El gas no huele a gas

5 agosto 2012

Gracias al buen Adolfo, el otro día me entero de que el gas no huele a gas.

Ese olor tan desagradable y penetrante que nos llega cada vez que hay un escape de gas, resulta que es por un añadido apestoso que le incluyen. Pues mira tú que buena idea…

Pensándolo una segunda vez, es una idea excelente. Mis sentidos están limitados, y muchos de los aparatos o sistemas que tenemos que desarrollar tienen como finalidad ampliar mi percepción.

En este caso, una concentración de estos gases (metano, propano…) suficiente para ser tóxica o fácilmente explosiva, resulta invisible, inodora…

Así que les añaden metanotiol (metil-mercaptano)

Se parece mucho al alcohol metílico; el metanol que os dan por etanol cuando os cascan garrafón con grave riesgo para vuestra salud, pero cambiando el átomo de oxígeno por uno de azufre.

La veréis muy bonita, pero huele que apesta… ya lo sabéis.

Como podéis leer en este detallado post de la gente de Hablando de Ciencia también es la causa de otros pestazos vuestros y de otros organismos.

Una vez más, lo peor no estar equivocado, es estar cierto en el error, porque eso te lleva a no cuestionar esa “certeza”.

Dudad de vuestras certezas y no os preocupéis de estar errados… el problema es estar herrado.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 145 seguidores