No apagues la alarma, mira qué pasa. La cafeína

4 julio 2011

Ya contamos en nuestro ¿Cómo le explico esto a un extraterrestre? lo paradójico que resulta que el dolor sea útil. Resumiéndolo, la idea es que el dolor te indica que hay un problema, que algo no funciona bien, que se está sufriendo algún daño. El dolor es una alarma. En esa línea, ¿qué os parece eso de Rafa de jugar con un pie anestesiado?

Sin entrar tampoco en más detalles ya sabéis que algunas de las enfermedades que más mortales resultan son las que no dan dolores u otros síntomas hasta que no están muy avanzadas.

Hace poco en Microsiervos pusieron un artículo sobre la cafeína, una de las drogas más usadas en el mundo.

Archivo:Roasted coffee beans.jpg

Imagen: wikipedia

Como se aproximan muchos viajes, simplemente quería contaros que el cansancio, como el dolor, es una alarma: el cuerpo necesita descansar. Cuando tomamos cafeína la sensación de cansancio se atenúa, pero la cafeína no nos “descansa”, estamos trabajando por encima de lo aconsejable. Nos puede resolver un problema momentáneo, pero ni esas semanas de estudio a base de cafés, ni esos viajes de un montón de horas a base de coca-cola son saludables. Intentemos respetar los ritmos corporales.

¿Significa esto que no hay que “esforzarse”? (¡Con lo mucho que está de moda el término!)

Aquí creo que viene a cuento una distinción muy importante entre “esfuerzo” y “sufrimiento”.

El esfuerzo es estupendo, el sufrimiento no. Lo aceptamos como la última escuela, cuando nos empecinamos en el error y sólo salimos de allí a base de palos, pero se debe intentar poder vivir sin sufrimiento (o con poquito…).

Cuando se lo explico a mis chavales. uso el ejemplo del esfuerzo que hace uno cuando juega un partido de un deporte que le gusta, esa carrera por aquella pelota a la que casi no llegas… allí hay esfuerzo, pero no sufrimiento.

Y, dando un paso más, creo que puede aplicarse lo mismo sobre el dolor del “corazón”.

Esforzarse por mantener un trabajo desagradable, una amistad, una relación, lo que sea, no es nada malo… cuando esto se hace con sufrimiento es porque el tesón se ha convertido en cabezonería, siendo el dolor la señal de alarma de que hay que actuar sobre esa situación.

Que sean ustedes felices… si se atreven, y digo esto porque mucha gente ha renunciado a la pastilla que evitaría que se enfadasen para siempre

¿Para qué me sirve enfadarme?

Con esta pastilla no volverás a enfadarte


Con esta pastilla nunca más volverás a enfadarte… ¿la quieres?

17 octubre 2010

Imagina que te digo esto…

Con esta pastilla nunca más volverás a enfadarte.

¿La tomarías?

¿Querrías renunciar ese “derecho” a enfadarte por la Serenidad?

Aunque tuvieses toda la razón de tu parte, aunque alguien te ofendiese gravemente…

Atención: En el prospecto detallan que eso no te impedirá actuar como la situación pidiese; activamente, firmemente, o incluso físicamente si hubiese que parar una agresión, por ejemplo. Lo único es que se haría sin el sentimiento de negatividad y sin tener que tragar bilis ni estropearse la salud.

¿Te animas?

Si la respuesta es que no, verás que hay cosas que valoras más que la Serenidad. Quizá pensabas que no era así.

Esta entrada es una aplicación práctica de esta otra (Os concedo vuestros deseos) que hemos incluido en el libro ¿Cómo le explico esto a un extraterrestre?


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 140 seguidores