La noche de San Juan, ¿la más corta del año?

24 junio 2011

Como la gente se ha pasado esta última noche “mamándose como piojos” en distintas localizaciones y al calor de las hogueras alimentadas, en muchos casos, por los apuntes del curso (en España)… oímos y leemos que se celebraba la noche de San Juan (cierto) y que ha sido la noche más corta del año (falso).

La Tierra tiene dos movimientos, uno alrededor del Sol, durante un “año”, otro alrededor de su propio eje, durante un “día”. Permitidme las comillas para no tener que liarme mucho aquí con precisiones.

El eje de la Tierra está inclinado respecto de la órbita (unos 23 grados) y esto hace que los rayos solares no incidan igual de perpendicularmente en el hemisferio norte y en el hemisferio sur.

Archivo:Earth-lighting-summer-solstice ES.png

Habrás notado que cuando te quemas en verano por el Sol las zonas más sensibles son las que reciben la luz más perpendicularmente: los hombros, la nariz, los pómulos, la parte superior de las orejas (!) y, para los que se nos ve un poco el “cartón”, el cuero cabelludo. De igual manera para todo el planeta hará más calor cuando se reciba la luz más perpendicularmente, será por lo tanto verano en esa parte del planeta.

Como ese eje no cambia su inclinación, en unos momentos eso ocurre en el norte y en otros momentos del año en el sur.  (un poquito sí que cambia, pero no nos liemos con eso ahora… precesión de los equinocios)

Así, la incidencia del sol va cambiando suavemente desde ser máxima a ser mínima dando lugar a los momentos intermedios que nos producen la primavera y el otoño.

Estos cuatro puntos de la órbita son lugares concretos bien medidos que se llaman solsticios (verano e invierno) y equinocios (primavera y verano).

La Tierra tarda en dar una vuelta sobre sí misma unas 24 horas, como sabemos, pero, de nuevo. por esa inclinación del eje no se reparten igual entre el día y la noche durante todo el año.

En verano hay más horas de luz que de oscuridad y viceversa, extremándose este efecto según te acercas a los polos, llegando a ser de noche durante todo el día en el solsticio de invierno o “de día” durante todo el día en el solsticio de verano (sol de medianoche).

De esta forma la noche más corta se da el día del solsticio, que no es un día fijo del calendario por aquello de que el año no es exactamente 365 días y otras consideraciones astronómicas, aunque ronda el 21 de junio (como algún acontecimiento personal que yo me sé). En cambio el día de San Juan sí es un día fijo del calendario, el 24.

En la página de la wikipedia del solsticio teníais el momento exacto de este año, aunque siempre lo podéis seguir las estaciones por el blog La ciencia de la vida que nos pone una entrada justo a la hora exacta de cambio de estación comentando la jugada con divertidas y sugerentes imágenes (felices vacaciones, compañero)

Bueno, todo esto era sólo para explicar que el hecho de que te vayas de farra y te pilles un pedo como un general no significa que esa noche sea la más corta del año. El mundo no orbita alrededor de tu ombligo, ni siquiera lo hace alrededor del Sol… lo hace alrededor del centro de masas del sistema Sol-Tierra, pero esto es otra historia…

Fuente de la foto: wikipedia


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 141 seguidores