Experimento: Apuñalar patatas… entretenido pasatiempo

El sueño de la razón produce monstruos…

A no ser que seais de los que les parece comprensible ir apuñalando patatas… en este último caso, id dejándome de llamar de a poquito…

La gracia consiste en “apuñalar” una patata con una pajita de las de beber refrescos.

La sorpresa es que la pajita se clava (hasta atravesar la patata a veces), a pesar de su aparente fragilidad.

La explicación:

La pajita tiene una estructura cilíndrica, que es particularmente resistente a la compresión. Mejor aún si se mantiene tapada usando el pulgar, con lo cual el aire que queda atrapado en el interior ayuda a que la pajita no se deforme.

Y lo más importante, la “pared” de la pajita es tan delgada que la presión que produce sobre la patata es muy alta; la fuerza que haces se aplica sobre una superficie muy pequeña.

Pues na’… a por ello.

Si usas pajitas de las que se doblan, corta primero esa parte.

Por cierto, cuando lo hagáis, cuidado al sujetar la patata para que la pajita no acabe dándote en la otra mano. No te atravesará, pero hace pupita.

El tipo del video termina tomándole el pelo a la chiquilla, convenciéndola para que haga lo mismo con un globo de agua… qué majos los papás.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: