Experimento. Figuras de luz en 3D. LED’s y controladores

20 diciembre 2011

Con frecuencia mis chavales confunden (o me intentan vender la moto) largo con difícil.

Os diré lo mismo que a ellos, sumar 100 números es largo, pero no difícil.

Hoy os pondré un vídeo precioso.

Consiste en una red cúbica de LED’s controlados por una controladora y que siguen un programa para hacer unos preciosos juegos de luces.

El efecto es estupendo y programarlo seguro que es largo… “difícil” es otra cosa. Solamente hay que decir qué LED, con qué color, en qué momento y durante cuánto tiempo tiene que lucir… después de echar unas horillas soldando, claro.

Os puede parecer una distinción con poco sentido, pero consigue que la gente encare las tareas con otro espíritu. Sabes que es cuestión de tiempo hacerlo, pasito a pasito. Dejas de usar “tiempo de microprocesador” en pensar si podrás o no podrás, si será posible, si tendrías que dejarlo ya… aprovechas más tus energías.

Otra gente lo hace “casero” con la controladora Arduino.

3x3x3

8x8x8

Tendréis que conformaros con eso hasta que consigamos hacer lo que de verdad queremos, desde hace más de treinta años… Obi Wan eres nuestra única esperanza.

Y, por si no escribo más entradas estas Navidades, Felices Fiestas a todos. Casi cualquier excusa es buena para que nos queramos, y esta es estupenda.


Vídeo: Las cosas que hacemos en el campo…

4 octubre 2011

Si queríais ver asuntos lúbricos, no es aquí…

Aquí podéis ver un juguetito improvisado con unos palitos, unas cucharas de plástico, un corcho, y las velas del cumple de Alberto y Adolfo. Al que debemos la manufactura del aparato y la ejecución del vídeo. Un abrazo enorme para los grandes y los peques que andaban por allí y tanto quiero.

https://www.facebook.com/photo.php?v=1533297348355

Si Adolfo no lo tiene público, miradlo en mi muro de facebook

https://www.facebook.com/profile.php?id=100002918591991&sk=wall

En relación con aquel post, a raíz del vídeo que nos mandó Valle.

Experimento: Equilibrios imposibles


Tu palabra contra la mía… (Entrada participante en el Carnaval de la Física)

17 abril 2010

Esta entrada colabora con el Carnaval de la Física hospedado este mes por el blog “Últimas noticias del cosmos

De vez en cuando me corto el pelo… que aún hay “nubes y claros” ahí arriba.

Es en esas ocasiones en las que nos decimos esas frases “¿Qué, te has cortado el pelo?”… Como cuando llegas de viaje y te dicen: “¿Qué, ya has llegado?”

No voy a esto… yo también las digo. Debe ser por eso de la función fática del lenguaje… para ver si hay alguien al “otro lado de la línea”..que no sea Jazztel.

La tontería que os quería contar es que cuando mis alumnos (los pobres) me dicen que me he cortado el pelo, les respondo: No, no me lo he cortado. Es tu palabra contra la mía.

La gente que trabaja con la ciencia pertenece al grupo de personas que creen en una verdad objetiva, más allá de la apariencia. En eso comparten barco con otros acercamientos a la realidad. No son “relativistas”.

Lo que diferencia a la ciencia de otros es que pone su criterio de certeza en el experimento, no en el argumento de autoridad, una verdad revelada, etc. Es algo que siempre cuento en mis charlas con cacharritos y el otro día me encontré una cita de Feynman al final de la página del blog Museo de la Ciencia (en el que colaboro) que lo enuncia estupendamente.

“El principio de la ciencia, casi la definición, es el siguiente: La prueba de todo conocimiento es el experimento. El experimento es el único juez de la “verdad” científica”. (Richard P. Feynman)

Al hilo de esto os recuerdo un post que montó un lío muy gordo, por eso de “Perdone, pero yo no respeto opiniones

Como también me gusta decir… un místico de cualquier religión firmaría esto, aunque sus “experimentos” son diferentes, pero muy interesantes…


Por sus obras los conoceréis… el experimento decide.

18 febrero 2010

Casi siempre empiezo mis shows o mis charlas hablando del carácter práctico de la Ciencia.

Me encanta esto de que no importa quién “tan importante” dijo qué… o quien tan “poco importante” dijo lo contrario: El experimento decide.

Y, como tantas otras veces, me parece que esta actitud puede aplicarse estupendamente a múltiples aspectos de la vida cotidiana.

No sé si os lo habéis parado a pensar, pero este modo de proceder contrastando ideas, intuiciones o teorías con la experimentación es muy similar a la mejor tradición de la mística de muchas formas de espiritualidad. La mística se convierte pues en una “espiritualidad científica”, y quizá la única que pueda practicar alguien intensamente racional y ligado a la ciencia.

Volviendo a la ciencia propiamente dicha, Este sentido “práctico”, no necesariamente como “utilitarista”, sino como orientado a objetivo creo que es un gran valor en la mirada al mundo que es la ciencia.

Me resulta muy interesante considerar también que práctico y materialista no es lo mismo. Yo puedo tomar acciones muy prácticas (muy orientadas a un objetivo e incluso muy eficientes) para mostrarle mi amor a Pepita, asunto este poco materialista. (Es amor del bueno…)

Por otra parte, me parece que es una “fuente de hermandad“. Hay multitud de ocasiones en los que nos matamos a discutir aspectos de importancia menor o asuntos teóricos que nos alejan, cuando nuestros hechos o nuestra labor práctica son similares…. a veces indistinguibles. Somos aliados ciegos.

Veamos un ejemplo. Respecto a las creencias sobre la muerte, nos encontramos con gente que cree que ahí acaba todo, otros creen que esta vida en la Tierra es única, siguiéndola después otra completamente diferente, y los hay que creen en la reencarnación (como si la vida aquí fuera una sucesión de cursos).

Sin entrar a valorar cada una. Las personas más lúcidas que integran los tres grupos tienen formas de proceder muy similares:  Centran su acción y focalizan su mente en el momento presente.

Aunque desde las tres posturas se puede elaborar un discurso que te lleve a la inacción o al egoísmo (tanto por aprovechar lo único que hay, como porque hay tiempo para “compensar”), insisto en que vemos a la “mejor gente” de cada tradición remangándose y poniéndose manos a la obra para construir un mundo mejor aquí y ahora, en multitud de ocasiones codo con codo.

Así pues, independientemente de nuestro discurso interior, de los detalles de nuestras ideas o creencias, es fácil encontrar una “hermandad práctica” entre la gente de bien, en la que es el “experimento” el que decide: “Obras son amores…” o esta otra “Por sus obras los conoceréis”.

A este respecto escribí hace tiempo un texto que quizá os guste. Se llama El Encuentro“, lo tenéis en español y en inglés. Me encantaría que, si os gusta, lo pusierais en circulación, porque creo sinceramente que es muy necesario que la buena gente se una de una vez por todas y tome las riendas de este planeta, en vez de tolerar que desde otros intereses se usen las distintas formas de poder para producir y aumentar el sufrimiento.

Imagen: Faraday en su laboratorio (wikipedia)


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 157 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: