Quiero cagar en mi casa, me estreno en Naukas

25 marzo 2013

Javier Pélaez (@Irreductible) me escribió hace poco para invitarme a ser un colaborador más del conocido blog Naukas, sin duda alguna gracias a las malas artes de algún amigo que anda por ahí dentro, nuestro dios de la ciencia ficción, Sergio, que murió en la red y resucitó al tercer día.

Aquí tenéis mi primer post, Quiero cagar en mi casa, Panaderito en estado puro. Espero aportar algo más que mal olor a este proyecto… pero de momento, ahí va…

QUIERO CAGAR EN MI CASA

Comemos varias veces al día, y es asunto obligado “descomer” regularmente… y no pasa un día sin que lo intentemos.
Esto no era mayor problema cuando éramos cuatro e íbamos dejando “regalitos” repartidos por el campo, aquí y allá. Por otra parte la Naturaleza se encargaba de dar buena cuenta de aquello al grito de “si te has dejado lo mejor”. De esa forma, “gente” más o menos microscópica sacaba provecho de la materia y la energía que aún andaba “disponible” en nuestros mojoncetes.
Cuando empezamos a ser más, ya los ciclos naturales no funcionan tan rápido como para que no nos lleguen los “problemas” a las rodillas. A veces la gente opta por enterrar sus “obras”, pero no es una solución escalable. Pon a siete mil millones a cagar a diario y a guardar sus tesoros… a ver quién es el guapo que se atreve mañana a abrir un hoyo para sus cositas, lo más seguro es que esté ocupado.
En fin, que empezamos a canalizar y a reconducir los frutos de nuestros desvelos al mar primero, a depuradoras después… pero seguía habiendo un problema: Yo quiero cagar en mi casa.
Acabe donde acabe la conducción, yo necesito que empiece en un cuartito de mi casa, donde se esté calentito, haya prensa del día… bueno, ya sabéis.
El olor que suba del tubito aquel os lo podéis imaginar, y no arreglamos nada poniendo una tapa por buena que sea, para hacer una nueva “aportación” tenemos que destapar… y ahí tienes de nuevo el delicioso aroma.
Bien, ¿qué necesitamos para cagar a gusto?
Un tapón con las siguientes características: hermético, que esté limpio y que nunca se destape.
La curiosa y sencilla solución es el sifón, un simple tubo con una curva.
Veámoslo.
Debido a la gravedad la curva del tubo queda llena de agua, y la gravedad está ya pagada, y no dejará de funcionar por problemas de suministros o similar…
El tapón de agua ni tiene “agujeros” o poros, ni deja huecos al pegarse a la pared del tubo, de forma que el olor no puede subir por ahí.
Cada vez que descargamos la cisterna el tapón de agua, ahora sucio, se renueva por otro limpio sin que en ese proceso se destape el tubo, el olor sigue sin poder pasar.
Si miras bajo tu fregadero o el lavabo encontrarás sifones, de distintos modelos probablemente, que también te mantienen apartado de los olores que producen la descomposición de la materia orgánica que por allí dejamos ir.
http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Sifon4.png
Finalmente en el suelo de tu baño probablemente haya una tapa metálica que esconde otro sifón en el que desembocan los desagües de tu lavabo, bidet, bañera, ducha… todos, menos el váter que ya tiene lo suyo…
Resulta curioso cómo una solución tan sencilla, que no consume energía, que no necesita procedimientos de operación o mantenimiento complejas, sea en realidad una solución muy robusta y que resuelve perfectamente el problema que teníamos.
Enseñamos a nuestros chavales que el objetivo de la Tecnología es “resolver problemas”, por lo tanto la mejor solución será aquella que resuelva el problema de forma más eficiente, barata y sencilla.
Si estáis interesados en la historia del inodoro, aquí encontraréis un detallado artículo

Kilovatios o kilovatioshora?

10 febrero 2013

Kilovatios o kilovatioshora, potencia o energía?

Hay cierta confusión con estos términos, vamos a ver si los aclaramos.

En ciencia decimos que ENERGÍA es la capacidad de producir un trabajo. Digamos, la capacidad de producir un efecto, por ejemplo, deformar un objeto, o cambiar su estado de movimiento (acelerarlo, frenarlo…)

Pero fíjate, es la capacidad de hacerlo, no que lo hayas hecho. Si cuelgas un piano desde un quinto piso, tiene la capacidad de convertirte en un acordeón si te lo dejan caer encima, pero eso aún no ha ocurrido, a eso lo llamamos energía, a esa capacidad.

Creo que un buen símil es el dinero. No me puedo comer el dinero, no me puedo sentar sobre él o viajar subido encima, pero puedo “transformarlo” en un bocadillo, en una silla o en un billete de autobús.

Date cuenta también que cuando transformas ese dinero en alguna de esas cosas, se “gasta”, digamos que utilizas esa capacidad y la “pierdes”.

Piensa en la corriente eléctrica, tengo la posibilidad de transformarla en luz (bombilla), en movimiento (motor), en calor (estufa), y esa energía se “gasta” al convertirse en esa otra forma de energía.

Igual que en los intercambios de dinero, siempre se queda un poco por el camino, en gastos, intermediarios, etc. En el caso de la energía estas “pérdidas” suelen ser en calor. Por ejemplo, tu bombilla se calienta además de producir luz, y ese calor lo pagas tú. De hecho en las bombillas tradicionales el 90% de la energía que inviertes se va en calor… compra bombillas de bajo consumo.

Vayamos ahora con la POTENCIA.

La potencia es la velocidad con la que la energía se “consume”.

Por ejemplo, si les pides a dos personas que te suban tres sacos de cemento a tu casa, y una lo hace en una hora mientras que la otra lo hace en media hora, no podemos decir que han hecho distinto trabajo, distinto efecto, pero sí que uno es más “potente” que el otro, de hecho el doble de potente.

En honor al inventor de la máquina de vapor (Watt) la unidad en la que se mide la potencia es el vatio (W), castellanizando su nombre, cosa que no gusta a algunos científicos, que a esta unidad la llaman watt.

Igual que el kilogramo es 1000 gramos o el kilometro es 1000 metros, cuando oigáis hablar de kilovatios (kW) se refieren a 1000 W.

De esta forma, calentar una habitación con un calefactor de 1 kW o con otro de 2 kW es el mismo trabajo, pero el segundo lo hará más rápido, porque es el más potente.

Y ahora, contestemos la pregunta del título.

Ya sabemos lo que es el kilovatio, una unidad de potencia, de la velocidad con la que se gasta la energía.

El kilovatiohora es una unidad de energía, y representa la energía que consume un aparato de 1 kW de potencia funcionando durante una hora.  El símbolo es kWh y no, como equivocadamente se pone a veces, kW/h

Esta unidad de energía resulta bastante intuitiva y cómoda para los asuntos eléctricos y por eso es la que se usa en nuestro recibo de la luz.

Y si os apetece, podemos hacer un minicomentario sobre el recibo de la electricidad (si lo queréis con más detalle aquí)

Nos saltamos la primera parte que es lo del gas y hablemos de electricidad (a partir del punto 5 de la imagen).

A mucha gente le llama la atención que se vaya de vacaciones y el recibo no salga cero euros. Aparte de que no se haya apagado todo y tengamos un frigorífico encendido o electrodomésticos en standby… aunque se baje el interruptor principal, seguirá saliendo a pagar.

Hay básicamente dos términos por los que hay que pagar.

1. La disponibilidad de la electricidad

2. El gasto de energía que haces.

El primer término es lo que llaman “el fijo”, y ahí lo que tú le pides a la compañía eléctrica es: Si yo quiero puedo enchufar aparatos hasta llegar a cierta potencia. En el caso de la figura 2200 W. Para evitar que les times ponen un interruptor que salta cuando enchufas demasiadas cosas y la suma de la potencia excede la que has contratado. En ese caso, basta que desenchufes algo y subas el interruptor de nuevo.

El segundo término varía en cada recibo y tiene que ver con la energía que efectivamente has consumido, y se mide en kWh, dependiendo de cuántos aparatos, de cuánta potencia has tenido encendidos y cuánto tiempo, saldrá más o menos energía consumida.

Aparte de esto, hay que pagar un poco más por impuestos y por el alquiler y mantenimiento de los contadores que, típicamente, son de la compañía.


Cortinas térmicas, fresquito y burletes

10 enero 2013

Seguro que después de estos días Navideños de fresquiviri y compras habéis quedado un poco hartos del chorrazo de aire caliente que os caía encima cada vez que entrabais a un local comercial.

Eso es lo que se llama una cortina térmica, aquí os dejo un vídeo donde se ve bastante bien explicado el asunto.

La idea es que hay locales cuyas puertas están siempre abiertas, o bien se abren y se cierran con demasiada frecuencia para que el aire del interior pueda acondicionarse adecuadamente.

Esta “cortina de aire” actúa como una verdadera barrera material y mantiene el local con un buen aislamiento, aunque permite el paso de las personas o mercancías.

Otra técnica para acondicionar y, sobre todo, evitar la entrada de polvo o contaminación exterior consiste en aumentar la presión dentro del local, trabajar con presión positiva dicen, de forma que cuando se abra la puerta, el aire sale del local hacia afuera, pero no entra aire del exterior. Me contaron que esto se hace en quirófanos y lugares similares, para mantener la esterilización del lugar aunque se abra la puerta. Dejamos a los compañeros trabajadores de la salud que nos confirmen o corrijan y nos añadan más datos molones ;)

De cara a que no paséis frío en vuestras casitas, recordaros que en ocasiones gastáis mucho tiempo y dinero en cambiar calderas, subir la temperatura del termostato, cambiar el cristal de las ventanas… cuando vuestras pérdidas de calor (o frío, en verano) pueden deberse a rendijas por la que directamente entra aire exterior o sale vuestro aire interior acondicionado.

Una manera de encontrar estas rendijas consiste en ponerse con una tira de papel fino en medio de una habitación para ver si se mueve debido a esa corriente de aire, que os llevará a encontrar la rendija.

Lugares comunes donde podéis tener malvadas rendijas son, la parte inferior de la puerta de entrada, las ventanas que no cierren bien o el cajón de la persiana.

Aislar el cajón de la persiana puede no ser tarea fácil, pero cerrar bien las uniones entre tablas o sellarlas puede ser buena idea. Por supuesto las más recientes ventanas que incluyen la persiana en su estructura están mucho mejor aisladas.

En el caso de las puertas o ventanas, el uso del baratísimo burlete puede mejorar muchísimo la climatización de vuestra casa a un precio irrisorio. Mirad qué bueno lo que sale, simplemente buscando a lo bruto

También os diría que si vais a cambiar de ventanas, tengáis en cuenta que las correderas nunca aislarán de la temperatura exterior ni del ruido tan bien como las “batientes”, y si lo hacéis porque no tenéis mucho sitio, os recordamos que tenéis las “oscilo-batientes” que son una chulada.


Reglas de higiene matemática

14 mayo 2012

Cuando un estudiante sigue un procedimiento que no nos gusta para resolver un problema debemos darnos cuenta de que es culpa nuestra… lo más normal es que no anden en sus casas haciendo ecuaciones, aplicando la ley de Ohm… Lo que han aprendido mal lo han hecho de nosotros, con mucha frecuencia. Bien, pongámonos de acuerdo y empujemos todos en la misma dirección.

En mi instituto (el IES Vicente Aleixandre de Pinto) nos hemos juntado los dptos. de ciencias para acordar una manera común y coherente para la resolución de problemas matemáticos. Así no despistamos a los chavales y además incidimos todos en lo correcto. Un saludo para todos mis compañeros, agradeciendo su trabajo y su buena disposición.

Lo compartimos con vosotros por si os sirve.

Buenas prácticas

1. Uso de tres cifras significativas, como regla general, en los cálculos y, sobre todo en los resultados finales, acompañando el número con sus unidades correspondientes.

Ya os hablamos de eso por aquí. Para funciones trigonométricas y otros casos particulares se pueden usar tantas cifras como se consideren oportunas.

Esto es sobre todo para problemas “realistas” (sobre el mundo físico, no abstractos). Entendemos que en algunos momentos de la asignatura de matemáticas buscamos que aprendan a manejar fracciones o radicales. Pero cuando hagamos referencia al mundo “práctico y real” los números son decimales y conocidos hasta cierta precisión. Una longitud de 2/3 de metro no existe.

2. Corrección y cuidado en los símbolos, las unidades, etc.

Evitemos algunos errores comunes

- La abreviatura de segundo es s (minúscula y sin punto), ni S. ni sec, ni seg, etc.

- La k de “kilo” es minúscula

- La unidad de temperatura “kelvin” no se pone con (º) ni se dice “grados kelvin, es simplemente 77 K “setenta y siete kelvin“. K mayúscula.

- Las unidades que provienen de un nombre propio van con mayúsculas: (Nnewton, (J) julio, etc.

(Aquí le mandamos un saludo a Sergio L. Palacios que siempre se muestra en contra de castellanizar los nombres. Eso por aquí, de momento, no hemos querido meneallo)

- Los grados centígrados o de los ángulos van así º, no subrayados como en los ordinales: primero, segundo…

3. Sustituir o simplificar ecuaciones en la línea siguiente, no a continuación.

De esa manera es mucho más claro lo que se hace, además de permitir despejar con comodidad más tarde si lo que uno busca no está despejado ya.

4. Terminar el problema con la “frase respuesta”, donde ser resume y responde lo que se preguntaba en el problema.

5. Separar los cálculos de los pasos que se van dando, en dos columnas.

Así si nos equivocamos en un cálculo, podemos rehacerlo sabiendo en qué punto de la resolución del problema estamos.

6. En los problemas de la asignatura de matemáticas, cuando se refieran a magnitudes físicas como la velocidad o el tiempo, usar “v” o “t” como variables en lugar de “x”. Si no siempre, con cierta frecuencia.

Así se van acostumbrando los chavales a nombrar las incógnitas con otras letras diferentes.

7. Poner los resultados con unidades “naturales” según el tipo  de problema a tratar, expresándolos con potencias de diez cuando se hagan “demasiado” grandes o pequeños.

8. Elegir los datos de manera que tengan valores “realistas”, del orden de magnitud que aparecen en la realidad, y que los resultados no sean números enteros o fracciones (porque la vida no es así…)

Así evitaremos eso de “Profe, me sale mal, me sale 3,72″

9. Escribiremos con palabras lo que vamos haciendo o lo que queremos conseguir en cada paso.

 Aquí os ponemos un ejemplo de problema resuelto.

View this document on Scribd

1. Empezamos identificando el tipo de problema en el que estamos.

2. Escribimos los datos del problema, la incógnita que buscamos y un gráfico.

3. “Preparamos” los datos, cambiando las unidades al sistema internacional o a las típicas del problema. Los cálculos necesarios los hacemos aparte en la sección “Cálculos”.

4. Escribimos las ecuaciones aplicables a este problema.

5. Elegimos la ecuación donde aparece nuestra incógnita y nos damos cuenta de que necesitamos calcular antes otra variable (el tiempo, en nuestro caso).

6. Sustituimos y reordenamos.

7. Aparece una ecuación que debemos resolver, lo hacemos a la derecha.

8. Consideramos el sentido físico de las soluciones y descartamos las que no lo tengan.

9. Reemplazamos en la ecuación de la que partíamos y la que nos dará el resultado que buscábamos.

10. Recuadramos el resultado.

11. Escribimos la frase respuesta.

Os agradeceríamos que si os parece bien lo difundáis para la mejora de la calidad de la enseñanza de las ciencias.

También os agradecemos todos los comentarios y puntualizaciones que mejoren esta guía.

Estos chavales de hoy harán Ciencia mañana, que vayan bien preparados!

Finalmente un saludos a todos los compañeros profesores, allí donde estéis… incluidos los parados.


Simulador electrónico online

4 marzo 2012

Cuesta encontrar un simulador electrónico que sea claro y sencillo para los chavales del instituto.

Nos llega vía Tecnoloxia.org una propuesta como poco interesante: Circuit Lab

Por si os sirve


Levitación (?) de superconductor de tipo II

6 febrero 2012

Hace tiempo yo entendía algo mal y, por si le pasa a más gente, os dejo este vídeo visto en Microsiervos (que me lo ha recordado) donde queda muy claro el asunto. Os hago una introducción previa.

Lo que flota es el material superconductor, y lo es porque se le ha enfriado lo suficiente (cerca de 200 grados bajo cero), por encima de cierta temperatura es un material normal.

Un superconductor transporta la electricidad sin resistencia, así que no se produce calentamiento (efecto Joule) ni pérdidas. ¿Por qué no los usamos? Sí, que se usan, pero no masivamente, porque lo que gastamos para enfriarlos es más que lo que nos ahorramos… de momento.

Hay dos tipos de superconductores descritos, tipo I y tipo II.

Además de los efectos eléctricos también hay efectos magnéticos.

En los SC de tipo I el cambo magnético es expulsado del material cuando está en estado superconductor. En los de tipo II el campo magnético lo atraviesa sólo por “pequeño tubos” que se mueven, o bien se anclan a impurezas, defectos, lo que se llama flux pinning. Este segundo efecto deja al SC “anclado” en su posición.

Y, ¿por qué os pongo todo esto en lugar de remitiros directamente al post de Microsiervos?

Porque, como os decía, creo que más gente puede estar equivocada como yo lo  estaba.

MAL: La gravedad empuja el SC tipo II hacia abajo y el efecto magnético hacia arriba. Como hay equilibrio de fuerzas, se queda flotando, levitando.

BIEN: El SC tipo II queda “atrapado” (locked) a cierta distancia del campo magnético y con más o menos libertad de movimientos, según la forma del imán (la geometría del campo magnético).

En los vídeos normales, ponen el SC sobre una vía y le dan un golpecito.

Aquí ponen la vía boca abajo (y no se cae!!), cambian el ángulo del trenecito SC, y muestran el distinto comportamiento con distintas disposiciones de imanes.

Vayamos aprendiendo.


Experimento. Figuras de luz en 3D. LED’s y controladores

20 diciembre 2011

Con frecuencia mis chavales confunden (o me intentan vender la moto) largo con difícil.

Os diré lo mismo que a ellos, sumar 100 números es largo, pero no difícil.

Hoy os pondré un vídeo precioso.

Consiste en una red cúbica de LED’s controlados por una controladora y que siguen un programa para hacer unos preciosos juegos de luces.

El efecto es estupendo y programarlo seguro que es largo… “difícil” es otra cosa. Solamente hay que decir qué LED, con qué color, en qué momento y durante cuánto tiempo tiene que lucir… después de echar unas horillas soldando, claro.

Os puede parecer una distinción con poco sentido, pero consigue que la gente encare las tareas con otro espíritu. Sabes que es cuestión de tiempo hacerlo, pasito a pasito. Dejas de usar “tiempo de microprocesador” en pensar si podrás o no podrás, si será posible, si tendrías que dejarlo ya… aprovechas más tus energías.

Otra gente lo hace “casero” con la controladora Arduino.

3x3x3

8x8x8

Tendréis que conformaros con eso hasta que consigamos hacer lo que de verdad queremos, desde hace más de treinta años… Obi Wan eres nuestra única esperanza.

Y, por si no escribo más entradas estas Navidades, Felices Fiestas a todos. Casi cualquier excusa es buena para que nos queramos, y esta es estupenda.


Bioinspiración, biomimesis. Janine Benyus

9 noviembre 2011

Por si alguien aún no conoce las conferencias TED, vamos a poneros una a la que hemos llegado a través de esta noticia en Amazings, que nos llevó al blog de Maikelnai donde está enlazada la fenomenal charla TED de Janine Benyus, sobre lo que siempre había oído llamar inspiración biológica, aunque este término que leo ahora, biomimesis, también me gusta mucho. Sobre todo porque lo de inspiración suele ser un eufemismo… copiaaaamos como posesos.

Trabajo como profesor de tecnología en secundaria y les hablo con frecuencia de este tema. Millones de años de ensayos, prueba y error, tienen que haber llegado a buenas soluciones. Es llamativo cómo alguien puede enseñar esta asignatura sin estar hablando de biología constantemente.

Más allá del siempre nombrado velcro, podéis ver otros ejemplos más actuales, pero sobre todo la filosofía de la charla es lo más interesante. El espíritu de que no somos ni los primeros en intentar hacer algo, ni los más hábiles… humildad ante la maravilla de la Naturaleza.

Enlace a la charla en la página de TED


Con buena “esa” bien se “eso”

3 noviembre 2011

Disculpad la crudeza… pero creo que esta manera de decirlo lo expresa como pocas.

Para los que no conozcan el adagio pueden valer otras formas menos groseras como: Con buen caldo se hace buen puchero, Con sopitas y miel todo el mundo guisa bien (recuerdos a mi abuela) y otras muchas.

Lo que queremos expresar, en relación con la ciencia y, en particular, con la tecnología es que (exagerando un pelín):

No hay trabajo difícil con la herramienta adecuada.

Esto va dedicado sobre todo a los que se consideran/son/han sido patosetes (como el que escribe).

Ya sé que McGiver con un chicle y su navaja puede hacer un reactor de fusión, pero no todos tenemos ese talento, ni esa habilidad, ni… por qué negarlo, esa melenaza que vuelve locas a las hermanas de Marge.

La cuestión es que, con un poco de ingenio y las herramientas adecuadas, esa tarea que parece imposible es más que posible, sin necesidad de que adquiramos las mañas de nuestro héroe durante años de práctica.

Veamos un caso particular: cambiar una rueda pinchada.

Normalmente la gente se queja, no de levantar el coche con el gato, que una vez lo encontramos (!!) y vemos para donde gira la manivela… quién más, quién menos lo consigue. El verdadero problema son las endiabladas tuercas de las ruedas, ya que alguien las apretó como si no fuera a haber un mañana…

Bueno, en realidad aquel también usó una buena herramienta, una pistola neumática.

Si usamos la típica llave de tuercas que viene en el coche para intentar aflojarlas, es posible que, después de unos cuantos intentos y un cierto dolor en la muñeca, empezaremos a subirnos y a darle patadas con grave riesgo de que salga volando hacia alguno de nuestros ojos…

Para poder aflojar esa tuerca no necesitas más fuerza, necesitas una llave más larga. Por algo menos de diez euros si buscas bien, por cerca de quince si no, puedes encontrar una.

Imagen: LLAVE CERRADA Y EXTENDIDA

Cuando tienes que aflojar la tuerca, extiendes la llave. Cuando las aprietas lo haces con la llave “corta”.

Imagen: AFLOJANDO LAS TUERCAS

Vamos a explicar el fundamento físico de esto.

Cuando te mueves en línea recta la “causa” del movimiento es la fuerza. Si te empujan aceleras y si te empujan para el otro lado frenas y santas pascuas.

Cuando el movimiento es de giro, la “causa” del movimiento no es sólo la fuerza, también influye otro factor, la distancia del eje de giro a la que aplicas la fuerza.

Veámoslo con una puerta. Si la intento cerrar empujando desde el picaporte me resultará fácil (mucha distancia al eje de giro), pero si intento cerrarla empujando desde muy cerca de las bisagras, veremos que con mucho esfuerzo consigo poco movimiento, poco efecto.

Al producto de esas dos cantidades, la fuerza y la distancia al eje de giro, se le llama momento de la fuerza y esa magnitud podríamos decir que es la causa del giro. De esto ya hablamos con el post tan celebrado y meneado “Estoy harto del mango de mi sartén“.

Extendiendo la llave para aflojar haremos más “momento” con la misma fuerza, al aumentar la distancia. En cambio para apretarlas lo haremos con la llave “corta” para que otro día podamos aflojarlas sin dificultad.

Resumiendo… que aproveches el momento.

Dedicado con todo cariño, insisto, a los que os remangáis y os lanzáis a la aventura, no os desaniméis y buscad a quien os enseñe bien… mucho puede hacerse usando el coco y las herramientas adecuadas.


Ha muerto el inventor del marcapasos

16 octubre 2011

En este “visto en Facebook” nos regañan por no dar la noticia de la muerte del inventor del marcapasos, algo que ha salvado y prolongado muchas vidas.

Wilson Greatbatch descanse en paz.

La noticia en la red

Y ya van tres casi seguidos de muertes… joé.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 123 seguidores