Experimento: Reflejos, luz polarizada, gafas de sol y Tupperware

14 abril 2012

Ya anduvimos a vueltas con las gafas de sol polarizadas y la pantalla del TomTom, y volvemos de nuevo a la carga.

La luz es una onda electromagnética, una perturbación que se propaga en el espacio.

Igual que cuando tiras una piedra en el estanque, el agua “sube y baja” y la onda se propaga en todas direcciones.

Hay que recordar que no es el agua lo que viaja, sino la perturbación. Piensa en una ola en un estadio deportivo. Las personas suben y bajan en su sitio, mientras que la ola, la perturbación, se propaga. Lo puedes ver en movimiento en el siguiente enlace

Imagen Movimiento armónico Wikipedia

En el caso de la onda electromagnética lo que sucede es que el “magnetismo” y la “electricidad” que hay en cada punto del espacio “sube” y “baja”, y cambia de dirección también, apuntando en distintas direcciones.

Miremos de nuevo en una ola en un estadio. Las personas, sin cambiar de sitio, pueden moverse más o menos y en distintas direcciones (arriba-abajo, delante-detrás, hacia los lados…)

Según sea la vibración respecto a la dirección de propagación decimos que las ondas son transversales (si se vibra perpendicular a la dirección de propagación) o longitudinales si se vibra en la misma dirección de propagación.

 

Una vez que tenemos esto claro, volvamos a la luz.

La luz es una onda transversal, la vibración de los campos eléctrico y magnético son perpendiculares a la dirección de propagación.

Nosotros podemos detectar algunas características de la luz con nuestros ojos. Por ejemplo, la amplitud de la onda (lo “mucho que vibra”) lo sentimos como intensidad, y su frecuencia (lo “rápido que vibra”) lo detectamos como color (en el arco iris se ordenan por frecuencia, siendo el rojo el de menor frecuencia).

En cambio si el campo electromagnético está vibrando en la dirección arriba-abajo o en la dirección izquierda-derecha, o si va cambiando de una a otra… eso no podemos verlo. Bueno no podemos verlo sólo con nuestros ojos. A esas distintas formas de vibrar en una onda transversal lo llamamos polarización.

Y ahí es donde entran las gafas de sol “polarizadas”.

Los cristales están tratados para que sean capaces de dejar pasar luz con cierta polarización y bloquear (al menos parcialmente) luz con otra polarización.

Ya vimos en el post que comentábamos al principio que ciertos aparatos electrónicos producen luz polarizada y que según coloquemos las gafas la luz atraviesa sin más o resulta fuertemente atenuada.

¿Por qué se hace esto con las gafas?

Cuando la luz interacciona con la materia, bien sea por reflexión, por refracción (en medios transparentes), dispersión… la polarización puede cambiar.

La luz solar no viene polarizada, pero al reflejarse se polariza parcialmente, resultando más o menos polarizada según el ángulo de incidencia.

De esta forma unas gafas de sol polarizadas, no atenuarán toda la imagen por igual, los reflejos resultarán más atenuados. Estupendo.

Hace unas semanas estuvimos celebrando la amistad y la belleza con mis queridos amigos (besos para todos) y poniéndonos como el tenazas en el campíbiri.

Reposando y con las gafas de sol puestas, porque tenía el sol de frente, pude ver muy claramente el efecto que os contaba.

Como dijimos antes, cuando la luz atraviesa distintas sustancias puede cambiar su polarización, y eso además depende de la frecuencia de la luz, de su color.

¿Qué pasa si ponemos un tupper en el camino de la luz reflejada por el sol?

Pues si miramos con los ojos desnudos, no vemos nada diferente, porque recordemos que la polarización de la luz no es algo que nuestra visión perciba.

Pero si nos ponemos las gafas, veremos esto

Dependiendo del tipo de plástico, del grosor, de las tensiones internas a las que está sometido el plástico (por su proceso de conformación, por ejemplo),  etc. será un color u otro el que salga de cada punto del tupper con la polarización que nuestras gafas dejan pasar.

Aquí podéis verlo todo a la vez.

Me tengo que disculpar porque falta el delicioso bizcocho que hizo Natalia… del que dimos buena cuenta.

Si estamos atentos podemos ver maravillas, porque diremos una vez más que:

La Ciencia es más una manera de mirar al Mundo que un conjunto de conocimientos o procedimientos.


Experimento: Navegador y luz polarizada

30 septiembre 2011

Al percibir la luz hay dos de sus propiedades que podemos distinguir, su color y su intensidad.

Esto no significa que sean sus únicas propiedades, o las únicas interesantes. Nunca olvidéis esto: lo que ves no es todo lo que existe.

Una característica muy interesante de la luz es “cómo vibra el campo electromagnético” (que, en el fondo, eso es la luz). Puede hacerlo en vertical, en horizontal y de otras maneras. A esto se le llama la polarización de la luz.

Aunque esto es muy interesante y tiene muchas ramificaciones, quizá os llame la atención saber que es lo que posibilita nuestro moderno cine en 3D, pero hoy nos ocuparemos de los reflejos.

Hecho 1.

Cuando la luz atraviesa un medio o cuando se refleja su polarización puede variar.

Hecho 2.

Los dispositivos llamados polarizadores (cristales transparentes aparentemente) distinguen entre luz con diferentes polarizaciones, dejándola pasar o bloqueándola (disculpen los expertos el reduccionismo)

Uniendo estas dos cosas, hacemos gafas de sol con polarizadores, de manera que atenúan los reflejos, cuya luz viene con una polarización particular, más que el resto de la escena

Vedlo aquí

http://en.wikipedia.org/wiki/File:Mudflats-polariser.jpg

Tenía ganas de comprarme unas así y mi facilidad para romper/perder gafas de sol lo ha hecho posible.

La experiencia no ha sido demasiado satisfactoria, veo muchos más reflejos de los que esperaba y por otra parte me dan la sensación de ser muy claras.

Y, para colmo, después de un tiempo de pensar que veía muy mal el móvil y el navegador con las gafas puestas… caí en la cuenta que ambos emiten luz polarizada.

Efectivamente, los planos de polarización no coinciden y me elimina parte de la luminosidad, grrr…

También pasa en los monitores LCD

¿Sería mucho pedir a los fabricantes de navegadores que rotaran un pelín el plano de polarización?

¿Tendré que volver a acudir a mis “features” para poder cambiar de gafas?

 

 


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 140 seguidores