Quitémonos las túnicas…

No me entendáis mal… no es que se acerque el fin de semana y tal…

A raíz de un amable comentario de José Luis en el post anterior me he animado a desarrollar un poco la idea de la que hablábamos, por si le interesara a más gente.

Cuando dejamos de ser niños que hacen cosas, cuando empezamos a identificarnos con alguna etiqueta (el título que hayas obtenido, la profesión que tengas, etc.) comienza una dura lucha para defender una imagen para la que, seamos sinceros, no estamos a la altura.

Soy físico, bailarín, cocinero, profesor, latin lover…

Lo cierto es que puedes hacer alguna de las cosas relacionadas con esas etiquetas (… ¿he puesto al final latin lover?), pero no eres capaz de hacer todas las cosas que un “lo que sea” debería poder hacer.

Así que es cuestión de tiempo que aparezca alguien que te haga una pregunta incómoda o un “pistolero más rápido”, para que queden en evidencia los agujeros de la “túnica” que te has puesto.

En esos momentos muchos empiezan a defenderse, a mentir, a decir cosas medio incomprensibles para quitarse el asunto de encima… y, aunque consigan salir del atolladero, seguro que no es una experiencia placentera.

Mi propuesta, sobre todo para profesores y educadores, es: quitémonos las túnicas, dejemos caer los birretes, descolguemos los títulos de las paredes…

Empezaré yo.

No soy físico, profesor, escritor, etc.

Soy una persona que sabe algunas cosas, que puede hacer algunas otras cosas, y que tiene el gusto de contárselas a quien quiera oírlas, o de aprender las que no sepa, de aquellos que quieran contármelas.

¡Qué descanso, chico!

Ahora no hay problema en que alguien me pregunte algo y que no lo sepa… o en que la persona supuestamente más “paleta” del mundo pueda enseñarme algo que no sé, sin que “se me manche la túnica”…

Insisto, ¡qué gusto y qué descanso!

Y ahora si queréis mirad a los grandes en muchos campos, no a los que se creen “el más guapo de su portal”, a los verdaderamente grandes, a los que podrían ostentar esos títulos a los que hemos renunciado. Empezando por la enseñanza desde la humildad de Sócrates (“Sólo sé que no sé nada”), hasta la sencillez y la deportividad de algunos partidos entre Rafa Nadal y Federer.

Esto se encuadra en el eterno camino del autoconocimiento, en que la historia que te cuentas y lo que verdaderamente esté pasando no se diferencien demasiado, en no vivir una mentira. Le daremos otra vuelta en el nuevo libro en cuantito salga…

Y, si se me permite, es una muestra más de cosas que aparentan mala intención, o maldad, pero hunden sus raíces en la simple ignorancia.

Busquemos soluciones, eduquemos y… dejémonos educar.

Imagen (wikipedia): Academia de Atenas por Rafael

Anuncios

11 Responses to Quitémonos las túnicas…

  1. Carlos L. dice:

    Vaya capacidad que tienes para hacernos reflexionar Javier, otra entrada que escribes que no deja a nadie indiferente, por lo menos a mí me ha calado… Si no te importa citaré tus palabras en una entrada que me ha inspirado la tuya y si tampoco es problema, la titularé como la tuya, porque ya es hora de que nos quitemos las túnicas y todo nos irá mejor en la vida…

    MUCHAS GRACIAS! 😉

    Me gusta

  2. José Luis dice:

    Como bien dice Carlos L. vaya capacidad que tienes de hacernos reflexionar. Y es que es cierto lo que dices, ¿para qué ir a la defensiva todo el tiempo manteniendo una postura o una etiqueta? Es mejor bajar la guardia, relajarse, se disfruta mas la vida, y además, es mas coherente y ético. Cuanta razón tienes en lo que has dicho (escrito).
    Gracias por tu mención en esta entrada 😉

    Me gusta

  3. David dice:

    “Totalmente de acuerdo, José María.” que diría el nunca bien ponderado Domingo Balmanya.

    Me gusta

  4. Pienso igual. Las etiquetas en las personas siempre serán malas. Por ejemplo cuando dicen que eres mas listo porque tengas una carrera universitaria. O, si me voy al tema de mi blog, la gente que dice ser escritora sin haber escrito ni un libro. Estoy de acuerdo, yo también soy alguien que sabe un poco de algún tema pero que sobretodo siempre quiere aprender más.

    Un beso!

    Me gusta

    • javierfpanadero dice:

      O, visto de otra manera, ¿cuántos libros hacen falta para pasar de ser “alguien que escribe” a ser “un escritor”?

      Otro beso

      Me gusta

  5. puntualizador dice:

    Como tan bien lo dijo Einstein, “todos somos ignorantes, la cosa está en que no todos ignoramos las mismas cosas” 😀

    Me gusta

  6. […] “Quitarse la túnica”, esforzarse por salir del paradigma de las expectativas que generan tus etiquetas (título, actividades pasadas, etc) […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: