¿Cómo salir de la crisis? Lo que a veces no se dice…

17 junio 2014

… o no se dice lo suficientemente alto y/o claro.

Fuente: Wikipedia

1. La redistribución de la riqueza no es buena para todos…

No, no lo es. Desde un punto exclusivamente monetario no lo es. Desde un pensamiento guay, sí que lo es… porque todos somos más felices y tal… pero si estamos aquí es porque no todos somos tan guays.

Si redistribuyo es que le retiro poder a unos para dárselo a otros.

Ya, ya… el enriquecimiento fue injusto, el reparto de rentas está desequilibrado… que sí, que sí…

Sólo aviso, “esos” a lo que les vamos a retirar poder y acceso a más poder… no se van a quedar sentados. Van a luchar, tienen armas (incluso literalmente), tienen medios económicos, tienen conocimiento técnico, tienen poder político y una fuerte motivación (la que les ha llevado hasta allí)

No será un paseo con flores y mariposas. De hecho se matan a millones de personas por retener ese poder y atesorar menos dinero del que pretendéis desviar vosotros.

Como suelo decir, “Si luchas por la Paz y aún no te han disparado, quizá es que no estés haciendo lo suficiente”.

Sin duda, es necesario que surja un poder político que de veras represente los intereses de la sociedad y que, con base en ese poder y representatividad, defienda nuestros derechos frente a quienes tienen más poder y menos escrúpulos.

2. La posibilidad de elegir o de votar no te hace necesariamente libre.

Sin duda profundizar en la democracia, o si queréis con más propiedad, lograr una verdadera democracia, es uno de los temas que más nos ocupan: Participación ciudadana, separación de poderes, etc.

Vale, pero… si no tengo información suficiente o de calidad… ¿QUÉ COÑO ELIJO?

Transgénicos? Nucleares? Auditamos deuda? Cultivos orgánicos? Experimentación animal? Aborto? Educación pública?

¿De qué vale plantear un referendum superchupi para cada cosa si no tenemos ni pajolera idea de qué opción es la que mejor sirve a los intereses de todos, vaya, ni siquiera a los nuestros particulares?

Y además, no es suficiente con que la información sea suficiente y de calidad… sino que además debes saber pensar. Y no, no sabemos, queridos míos. Estamos expuestos a múltiples falacias, gráficos trucados, sesgos cognitivos, sugestiones, etc. Si no te suenan estos conceptos es que si siquiera sabes que estás durmiendo…

3. ¿Quiero que no haya ricos o ser rico yo?

No, queridos míos, el capitalismo no es truco muy sofisticado. No se nos engaña tan fácilmente.

Se parece al timo de la estampita, aquel en el que te timaban por querer timar tú a un pobrecillo.

Aquí nos tiran una raspa para que nos peleemos por ella entre nosotros. Y nos peleamos.

Sabemos que sólo se la llevará uno, pero en la esperanza de que seremos nosotros, no nos preocupa que los demás se queden sin comer.

En el sueño americano en el que acabo ganando la carrera, ¿qué pasa con todos los que quedan en el camino? Pues eso, que les den.

Así que, este “engaño” funciona porque se apoya en nuestro egoísmo y en nuestra indolencia.

Si al lanzamiento de raspa respondiéramos que queremos comida para todos y que otro trato no nos vale, otro gallo cantaría. Pero, ¿habéis oído a alguno de esos que justifica el paro estructural del 15 o 20% ofrecerse voluntario para vivir en él?

No tiene sentido derrocar a un tirano, si hay muchos de nosotros esperando a ocupar el cargo para seguir con una opresión igual o peor. Si estoy esperando a que me toque la lotería para vivir como viven “ellos”, los malos… y despreocuparme de todo…

Piénsalo, igual no eres de izquierdas como dices… simplemente eres POBRE.

LA EDUCACIÓN ES LA CLAVE

No, no me refiero a la formación técnica o capacitación profesional. Así sólo consigo el mismo porcentaje de hijos de puta, pero con más habilidades… lo que es peor aún.

Me refiero a una formación humana, a formar mejores ciudadanos, mejores personas. En un sentido moral.

No existe un sistema político o económico tan bueno que pueda evitar que una sociedad egoísta e indolente lo convierta en una tiranía.

O, desde otro punto de vista:

Individuos buenos construirán una sociedad justa a pesar de cualquier sistema de reglas, porque lo perfeccionarán o eliminarán.

Es evidente que esta guerra, la de mejorarnos como individuos y generar suficiente buena gente para tomar el poder y cambiar las cosas, es a muy largo plazo, si eres tan optimista como yo y lo crees posible.

Creo que incluso si piensas que es imposible, convendrás conmigo en que cualquier paso que andemos en esa dirección conseguirá que este lugar sea algo más habitable, que muera menos gente sin motivo, que se reduzca el sufrimiento… digamos que podamos ostentar con dignidad el título de Humanidad.

A los que habéis llegado hasta aquí: No pretendo decir que todos los esfuerzos que se hacen por buscar sistemas, leyes o partidos políticos que mejoren esto sean malos o estériles. De hecho, aprovecho para dar las gracias a todos los que se ocupan de que este mundo sea un poco mejor. Lo que sí digo, es que no tenemos que perder de vista lo que en realidad está debajo de todo este tinglado y que hay que cambiar si queremos que esto se transforme de forma real y sostenida.


Y ahora, ¿qué haces?

16 octubre 2012

Pregúntante por un momento, ¿qué harías tú si perdieras todos tus recursos?

“Saldría adelante” -contestas.

Ya, ya lo sé. Pero tú, además de tu nivel de riqueza (que si me lees por aquí es fácil que esté en el 10% más favorecido del planeta), no has vivido una guerra, no has pasado hambre, te han vacunado convenientemente, quizá has tenido el respaldo de seres queridos o de un estado con cierto sitema de garantía social. Además están esos talentos que, reconócelo, no te has ganado, has nacido con ellos:  eres simpático, hablas bien, se te da bien trabajar con las manos, o los idiomas…

Imagina ahora por un momento que te despojo de tus riquezas, tus talentos y el soporte emocional que te dan tus seres queridos. Ahora, ¿qué haces?, ahora, ¿qué coño haces?

Imagina que eres sordo, o ciego… o ambas a la vez (se están recortando servicios a los sordociegos, sí). ¿Ahora qué haces?

¿Crees en que la sociedad debe regirse por la competencia? ¿Lo sigues creyendo ahora cuando corres los cien metros contra Usain Bolt?

¿No estábamos construyendo un mundo más justo donde los más hábiles o favorecidos intentaban compensar las diferencias? ¿No estábamos haciendo un mundo más humano?

Parece que no, una vez más estamos siendo testigos de cómo se resuelven las crisis: Transferencia de riqueza desde las clases bajas a las más ricas.

Nos empeñamos en mejorar la gestión, la eficiencia… eso no está nada mal, pero os pregunto: ¿Cómo repartimos un pollo entre veinte personas de manera eficiente, bien gestionada… de forma que todos coman bien? Claro, es imposible.

La única manera de compensar las diferencias es precisamente lo contrario de lo que están haciendo, conseguir que los recursos lleguen a los que más lo necesitan, que se transfiera riqueza de las clases más altas a las más bajas.

Hazte estas preguntas:

¿QUIENES SON ESOS MERCADOS QUE PRESTAN DINERO A INTERESES ABUSIVOS A LOS QUE LO NECESITAN?

¿NO ESTÁN ACUMULANDO LOS RECURSOS QUE PODRÍAN EVITAR LA MUERTE Y EL SUFRIMIENTO DE MUCHOS?

¿ES QUE LES FALTAN RECURSOS A ELLOS?

¿PODREMOS RESOLVER ESTO SIN QUE LOS POBRES MUERAN, SIN QUE HAYA UNA REVOLUCIÓN SANGRIENTA, SIN QUE DESPUÉS DE ESA REVOLUCIÓN NO REPITAMOS EL MISMO ESQUEMA CON OTROS TIRANOS?

LA SOLUCIÓN ESTÁ EN MANOS DE LOS QUE TIENEN LOS RECURSOS EN EXCESO

Pero aún así, si quieres hace por lo menos tu parte…

Aquí te proponemos esto, una vez más.

LOS OTROS Y TÚ


Lista Forbes, los ricos más ricos

8 marzo 2012

Ayer nos contaban que la lista Forbes de los más ricos en el mundo incluye en el número cinco a nuestro rico patrio, Amancio Ortega, dueño de Zara, que, según la información, ha aumentado su fortuna en 6500 millones de $, llegando a 37 500 millones de $, lo que supone una subida del 17%.

Ayer también decía el dueño de Mercadona, cito de memoria (oído en las noticias) que “el que crea empleo se llama empresario”.

Permtidme que diga unas cuantas obviedades, que al parecer merecen ser recordadas.

Si el que crea empleo se llama empresario, el que crea la riqueza se llama trabajador.

¿No son los millares de “currelas” los que fabrican, transportan, venden la ropa de Zara y los productos de los demás de la lista?

El número de ricos aumenta y sus fortunas también. Si los trabajadores y los empresarios somos partes del mismo proceso (el trabajo),… por qué unos pierden su puesto de trabajo o ven reducidos sus ingresos, mientras otros los aumentan significativamente?

Aquí va otra obviedad

El trabajo no es un privilegio.

Y otra

El empresario no te hace un favor cuando te contrata.

Creo que pasa mucho en España que no se entiende que un contrato de trabajo consiste en que un trabajador realiza un servicio que le produce beneficios a un empresario y éste retribuye este servicio con dinero.

Aquí parece que el empresario te hace un favor permitiéndote engordar su cuenta bancaria, por lo que te paga la voluntad… cosa que debe ser agradecida a diario. Ya está bien…

Y, por último decir que esas cifras que leemos en Forbes, si no se usan para cambiar el mundo, son una vergüenza para ellos y para nosotros como sociedad… os recuerdo que vivimos en un planeta donde cada día mueren millares, no por complejas enfermedades incurables… por diarrea.

Por si cualquier peatón, o alguien que trabaje en educación quiere poner su granito de arena, aquí os dejo de nuevo una actividad que hago con mis alumnos.

LOS OTROS Y TÚ


Querido contemporáneo

21 enero 2012

Querido contemporáneo

Tú que compartes espacio y tiempo conmigo, quiero que sepas que…

Cuando a veces eres indolente, o despreocupado, incrementas mi carga.

Que mi lucha es más difícil, más larga y me cuesta más sangre porque tú no estás conmigo.

Que aunque lo creas y aunque a veces lo sientas… no estás solo, para bien y para mal. Hay gente a tu alrededor que puede ayudarte, si lo necesitas y lo pides, pero también debes saber que las elecciones libres que tomas, afectan a los demás. Déjame que te lo diga.

A ti, querido contemporáneo, que una vez fuiste compañero, echo de menos llamarte así.

A ti querido contemporáneo que nunca fuimos compañeros, espero que pronto lo seamos.

Quizá la único que falta para que tú, querido contemporáneo, seas mi querido compañero, es que te des cuenta de que estamos juntos en esto y siempre lo estaremos… que puedes negarlo, ocultarlo, o puede parecer durante un tiempo que no es así, pero lo es, querido contemporáneo, lo es.

Un abrazo… puedes cobrártelo cuando seamos compañeros.

Supongo que todos podemos escribir y recibir esta “carta”, así que podéis firmar como remitentes o destinatarios. Yo me he puesto en ambos.


La comida que desperdiciamos podría evitar el hambre del mundo

15 noviembre 2011

Así lo cuentan en Intermón y resulta de lo más triste leerlo. (Gracias Patricia)

Al menos siguen cayendo los velos. No es la escasez de recursos, no es la dificultad de hacer las cosas, es la omnipresente y pertinaz falta de voluntad para solucionar las cosas.

Historias parecidas oímos sobre medicamentos, energía… pero siguen pasando hambre y muriendo. Hasta cuando?

No olvidamos que los adelantos científicos hacen y pueden hacer que nuestra vida sea más larga, más cómoda y más feliz… pero sólo si tenemos el suficiente nivel humano para usarlos para el bien común.


Las máquinas no te quitan el trabajo

13 octubre 2011

Todos los que enseñamos ciencia y tecnología nos encontramos explicando esto que, lamentablemente, aún no resulta evidente.

La tecnología y la ciencia bien usada extiende nuestra esperanza de vida, crea riqueza y confort.

Usada para el mal genera pobreza, discriminación, dolor y muerte.

Pero es quién la usa el responsable, no el instrumento…

El problema es el reparto de riqueza… hoy por hoy hay recursos para todos. No os equivoquéis de problema o de enemigo.

Aquí nuestra querida Gema Gallardo, quien sabe mucho de lo que habla porque trabaja al pie del cañón, nos cuenta sobre la pobreza y la exclusión social

http://www.rtve.es/alacarta/audios/puntos-de-vista/puntos-vista-riesgo-pobreza-exclusion-social-espana/1220524/


Ahora es tu problema…

21 septiembre 2011

Aquí nos gusta mucho hablar de los hechos y partir de ahí, a la manera científica, extraer conclusiones.

Bien, basta con ver las noticias para darse cuenta de que vivimos en un mundo en el que permitimos bolsas de pobreza extrema en otros países y en nuestros propios entornos.

He oído decir que el “egoísmo” de preocuparse de tu entorno más próximo (familia, poblado… “mi gente”) ha sido evolutivamente favorable en el pasado, consiguiendo la supervivencia de esos genes, en tremenda competencia con otros pequeños grupos.

Quizá esto de “ser muy amigo de tus amigos” y preocuparse sólo de uno está perdiendo sentido en un mundo globalizado, donde las conexiones son tan estrechas que, incluso siendo egoísta, debo mirar por el bien del conjunto… véase la crisis mundial.

Desde un punto de vista humano, esperamos y trabajamos desde la enseñanza, para que sea el crecimiento interior el que lleve a un concepto mucho más incluyente pero, no nos engañemos, la realidad de este momento la narran los telediarios.

De esta forma, parace que la única manera de que la gente, en general, se implique en algo, consiste en que el problema global o abstracto, se convierta en tu problema personal, o bien se perciba así.

¿Cuántas veces no nos han hecho caso en una reclamación, hasta que no hemos dicho que íbamos a poner una queja contra esa persona en particular que nos atendía?

¿Por qué el reciclaje y la depuración de las aguas no ha sido una cuestión importante hasta que no nos comía la mierda (disculpen)?

Seguro que podéis pensar en muchos  más ejemplos.

Para concluir dos ideas, una práctica y otra utópica

La práctica, en el trato con otros, muestra cómo la cuestión general afecta a tu interlocutor o convierte el problema que quiere evitar en su problema personal.

La utópica, ¿qué pasaría si los funcionarios públicos, en particular los de más alto rango con poder de decisión, estuvieran OBLIGADOS por ley a usar los servicios públicos: sanidad, educación…? ¿Cambiarían sus políticas, sus decisiones?

La verdad es que resulta obsceno ver a personas acaudaladas, con sus trajes inmaculados, hablar durante horas, pontificar, y posponer soluciones (cuando no simplemente evitar darlas), para problemas que ni siquiera les rozan, mientras otros sufren o mueren.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 147 seguidores