Mantenimiento preventivo

El mantenimiento preventivo consiste básicamente en ir controlando ciertas variables de un sistema, para sustituir piezas o hacer ajustes antes de que ese sistema tenga fallos graves o muy caros.

Las revisiones que hacemos a nuestros coches tienen esta naturaleza.

La idea es que si, por ejemplo, “monitorizo” la profundidad del dibujo de mi neumático, podré cambiarlo a tiempo sin que tenga un accidente que me cueste dinero o salud.

Por la presión de la pasta (como tantas veces) esta política se ha ido convirtiendo en protocolos de actuación en las empresas, donde por ejemplo, la presencia de partículas metálicas en los lubricantes indican a tiempo el comienzo del desgaste de alguna pieza.

Lamentablemente no tenemos la costumbre de hacer lo mismo con los médicos. Gracias a que nuestro cuerpo tiene unas enormes capacidades de autorreparación, además de su robustez, no reventamos a la mínima, pero lo que sí ocurre es que vamos al médico cuando algo “casca”, y nos sale caro en todos los sentidos.

A este respecto es divertido recordar que se dice que en algunos lugares de oriente y en otras épocas, se pagaba a tu médico mientras estabas sano. El trabajo del médico era mantenerte sano, no curarte.

No es mi intención aconsejar que llenemos las clínicas sin motivo, pero tampoco es tan difícil hacerse un chequeo anual, ir a nuestra revisión dental, etc.

Hablo por experiencia… auuuu.

Foto: wikipedia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: