Bebiendo pises en la estación espacial

23 mayo 2009

Quizá ya habéis oído la noticia: hoy se brindó con “pis” en la estación espacial…, ¡qué escandalazo! La Vanguardia

No seamos sensacionalistas…

Lo que ha ocurrido es que han puesto en marcha un sistema de reciclado de líquidos y lo que han bebido era agua fresquita y estupenda.

Y se lo han bebido a la salud de todos… qué chupi.

Algunos dicen que ha sido un pequeño sorbo para un hombre, pero un gran trago para la humanidad… Porque de esta forma se resuelve uno de los principales problemas en los viajes espaciales de cierta duración. Aunque, como ya sabemos, el principal problema es: “que no te aguanto, Paco… que no te aguanto”, léase: la convivencia.

El motivo de esta entrada era simplemente escandalizaros un poco, y ahora otro poco…

Beber pis es lo que llevamos haciendo toda la vida…

¿Habéis oído hablar del ciclo del agua? ¿Cuántos millones de años llevamos por aquí?

Pues no le des más vueltas, ese agua que te bebes, tan mineral, tan de las montañas, tan rica… ha sido pis, no de alguno… sino de un montón de “gente”.

Creo que la principal diferencia en la estación espacial es que puedes mirar a los ojos al responsable del líquido elemento.

Los que sois jóvenes desde hace más tiempo recordaréis esta alegre melodía…

Por otra parte destilar orina es una técnica de supervivencia útil para desiertos o naufragios, según cuentan. Hay que dejar claro que la técnica no consiste en beberse la orina, lo que genera más deshidratación, fallos renales o incluso infecciones, sino en destilarla primero.

Os lo cuento como me lo contaron. Se cava un agujero, en el centro se coloca un recipiente vacío y a un lado el recipiente con la orina. Se tapa con un plástico transparente y se coloca encima del plástico una piedra, para que el plástico tome forma de cono invertido con el vértice apuntando al recipiente vacío. Cuando dé el sol el agujero será un invernadero y el agua de la orina se evaporará, condensará en el plástico y resbalará hacia el centro hasta caer en el recipiente vacío.

Lamento no poder daros seguridad con respecto a esto, pero parece razonable para una situación desesperada. Esperamos comentarios si sabéis algo más.

Así que, para evitar demandas, no recomendamos llevar a cabo este experimento hasta que lo podáis confirmar con algún experto.


Experimento: Líquidos que no se mezclan

25 abril 2009

O dicho más finamente… inmiscibles.

Supongo que conocéis el caso del agua y del aceite.

Por si no es así, empezamos con este.

Echad un poco de agua y un poco de aceite en un vaso.

Veréis que el aceite queda arriba y no se mezclan.

Agitad vigorosamente, incluso con una batidora si queréis.

Ahora parece que están casi mezclados, pero si observáis pacientemente, veréis que las gotas (se llaman micelas) van uniéndose y al cabo de un rato… de nuevo el aceite arriba y el agua debajo.

Y ahora, a lo profesional, con CINCO LÍQUIDOS DISTINTOS: Miel, jabón, agua, aceite y alcohol.

Veréis que echan colorante al agua y al alcohol para hacerlo más vistoso.

Impresionante, verdad?

En el video van dando instrucciones porque ya veis que hay que hacerlo con mucho cuidadín. Básicamente echar los dos primeros sin tocar las paredes y los otros haciéndolos deslizar por las paredes.

Cuando echas colorante al alcohol y al agua se puede estropear el efecto porque el alcohol atraviesa la capa de aceite (aunque luego suba) y los colorantes se pueden mezclar. En el video se aprecia que queda una pequeña capa de rojo sobre la de agua verde.

Pero les sale estupendo de todas formas.

La explicación de por qué no se mezclan tiene que ver con la estructura molecular de los líquidos.

Si los extremos de las moléculas de un líquido son afines con los del otro, se atraerán, “se pegarán” unas a otras formando una mezcla, como pasa con el alcohol y el agua.

En cambio, si no hay atracción, las moléculas no se unen y el líquido menos denso quedará sobre el más denso, como en el caso del agua y el aceite.

Puede ser un bonito regalo para el Día de la Madre (científica)??

Actualización:

Releyendo quizá pueda inducir a error. Así que aclararé.

El agua, el alcohol, la miel y el jabón son polares y pueden mezclarse entre sí.

El aceite es apolar.

La miel, el jabón y el agua se mantienen separados (si se hace con cuidado) por la diferencia de densidad.

El agua y el aceite por ser polar y apolar y se “colocan” según densidad.

El aceite y el alcohol se separan por la misma razón que el agua y el aceite.

Si lo remueves todo, se mezcla todo lo polar y queda separado del aceite.

Actualización: Aquí tenéis cómo hacer una torre con nueve líquidos


Adios al termómetro de mercurio

2 abril 2009

Supongo que esta entrada parecerá una de esas de: “…cuando el cine costaba una peseta”, pero es que con los años algunas de nuestras aventuras ya son parte de la historia.

Hace unos años, todos los termómetros que había en las casas eran de mercurio (hoy sigue habiendo muchos aún en casas y centros sanitarios).

Para “bajar” el mercurio (lo que era básicamente “borrar” la medida anterior) nuestras madres y padres daban violentas sacudidas al cacharro… sacudidas que en ocasiones se encontraban con algún mueble y… crash!

Y ahí nos veías a toda la familia persiguiendo escurridizas gotitas plateadas por todo el suelo. Juntándolas, separándolas, manteniéndolas en la palma sintiendo su enorme peso, divertidos con ese “líquido que no moja”.

Con los años entre tantas cosas hemos aprendido que el mercurio es extremadamente tóxico, por supuesto a la ingestión de la más mínima cantidad, pero también al contacto con la piel o incluso a la inhalación de sus vapores. No voy a entrar a detallar efectos, pero son tan bonitos como quedarte pa’llá o morirte.

No voy a poneros vídeos de todos los inconscientes que andan manipulando mercurio por youtube, el que quiera que los busque.

Pero sí este buenísimo en el que podéis ver los vapores del mercurio, para ver lo que te tragas cuando haces el ganso.

Este es muy bonito de una fuente de mercurio, diseñada por Alexander Calder, que hay en la Fundación Joan Miró de Barcelona.

En Almadén, donde desde antiguo se ha estado extrayendo mercurio, también tienen una fuente y montones de información. Os dejo un enlace a un blog donde un paisano cuenta su visita al lugar. (La foto de la fuente no da demasiado detalle y está bastante avanzada en el post. Impagable la foto del conejito y la máquina de escribir del principio)

http://mis-ac-aventuras.blogspot.com/2009/02/aniversario-en-las-minas-de-almaden.html

Por fin, un video explicando la noticia que mencionábamos en el título. Ya no se venderán más termómetros de mercurio, aunque aún no queda prohibido su uso.

http://www.eitb.com/videos/video.php?id=121269&lang=es

EXPERIMENTO ALTERNATIVO Y… ECOLÓGICO

Para el que se quede con las ganas de jugar con líquidos que no mojan hay una variante muy sencillita, ecológica, y nada tóxica. Si tenéis un tiesto con un geranio o cualquier otra planta con esas hojas que tienen como una pelusilla cubriéndolas, probad a depositar una gota de agua en la hoja. ¡El efecto es el mismo! La hoja no se “moja” y podéis jugar con la gota, rompiéndola y volviéndola a juntar y moviéndola de aquí para allá. ¡A divertirse!


Experimento: Cromatografía en papel

25 marzo 2009

La cromatografía es una técnica de separación de sustancias.

Aquí haremos una versión simple, pero que queda estupenda y podéis reproducir en casa, la cromatografía en papel.

Para más información, podéis empezar por la wikipedia en castellano o pitinglis.

Etimológicamente sería algo así como “dibujo en colores”, ya veréis por qué.

En nuestro experimento vamos a separar los distintos componentes de la tinta de rotuladores.

Como seguro recordáis del cole, había unos colores que llamábamos primarios y el resto eran mezcla de estos tres, a saber: magenta, cyan y amarillo.

El experimento consiste en que cortéis unas tiras de papel absorbente, vale el de cocina.

Luego como a dos centímetros de la base hacéis una mancha (un punto gordo) con un rotulador. Un color por tira.

Luego colgamos esas tiras de manera que el extremo del papel esté en contacto con agua, pero la mancha que habéis hecho no.

Podéis usar un bol de cocina grande, poner una cuerda arriba (horizontal, sujeta al borde del bol) como si fuera un tendedero y colgar las tiras de la cuerda para que toquen el “culín” de agua que habéis dejado en el bol.

Seguro que viendo el video lo entendéis mejor.

Este figura lo hace en una tira ancha con dos colores primarios y uno mezcla. Mirad cómo los mismos componentes alcanzan la misma altura, se mueven a la misma velocidad.

Este otro señor da una explicación bastante extensa y lo hace en plan circular que queda muuu lindo. Además el asunto de la clorofila y la xantofila tiene mucho que ver con las primeras aplicaciones para las que se usó esta técnica.

Puestos a hacer circulillos lindos, aquí os dejo este otro.

Y la explicación allá va:

El líquido sube por el papel por capilaridad, a su paso va arrastrando las moléculas de los pigmentos que tenía la tinta. Imaginaos el papel como una enorme maraña de fibras y a las moléculas intentando pasar entre ellas. Es como esas pruebas tipo concurso de tele, en el que un tipo tiene que atravesar lo más rápido posible una maraña de cuerdas.

Como las moléculas no son iguales en tamaño ni en composición, no viajarán a la misma velocidad y de ahí que se separen.

Una vez separados los componentes de las sustancia, se puede cortar el papel y analizar cada uno por separado.

Que os salgan bonitos dibujos.

PISTA: Con la tinta negra es con la que salen más colores…


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 143 seguidores