¿Morir por tu país o matar por tu país?

26 abril 2011

Como os decía hace poco tenemos a nuestros queridos muchachos pensando mucho en la dirección a la que van a dirigir sus vidas. Les puse un post hace poquito.

Quería añadir esta reflexión para los que se plantean unirse a las “fuerzas y cuerpos de seguridad del estado”.

Me parece triste asumir que haya que defender el bien a tortas, pero hasta que dominemos los trucos jedi parece que hay que asumirlo como el mal menor, a no ser que apostéis por la no violencia, independientemente del coste que os suponga personalmente o como nación.

Bien, pues en este entorno en el que la última opción es la amenaza o el uso de la fuerza, hay gente que, con buena voluntad, elige que serán ellos los que irán en primera línea. Esto habitualmente se viste como que harán el sacrificio de morir por su patria, pero creo que lo más complejo no es dar la vida, sino matar por tu patria.

Dejadme que me explique. Quizá en el pasado, o en otros lugares, era más claro: una gente chunga aparece en mi ciudad y yo me pongo a repartir tortas en defensa de mi casa, mi familia o mi propia vida.

Hoy en día para países como nosotros la situación es distinta. El gobierno de turno, toma una decisión con motivos, cuando menos, complejos, y me manda a repartir tortas a un sitio a miles de kilómetros de distancia, a gente que ayer eran nuestros aliados y que quizá lo vuelvan a ser dentro de dos semanas.

Querido joven que te planteas tu futuro, si quieres ser militar plantéate esto:

¿Estás dispuesto a ir a donde te digan a disparar a quien te digan por las razones que te quieran dar?

No te equivoques, esto es ser militar. Estar en el cuartel, desfilar, hacer maniobras… es estar preparado para cuando haga falta hacer esto otro.

File:Niño Soldado.jpg

Fuente imagen: wikipedia


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 147 seguidores