No me presiones, ¡energízame!

12 marzo 2014

Este post es una colaboración mía, como integrante de Naukas, con la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU. Siendo publicado con anterioridad en el Cuaderno de Cultura Científica Aprovecho para agradecer a Javier Peláez (@Irreductible) y a César Tomé (@EDocet) su amabilidad y trabajo.

Hay unas cuantas palabras que usamos con mucha frecuencia en el lenguaje cotidiano, pero que también tienen un significado científico específico, lo cual da lugar a malos entendidos, a mal uso por desconocimiento y, en ocasiones, por mala fe. A estas cosas de las que vamos a hablar las denominamos magnitudes físicas, lo que quiere decir que son susceptibles de ser medidas.

FUERZA

Tengo fuerza, dame fuerza, estás fuerte… pero, ¿qué es la fuerza científicamente?

jfp1
Imagen Wikicommons

Fuerza sería aquello capaz de deformar objetos o cambiar su estado de movimiento (acelerarlo, frenarlo…)

Decimos que es una magnitud vectorial porque no solamente necesitamos saber lo intensa que es, sino en qué dirección y sentido está “empujando”, por lo que tenemos que representarla con un vector, una flecha. Como verás, científicamente no “tenemos fuerza”, aunque sí podemos ejercerla o aplicarla. Se puede medir en distintas unidades, pero la del sistema internacional de unidades (SI) es el newton (N)

MASA

Es la cantidad de materia, la “chicha” vaya, esas lorzas que nos adornan… eso es masa.

jfp2Se mide en kg (en el SI)

PESO

Jumper1
Imagen de P. Fraundorf (Creative Commons)

El peso no es la masa, ni se mide en kg… “Pues yo le pido dos kilos de naranjas al frutero y me entiende” Ya, y yo al del bar le silbo y le digo “jefe, jefe” y me pone una Fanta… pero la expresión no es correcta científicamente. El peso es una fuerza. Es la fuerza con la que te atrae la Tierra o el lugar del Universo en el que estés: la Luna, Marte, o flotando en medio del espacio.

Como tal fuerza se mide en newtons (N)

Si te fijas, cuando tú dices que quieres perder peso no es correcto… porque probablemente lo que quieras hacer es desprenderte de las “asas del amor”… y eso es ¡masa! Lo que tú quieres es perder masa.

Para perder peso hay formas más sencillas_ – Puedes viajar a la Luna, allí pesas unas seis veces menos, ya que al ser más pequeña que la Tierra te atrae menos. – Ve a la estación espacial. Allí, estarás en ingravidez, así que pesarás cero. – También puedes lanzarte de un quinto, durante la caída también estás en ingravidez… de hecho estar en órbita es como estar cayendo sin llegar a tocar la superficie.

Para calcular el peso hay una fórmula aproximada muy sencilla. P = m.g siendo g la aceleración de la gravedad, aquí en la Tierra, aproximadamente 9,8 m/s^2.

De esta forma, 1kg resulta atraído con una fuerza de 1 · 9,8 = 9,8 N.

Aproximadamente 10 N por cada kilo. Esa es la fuerza que aplicas sobre el suelo o tu silla.

PRESIÓN

jfp3
Presión | Imagen wikicommons

A veces mis alumnos me hablan de la fuerza de una presión… cuando quieren decir lo intensa que es una presión, puede parecer un detalle insignificante, pero es incorrecto. La presión es la fuerza dividida por la superficie en la que se aplica.

Mira, sígueme.

Una persona tiene 75 kg de masa, eso quiere decir que su peso es de 750 N aproximadamente. Esa es la fuerza que aplica al suelo, pero no es lo mismo que se ponga zapatos de tacón, botas de fútbol o se suba en una tabla de snowboard.Digamos que “aprieta” menos el suelo en un caso que en otro, la fuerza está más o menos “concentrada”. A eso le llamamos presión.

Se mide en newton por metro cuadrado (N/m^2) a lo que llamamos pascales (Pa)

Así, haremos más presión cuanto más fuerza hagamos o cuanto más pequeña sea la superficie sobre la que la hagamos.

Si afilas la punta de un objeto, consigues que atraviese más fácilmente un material aunque hagas la misma fuerza… porque la presión es mayor.

Uno de los ejemplos más curiosos y divertidos es la cama de clavos. Parece más temible cuantos más clavos lleva, pero en realidad es mucho menos peligrosa… cuantos más clavos tengamos, menos presión hará nuestro cuerpo. Nuestro cuerpo siempre hace la misma fuerza (la de nuestro peso), pero la presión es menor, al estar aplicada esta fuerza en una superficie mayor (más puntas de clavos).

TRABAJO

En física el trabajo podría decirse que es el efecto que produce una fuerza (perdón para los puristas)

Homenaje a la mujer trabajadora | wikicommons
Homenaje a la mujer trabajadora | wikicommons

Si yo aplico una fuerza y no hay desplazamiento, aunque yo me canse, esa fuerza no ha conseguido nada… así que decimos que esa fuerza no ha hecho trabajo. Si yo aplico una fuerza en sentido contrario al del desplazamiento, diríamos que mi fuerza no ha ayudado a ese desplazamiento, de hecho lo ha dificultado… así que decimos que esa fuerza hace trabajo negativo.

Si la fuerza y el desplazamiento son perpendiculares… si yo tiro hacia arriba y el objeto se mueve horizontalmente, desde luego, no puedo decir que sea debido a mi fuerza, así que también en ese caso decimos que la fuerza no hace trabajo.

Finalmente, si la fuerza y el desplazamiento no van perfectamente alineados, pensamos en la fuerza en dos componentes, la parte perpendicular no hace trabajo y la paralela sí. La cantidad de trabajo se calcula multiplicando la fuerza por el desplazamiento, así que newtons multiplicados por metros, a lo que llamamos julios (J) Así que el trabajo no se tiene (qué gran verdad en estos días), se hace al sistema al que le aplicas fuerza o se recibe del que te la aplica a ti.

ENERGÍA

La energía es la capacidad de hacer un trabajo, digamos de producir un “efecto”.

Lightning Slow motion | wikicommons
Lightning Slow motion | wikicommons

Fíjate que es la capacidad de hacer el trabajo, no que se haya hecho ya o que se esté haciendo. Cuando cuelgas un piano de un quinto, ese objeto, en esa situación, tiene la capacidad de convertirte en otro instrumento musical si te lo dejan caer encima (un acordéon…). Aún no lo ha hecho y quizá no lo haga, pero puede hacerlo, tiene energía. La energía se mide en las mismas unidades que el trabajo, en julios.

Hay muchos tipos de energía: cinética (la que tiene un objeto por estar moviéndose), potencial (la que tiene un objeto por su posición, como el piano), térmica (debida a la agitación de sus átomos), etc.

Sabemos convertir unas formas de energía en otras de muchas maneras, y particularmente se nos da muy bien con la energía eléctrica. Con un motor la convertimos en energía cinética, con un calentador en energía térmica, con una bombilla en energía luminosa, etc.

CALOR

Oímos con frecuencia “Tengo calor”… pero el calor no se tiene, científicamente hablando, lo que se tiene es energía térmica. Aún así, ni siquiera en los laboratorios, oiréis decir “Tengo energía térmica”.

Calor es el nombre que le damos a la energía térmica cuando se intercambia, cuando pasa de un sistema a otro.

Calor | Imagen wikicommons
Calor | Imagen wikicommons

Digamos que un sistema más temperatura que otro, de forma que si los ponemos en contacto, pasará energía del primero al segundo. Bueno, pues a esa energía que pasa, mientras pasa, es lo que llamamos calor.

Como es energía, el calor se mide en julios.

Igual con dinero lo explico mejor: El saldo de tu cuenta bancaria sería “dinero”, energía. Tú me lo puedes pasar de muchas maneras: por transferencia, en efectivo, con un cheque. Todos esos “intermediarios” existen sólo mientras pasa el “dinero” de tu cuenta a la mía, donde incrementa mi saldo y se convierte de nuevo en “dinero”, energía. Así que los sistemas tienen energía, y se intercambian calor.

Con el trabajo también podemos “meter o sacar” energía de un sistema, pero de nuevo hablaremos de trabajo mientras se está pasando la energía (mientras dure la aplicación de la fuerza) y después hablaremos de energía en el nuevo sistema.

POTENCIA

La potencia no es lo mismo que la energía. La potencia sería la velocidad con la que la energía se está intercambiando en un proceso, o si quieres la velocidad con la que se hace un trabajo o se intercambia calor. Por lo tanto se medirá en julios por segundo, a lo que llamamos vatio (W).

Imagen wikicommons
Imagen wikicommons

Si tú y yo subimos cada uno un saco de cemento a un quinto, habremos hecho el mismo trabajo, pero será una “máquina” más potente quien lo haya hecho en menos tiempo. O, visto de otra manera, si nos dejan actuar durante el mismo tiempo, la máquina más potente hará más trabajo.

Dos calefactores que pongan una habitación a 21ºC habrán hecho el mismo trabajo, pero uno de 2000 W la calentará antes que uno de 1000W.

Espero que ahora veas un poco más claras las cosas que os contamos a veces los que hacemos divulgación… y si os apetece, decidme otros conceptos básicos que queráis que aclaremos.


La Pregunta Naukas 2014

27 febrero 2014

Os dejó por aquí mi respuesta a la Pregunta Naukas 2014:

¿Cuál será el avance o descubrimiento de la ciencia que más va a cambiar el mundo en los próximos años?

Aunque puede que tarde unos cuantos años si no se produce un descubrimiento revolucionario…, no pasarán muchas décadas, en mi opinión, cuando lo “nano” se vuelva verdaderamente nano… y ahí empezará algo muy gordo.

Seguro que habéis oído hablar de la nanotecnología, una disciplina que se refiere a dispositivos o estructuras donde se trabaja a un nivel muy pequeño. Literalmente debería ser del tamaño de nanometros, 10(elevado a menos nueve), mil millonésimas de metro. Pero, a pesar de que hoy en día se hable mucho de nanotecnología, realmente se trata de cosas pequeñicas pero no aún tan pequeñas, por lo menos en lo que a nanobots, o nanorrobots se refiere.

¿Y para qué querríamos unos robots tan pequeños? Muy sencillo, para pinchártelos en vena… para meterlos en tu cuerpo.

Hoy en día se van realizando avances en lo que se serían las partes de ese nanobot: ruedas dentadas, sistemas de movimiento (parecidos a flagelos, por ejemplo), etc. Pero aún faltan piezas fundamentales, ponerlo todo junto y que chisque.

Cuando llegue ese día tendremos cacharrillos en nuestras arterias limpiando el colesterol de las paredes, disolviendo trombos, arreglando derrames, detectando patógenos y eliminándolos y, por poner sólo un ejemplo más, eliminando células tumorales.

Idealmente estos bichos podrían “arreglarse” o “reproducirse” (ensamblar robots nuevos) con piezas que les suministrásemos o bien con sustancias presentes en la sangre, como proteínas… además de usar como fuente de energía los azúcares o grasas también presentes. De todas formas, los primeros modelos, probablemente, serán más en plan montarlo fuera con plastiquete y que vaya con batería.

Digamos que poseeríamos un sistema inmune y un organismo optimizado, con lo cual nuestra esperanza de vida aumentaría quizá algunas decenas de años… y ahí viene el cambio gordo por el que nos preguntábamos al principio.

En lo general:

Ya te puedes imaginar los problemas sociales, económicos, etc. que conlleva una gente que se reproduce, pero que no se muere…

En lo particular

¿Habéis visto qué dura se nos hace la vida en ocasiones? ¿Cuánto nos cuesta asumir fracasos, decepciones, traumas? Ya lo hemos visto muchas veces en obras de ciencia ficción… ser inmortal puede ser psicológicamente difícil de llevar.

De momento, podéis intentar ir digiriendo lo que lleváis vivido… porque gracias a la ciencia, de momento vamos a pasar de los ochenta, aunque tristemente, sólo en las partes más favorecidas del planeta.


Lo estoy dejando 2014

23 febrero 2014

Una vez más vamos a explorar los límites de nuestra libertad…

Vamos a intentar dejar alguna “droguilla”, digamos alguna “costumbre incómoda” y a ver cómo nos sentimos. Compartiremos experiencias, vivencias… nos echaremos una mano.

No olvides que esto NO ES UNA TERAPIA NI SUSTITUYE A NINGUNA TERAPIA

Si alguien descubre que esa mala costumbre es algo mucho más serio, es un paso estupendo, el siguiente es acudir a un profesional.

Si te apetece el experimento te esperamos en

LO ESTOY DEJANDO 2014

 


Cómo cagar en casa y salir vivo…

21 febrero 2014

Aunque me resistí mucho, seguí los consejos de varios amigos y mandé un monólogo al certamen Famelab.

No ha sido seleccionado en el primer corte, así que os lo dejo por aquí para que lo veáis, aunque quizá ya me lo hayáis oído contar en bolos y saraos…

Quiero cagar en mi casa…

Si esto es lo que desprecian, el nivel debe ser buenísimo… no os lo perdáis… pero el enlace ya os lo buscáis vosotros… si ellos pasan de mí…

Lo que no quiso Famelab, que lo disfruten los humanos…


Me convencieron para trabajar por proyectos en una clase magistral…

17 febrero 2014

Fabada

Quizá porque en este país hay que ser del Sevilla o der Betih, rojo o facha, cocidista o fabadista… nos agarramos a las novedades y las hacemos religión, y además no es infrecuente encontrar fanáticos entre los conversos.

En contradicción con el título, esto será más un elogio a la “clase magistral”, conferencia o como queráis llamarla… Lo digo por si habéis llegado aquí por el título y queréis dejar de leer a partir de este momento. También podéis seguir leyendo y darme caña en los comentarios ;)

Pues no, un libro no será mejor necesariamente porque haya sido escrito en colaboración por varios autores y tampoco tendrá que ser necesariamente mejor porque esos autores lo compartan gratuitamente. Simplemente estarán regalando su trabajo, que puede ser excelso o mediocre, pero trabajo, que otros pueden no querer o poder permitirse, regalar.

No, amigos, yo no quiero que entre (aquí pongan a su autor favorito) en mi clase y nos ponga a trabajar en grupos, a ver qué se nos ocurre. Si entra un sabio en una clase, que hable, que nosotros nos callamos.

Es posible que llamemos escuchar a que alguien hable y yo me ponga a cortarme las uñas de los pies mientras tatareo I feel pretty… para mí escuchar es otra cosa. Cuando escucho sigo los razonamientos, los repaso, veo si estoy de acuerdo o no, mantengo un diálogo con ese orador, que me hace subir y bajar y me lleva por un viaje que ha diseñado para contarme algo.

Lo mismo pasa con una película o con un libro. Yo voy con Atreyu, no estoy sólo pronunciando los sonidos al leer ¿No disfrutamos de ese viaje, ese diálogo con aquel autor que es tan poco colaborativo que se ha muerto antes del turno de preguntas?

Desde luego, la clase magistral no es la única manera de dar clases, pero tampoco es una aberración o algo pasado de moda, como a a veces parece, por lo que se oye.

Es curioso que gente que idolatra las charlas TED, devora libros (de pago) escritos por un sólo autor, y demás productos en los que la información fluye en una dirección… abomine después de poder dar una clase magistral.

Y lo mejor es que… algunos fueron “convertidos” gracias a una excelentemente convincente, por lo visto, clase magistral.

Las formas de comunicación son legión, y desperdiciar unas buenas dotes de orador que despierten la pasión en el auditorio… un pecado.

Se abre la veda… a darme marcha en los comentarios.

Abrazos unidireccionales.


Jornadas sobre la Enseñanza de las Ciencias para infantil y primaria

7 febrero 2014

El próximo fin de semana, 14 y 15 de febrero participaré en las Jornadas sobre la Enseñanza de las Ciencias para infantil y primaria, por si os apetece… o conocéis a alguien que le interese.

http://www.consejogeneralcdl.es/i-jornadas-sobre-la-ensenanza-de-las-ciencias-en-infantil-y-primaria-2/

Mi taller, de cacharritos (cómo no?) será el sábado por la mañana.


Presentación en Getafe de 44 Mundos a deshoras

4 febrero 2014

Disculpadme que llevo como un mes sin publicar… y ahora lo hago para autobombo… pero es que, son tan polifacético… (golpe de melena)

Este viernes 7 de febrero a las 19:00 horas…presentaremos el libro 44 mundos a deshoras en Getafe, en el Violín, un café en el que mucho se ha hablado en estos años…

Cerquita de la estación de Cercanías de Getafe Centro para los que vengáis de fuera.

cartel 44 mundos a deshoras_violin_bajaComo ya os conté, me cuento entre los 44 autores que participan en esta antología… y lo hago con este poema, tomado de un librico que escribí (aún inédito… increíblemente…)

Os lo pongo, por si queréis leer.

 

HOY HE MANCHADO MIS MANOS CON TIERRA ROJA
Javier Fernández Panadero

I

Hoy he manchado mis manos con tierra roja.
La siento suave entre mis dedos.
La cueva es oscura en este rincón
donde casi no llega la luz del fuego.
Pero también aquí bailan las sombras.

Hoy fue un gran día de caza.
Todos nos recibieron con júbilo y nos celebraron.
Y fuimos felices.

Pero aquí, solo y en lo oscuro,
pienso que quizá hubo otros días como éste
y otros bisontes imposibles de abatir…

Aquí, solo y en lo oscuro,
pienso en aquellos que ya no están con nosotros,
y que nadie recuerda ni celebra…

Por eso, hoy manché mis manos con tierra roja…

Me mira desafiante desde la pared.
El fuego y las sombras dan vida a la piedra.
No parece que nadie más vea al bisonte…
Pero hoy seguiré sus contornos con mis dedos y lo verán.
Y desde hoy, piedra y tierra cantarán mi gesta
hasta el fin de los tiempos.
Por eso, hoy he manchado mis manos con tierra roja.

II

Hoy he manchado mis manos con tierra roja.

Esta buena tierra está ahora teñida
con la sangre de amigos y enemigos.

Clavo mi espada en el suelo,
mi rodilla en la tierra,
y mis ojos en los ojos secos de mi enemigo.

Está inmóvil, pero luchó valientemente.
Ahora descansa sobre la tierra roja.

Alrededor nuestros amigos y enemigos nos miran petrifi cados.
Nunca vieron tanto valor.

La tierra a mis pies también es roja…
Nunca olvidarán nuestra bravura.

Las espadas escribieron en el aire nuestro poema.
Nunca nuestro recuerdo abandonará sus corazones.

Las caras se hacen ahora más borrosas
y la tierra más fría en mi espalda.
¿Será bastante esta sangre para que nuestro eco resuene
hasta el fi n de los tiempos?
El que fue mi enemigo
me acompañará como mi hermano hasta entonces.
… pero los demás se dan la vuelta y se van.

III

Hoy he manchado mis manos con tierra roja

No veo más que su cara cuando miro al cielo y al mar.

Me mira y me sonríe… y, sin palabras, me pide… vivir.

Hoy he manchado mis manos con tierra roja.

Hoy le daré vida.

He cosechado barro y lo he traído a casa.
Lo he acariciado y amado.
Y ha surgido ella.

Mis dedos recorrieron sus mejillas
perfi laron sus labios,
dibujaron sus ojos…

Aún me mira y me sonríe… y, aún sin palabras, me pide vivir…

Hoy tomé el cincel y el martillo.
Hoy el mármol me pidió belleza.
Hoy mis dedos recorren sus mejillas,
perfi lan sus labios y dibujan sus ojos.

Hoy me siento y la contemplo.
Hoy me mira y me sonríe… y, sin palabras… me ama.
Vendrán otros tiempos y otros ojos
y ella les mirará y sonreirá… y, sin palabras…
les hablará de mí.

IV

Hoy he manchado mis manos con tierra roja

Es suave entre mis dedos.
Al fondo, en el taller, el luthier le dio este mismo rojo al árbol
Amó la tierra y amó al árbol, el violín es su fruto
Ahora viene a mí
y me lo entrega con las manos extendidas, como a un hijo.

Ahora la madera canta.

La música vuelve la madera líquida.
Mil canciones surgen de ella y mis ojos se cierran.
Mi cara se introduce en un rojo estanque
y sus olas acarician mi mejilla.
Mis manos recogen las notas que flotan en las aguas
y las traen a mi rostro donde se deslizan como espuma.

Ahora la madera canta.
¿Sostendrá el aire el eco?
¿Lo recogerán las hojas?
¿Lo volverá a aprender la tierra?

¿Lo recitará de nuevo el árbol?

Cuando la tierra roja fluya por sus venas de nuevo,
cuando sus olas acaricien otros rostros,
cuando mi canción bese otras almas,
¿les hablará de mí?

V

Hoy he manchado mis manos con tierra roja.

Del barro los hizo y al barro volverán.
Pero a veces Él se sirve de mis manos para retrasar su regreso.
Él conoce sus Caminos, pero yo no.
Yo sólo mancho mis manos con tierra roja.

El mármol y el bronce perduran por siglos,
pero nunca conocí la obra de otro como yo,
ni nunca otro conocerá la mía.

Aún así, viva está mi obra en sus canciones y poemas,
en sus mármoles y bronces.

Viva está mi obra en mi obra viva.

Por eso, hoy, volveré a manchar mis manos con la tierra roja.

VI

Hoy he manchado mis manos con tierra roja

La pequeña la trajo hasta la playa.
Con ella construimos un castillo de princesas.

Ahora corre por la orilla jugando con el aire.
Desde el pie de la muralla la contemplo en la distancia.

Suavemente el mar reclama el castillo de arena para las sirenas.
Así, suavemente,
el tiempo ha ido reclamando mis frutos y mis castillos.

Nada dejo tras de mí más que a ella, que en la orilla juega
con el aire.

Pero sigo vivo en su mirada.

VII

Hoy he manchado mis manos con tierra roja.

Moví mis dedos en el agua
y las estelas compusieron poemas.

Los leí y aprendí al instante
y los escribí en hojas secas.

¿Los retendrá el papel más que el agua?
¿O debí sembrarlos sobre piedra?

¿Cómo perdurarán las canciones
que la sangre escribe por mis venas?

VIII

Hoy he manchado mis manos con tierra roja.

La tomé del suelo y cerré mi mano.
Al levantarme y mostrarla al sol,
resbaló entre mis dedos como fundida.

En otro tiempo, otro tomó esta tierra.
La alzó del suelo y la hizo bella.
La hizo más alta y más altiva
y le sobrevivió.

Pero el tiempo doblegó su orgullo y volvió la tierra a la tierra.

Ahora me la ofrece a mí y la tomo.
Y a mi espalda crece lo que yo he hecho de ella.
Ya es más alta y más altiva que yo…
Pero, ¿no volverá la tierra a la tierra…

IX

Hoy he manchado mis manos con tierra roja.

Y he descubierto sus secretos…

La he cambiado de color mil veces
y mil veces la he moldeado.
La he hecho agua y aire, fuego y tierra…
Y la he descifrado.

Les he desvelado sus misterios
y en la plaza me celebran, pero…

¿Será mi vida más
que el eco de sus voces?

X

Qué perdidos y qué solos a veces
cuando el viento borra nuestras huellas,
cuando sentimos que nuestra canción se desvanece…
Qué perdidos y qué solos a veces.

¿Qué son gesta y poema?
¿El grito que no quiere apagarse…
o la Vida que se celebra…?
Quizá nuestro canto resuene en la eternidad
y quizá nuestra llama nunca se extinga.
Quizá nuestra Vida se solaza y se pinta
en todas las formas de que es capaz.

Y, aunque de esta manera no fuera
aunque nada ya importara,
aunque me arrastre, o me muera…

Al llamado de la Vida y la Belleza
mancharé con alegría mis manos en tierra roja
y cantaré mil poemas
con la voz, con la pluma y con la piedra.

Fragmento del libro Al principio todo estaba oscuro

Los “bichejos” representados… porque hay quien me dice que no se me entiende… serían: Hombre de Altamira, Guerrero, Escultor, Músico (violinista), Médico, Padre, Escritor, Arquitecto y Científico… o ellas.

 


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 123 seguidores