No conozco un sabio serio

12 junio 2011

Cuando les hablo de inteligencia artificial a mis alumnos siempre les digo que, en mi opinión, el principal obstáculo para definir o conseguir inteligencia artificial es poder definir qué es la inteligencia “natural”. Supongo que estaremos de acuerdo en que no estamos hablando de hacer cuentas rápido…

Para ilustrar esto siempre apelamos a conceptos como la belleza y estoy más que de acuerdo, como sabréis los que pasáis por aquí. Pero hoy querría hacer hincapié en otro aspecto que con frecuencia no tiene una valoración tan “espiritual” como la belleza. Me refiero al humor.

Yo diría que tan difícil de parametrizar qué es la belleza o qué hace bello un cuadro o una melodía, es parametrizar qué es ser divertido o qué hace que un chiste nos haga reír… o más  misterioso aún, sonreír.

Y no añadiré mucho más, sólo quería que os asomarais con asombro al misterio que es la risa, a lo humana que es, a que pertenece a esa parte aún indefinible que nos hace personas, a que os muráis de risa siempre que podáis, y a que os sonriáis al pensar en lo profundo que llega algo tan sencillo como reír.

Bueno, sólo una cosa más… ¿os imagináis a un verdadero sabio que no sonría?


Algo más allá de la ciencia

1 noviembre 2009

Una labor muy importante de la ciencia es desmontar supersticiones y desenmascarar estafadores. Cosa que lleva haciendo desde antiguo para bendición e higiene mental de todos.

Animados por este espíritu creo que hay ocasiones en las que se nos puede ir la mano.

Como ya hemos hablado otras veces, la ciencia da pasos lentos intentando que sean firmes, basando su certeza en hechos científicos (entiéndase reproducibles e independientes del observador).

Hoy quiero hablaros de algo que no es un hecho científico, aunque sí muy real.

Se trata de la BELLEZA.

No me refiero a la atracción sexual, o a lo guapos que seamos tú y yo, querido lector.

Me refiero a que ves un cuadro, escuchas una obra musical, contemplas un atardecer o miras a algún ser querido y… te quedas con la boca abierta, quizá articulas un “oh”…

Se trata de un pequeño éxtasis sin palabras. Desde luego no es un fenómeno independiente del observador ni fruto de una línea de pensamiento consciente, pero es real.

Puede que algunos científicos nos digan que son el efecto de ciertas concentraciones de sustancias químicas en nuestro cerebro. La presencia de esas sustancias es innegable, la relación causa-efecto, en mi opinión, es discutible. Entiendo que recordando a Ockham y con los elementos conocidos esa es una de las explicaciones más plausibles… pero no me resulta satisfactoria.

¿Ese momento con tu hijo contemplando las montañas es una “intoxicación química” de tu mente racional?

¿Sentir la Belleza es una forma de “drogadicción” de la que incluso algunos puedan creer que debamos “desengancharnos”?

Si te pregunto qué opinas sobre el amor que tengo por mi madre, no dudo que te parecerá bien construir un argumento basado en la química y en la ventaja evolutiva que produce un vínculo entre la cría y la madre para un mejor crecimiento de la primera.

Pero, ¿y si te pregunto por el amor que tienes TÚ por TU madre?

¿Crees que esa explicación agota la complejidad del fenómeno que TÚ experimentas?

A estas alturas del post supongo que algunos optaréis por esa explicación incluso para vosotros mismos, con toda honestidad científica, pero en ese caso hay algo que no acabo de entender.

Las personas buenas que conozco, por más materialistas que se consideren, si son preguntadas por lo que más valoran de su vida o sus experiencias, me hablarán de su pareja, sus amigos, la música, el arte, sus hijos… o simplemente, esas cañas que se toman con la gente que aprecian.

En todos esos casos se trata de experiencias que despiertan ese sentimiento de Belleza, particularmente en las distintas formas de amor entre las personas.

¿Por qué entonces si consideramos que es un “viaje químico” que enturbia nuestra percepción racional, por qué entonces… articulamos nuestra vida en torno a ello? ¿Por qué entonces es lo más valioso, o incluso lo único de lo que no podríamos prescindir?

Por todo esto quiero deciros…

Que la Belleza me parece algo muy real y muy importante, en realidad lo más importante.

Que por su naturaleza subjetiva y no siendo fruto de una línea de pensamiento-racional-consciente nos llama a una investigación sincera y honesta por otras vías.

Y que, desde este punto de vista, un sincero y honesto acercamiento al arte, la filosofía o la espiritualidad no sólo no es una tonteria o un delirio, sino una faceta imprescindible de lo que más nos define como humanos: La búsqueda y la expresión de la Belleza.

Y ahora, os dejo con un conjunto de sonidos, unas variaciones de presión del aire, que no se resisten al análisis de Fourier…

Pero, ¿estáis seguros que no hay nada más ahí?…

Sea cual sea vuestra elección… dejad que su Belleza os acaricie.


Robots en casa

23 agosto 2009

Se nos van colando los robots en la vida diaria.

Este es un modelo comercial que puede permitirse cualquiera…

Vale, no protestéis… cualquiera con una Play, una XBox…

Digamos bastantes “cualquiera”.

Parece que puede ir bien en una casa sin muchos trastos por enmedio.

Aprovecho para contaros esto porque hace poco ha salido una noticia de un robot que “simula” y “entiende” ciertos sentimientos.

Sin entrar en las enormes comillas que hay que poner a esto, creo que hay que revisar el concepto.

La capacidad de “entender” como me siento del robot que viva conmigo, ¿debe ir enfocada a poder darme mejor servicio, o a simular una “empatía” que me haga sentirme “querido”?

Para mí lo segundo es un burdo engaño, similar a meterme a rebatir a los contertulios de los programas de corazón que echan en la tele, similar a creer que la señorita del número de teléfono y el acertijo ridículo se está dirigiendo a mí personalmente o que la Gioconda mira mis ojitos tiernos.

Esto lo digo porque en la tele oí decir que podría ser una buena compañía para personas mayores y tal… Ya ni les pagamos la residencia, les encerramos con una tostadora que les comprenderá mejor…

Os presento a Kobian

Y que conste que no estoy en contra de la robótica, estoy claramente a favor.

Pero dos cosas

1. Seamos honestos y no juguemos a la “publicidad” con conceptos como inteligencia artificial. Algo que, si es posible, aún nos queda lejos.

2. Usemos la robótica para poder dedicar más tiempo a lo que nos hace humanos, no para deshumanizarnos.


La educación, la creatividad, la inteligencia…

20 mayo 2009

Como ya hemos comentado varias veces, cada vez nos damos más cuenta de que los elementos que parecen desconectados con frecuencia forman sistemas fuertemente interrelacionados.

Mencionaremos una vez la omnipresente crisis como un clarísimo ejemplo: gobiernos tomaron decisiones que parecían incumbir exclusivamente a su política interna, y ahora las consecuencias afectan a todos los territorios. Conclusión: es imprescindible una organización supranacional que sea eficaz y mire por el bien del conjunto sin ser partidista… o bien, esperar a la próxima crisis.

A lo que vamos…

En los asuntos educativos a veces nos pasa igual (me incluyo), educamos con unos métodos en los que sólo atendemos a una parte de las personas. Con frecuencia la parte de la inteligencia más utilitarista y probablemente la menos interesante, quizá olvidando lo que nos hace más “humanos” y nos distingue del resto de animales o las máquinas.

Las personas somos un complejo e interesantísimo sistema con multitud de facetas y posibilidades… una de las más fascinantes la de producir ideas o sucesos originales, la de ser creativos.

No me enrollo más, os dejo con unos videos estupendos que me ha pasado mi hermana querida.

Os garantizo diversión y una línea de pensamiento refrescante…

Intentaremos aplicarnos el cuento en lo sucesivo.


El increíble e inteligente pulpo

6 febrero 2009

Hoy me dicen en una clase algo malo de los pulpos… y claro, yo me pongo como me pongo…

Los pulpos son unos bichejos tremendamente “inteligentes”, se les considera los más espabila’os de los invertebrados.

Son capaces de resolver problemas, memorizar y aprender (mucho más de lo que puede decirse de algunos…).

Aquí tenéis un video estupendo. No sé a vosotros, pero a mí me produce una mezcla de fascinación, admiración… hasta que mira en mi dirección y entonces se convierte en otra mezcla… esta vez de asco y miedito. Estos bichos son la pera.

Este es otro video de un documental. Tiene una parte muy chula entre el minuto 2:00 y el final en el que se al pulpo resolviendo un laberinto dentro de una pecera para merendarse una gambica y luego colándones en una trampa para langostas y escapándose por un huequín.

VER VIDEO

Aquí tenéis un video específico de su capacidad de deformación para sortear obstáculos. Pasa por un agujero de una pulgada (2,53 cm), supongo que de diámetro.

No sólo su comportamiento, anatómicamente también son bien curiosos. En las ventosas que pueblan sus tentáculos se localizan quimiorreceptores, como papilas gustativas, así que nuestro amigo va saboreando lo que toca. Tiene tres corazones, está el asunto de la tinta, un mecanismo para propulsarse “a chorro”… por no hablar de que el tercer tentáculo del macho resulta ser… , del macho, digo… vamos que si le saludáis no le estrechéis “la mano”.

Para los que les gusten las emociones fuertes: Video de lo que hace un pulpo cuando un tiburón se pone cansino…

Otro día hablamos de su capacidad de mimetizarse…

Y otro, de lo rico que está a la gallega

Hoy nos despedimos con un abrazo para Adolfo que nos lleva a bucear y siempre tiene el ojo de encontrar alguno y ofrecernos la estupenda experiencia de verlos en vivo. ¡¡Muchas gracias Adolfo!!

Pulpo en wikipedia, mejor en pitinglis más fotos y más información, si os atrevéis.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 143 seguidores