no enfadarme nunca, y conozco el secreto para conseguirlo. Voy a echaros toda la mierda a vosotros.

Me explicaré.

Con frecuencia, una chaval se pone a liarla, tú te mosqueas, le echas la bronca, a veces incluyendo a los demás, y después te vas de mala leche, los otros justamente enfadados por no tener que ver y el interfecto… tan contento.

Bien, es tan sencillo como mantener la calma, la sonrisa… y echarle la mierda necesaria al susodicho. Como si le tienes que echar de clase o poner un parte… pero no olvides quién debe tener el control y que tienes mucho más poder del que en ese momento percibes.

Enfadarnos no nos hace más efectivos, todo lo contrario.

Creo que algo que los chavales llevan muy bien y facilita nuestra labor es usar la Justicia y el Amor. Cuando hay que corregir, reprender, castigar… hazlo sin enfadarte. No te estás vengando o siendo violento. Estás aplicando una acción que será educativa para esa persona y que servirá para defender los derechos del resto de alumnos o el respeto a tu persona.

Controlad vuestro temperamento, usad vuestra autoridad y seguid sonriendo.

Muy relacionado con estas entradas

Con esta pastilla nunca más volverás a enfadarte… ¿la quieres?

¿Para qué me sirve enfadarme?

Padres y madres queridos, ¿veis algo que os sirva por aquí?

De nada 😉

Anuncios

8 Responses to Profe, no te enfades

  1. Pablo dice:

    No estoy de acuerdo en eso. Creo que si no te enfadas, o el alumno ve que “vas en serio” o le echas la bronca bien echada no le surje ese sentimiento de culpa que creo que es el importante para que no lo vuelva a hacer y “no volver a sentirme así otra vez.”

    Y ¿cómo echas un bronca sin enfadarte y sonriendo?

    Aunque no esté de acuerdo me gusta tu post y la manera de verlo pero cuando he hecho yo algo así, de echar a alguien de clase y seguir la clase tan contento, creo que el efecto revulsivo de que los que se quedan en clase no la lien no vale…creo que te tienen que ver cabreado los demás alumnos para que vean que te ha molestado.

    Me gusta

    • javierfpanadero dice:

      La fuerza que transmite la acción eficaz y calmada creo que es más efectiva que la del “enfado” que en realidad es una muestra de falta de control. Quizá lo interesante es que cada uno pruebe ambas y vea lo que le funciona, a “lo científico”. Saludos

      Me gusta

  2. Eduardini dice:

    Uf, sí, tienes casi toda la razón, pero qué difícil es reprimir el grito y aplicar el castigo proporcionado….
    (me meto por tu última pregunta en el post)
    El casi va por lo de la sonrisa. Enfadado debes estar y parecerlo, como te dicen, sólo que sin perder la calma. Aplicar el correctivo de forma asertiva será casi siempre efectivo, pero si sacaras tu mejor sonrisa, sonaría a pitorreo, o a que disfrutas con ello… vamos, digo yo…. porque soy de grito fácil 🙂

    Me gusta

  3. juan dice:

    hola, Javier, no te falta razón, casi siempre la experiencia como padre me ha mostrado que gritar no es más efectivo. especialmente a medio plazo.
    un abrazo.

    Me gusta

  4. José Luis dice:

    Javier. Considero que dificilmente te encuentres con un profesor que al reprender. lo que se llama reprender, a un alumno lo haga sonriendo, es relativo , depende de la causa que origino tu enojo, yo en lo personal como maestro me enfado continuamente con mis alumnos porque no saben lo que considero deberian saber al momento de cuestionarlos, ya sea porque es tema pasado o bien de otra materia que ya cursaron, eso me molesta de sobremanera, inclusivo mi argumento para reprimirlos es ” me preocupo mas que sus padres por su aprendizaje” y creeme es cierto.
    Saludos, buenos posts, continua, enriquesen al acervo cultural de los individuos.

    Me gusta

    • javierfpanadero dice:

      Para mí la clave consiste en separar el enfado, que al fin y al cabo es una pérdida de control, de la acción. Como decía en los post relacionados, creo que el enfado no ayuda a la acción, además de ser una fuente de mala salud y sufrimiento para el que se enfada. Gracias por tus ánimos y tus comentarios.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: