El gas no huele a gas

5 agosto 2012

Gracias al buen Adolfo, el otro día me entero de que el gas no huele a gas.

Ese olor tan desagradable y penetrante que nos llega cada vez que hay un escape de gas, resulta que es por un añadido apestoso que le incluyen. Pues mira tú que buena idea…

Pensándolo una segunda vez, es una idea excelente. Mis sentidos están limitados, y muchos de los aparatos o sistemas que tenemos que desarrollar tienen como finalidad ampliar mi percepción.

En este caso, una concentración de estos gases (metano, propano…) suficiente para ser tóxica o fácilmente explosiva, resulta invisible, inodora…

Así que les añaden metanotiol (metil-mercaptano)

Se parece mucho al alcohol metílico; el metanol que os dan por etanol cuando os cascan garrafón con grave riesgo para vuestra salud, pero cambiando el átomo de oxígeno por uno de azufre.

La veréis muy bonita, pero huele que apesta… ya lo sabéis.

Como podéis leer en este detallado post de la gente de Hablando de Ciencia también es la causa de otros pestazos vuestros y de otros organismos.

Una vez más, lo peor no estar equivocado, es estar cierto en el error, porque eso te lleva a no cuestionar esa “certeza”.

Dudad de vuestras certezas y no os preocupéis de estar errados… el problema es estar herrado.


Reglas de higiene matemática

14 mayo 2012

Cuando un estudiante sigue un procedimiento que no nos gusta para resolver un problema debemos darnos cuenta de que es culpa nuestra… lo más normal es que no anden en sus casas haciendo ecuaciones, aplicando la ley de Ohm… Lo que han aprendido mal lo han hecho de nosotros, con mucha frecuencia. Bien, pongámonos de acuerdo y empujemos todos en la misma dirección.

En mi instituto (el IES Vicente Aleixandre de Pinto) nos hemos juntado los dptos. de ciencias para acordar una manera común y coherente para la resolución de problemas matemáticos. Así no despistamos a los chavales y además incidimos todos en lo correcto. Un saludo para todos mis compañeros, agradeciendo su trabajo y su buena disposición.

Lo compartimos con vosotros por si os sirve.

Buenas prácticas

1. Uso de tres cifras significativas, como regla general, en los cálculos y, sobre todo en los resultados finales, acompañando el número con sus unidades correspondientes.

Ya os hablamos de eso por aquí. Para funciones trigonométricas y otros casos particulares se pueden usar tantas cifras como se consideren oportunas.

Esto es sobre todo para problemas “realistas” (sobre el mundo físico, no abstractos). Entendemos que en algunos momentos de la asignatura de matemáticas buscamos que aprendan a manejar fracciones o radicales. Pero cuando hagamos referencia al mundo “práctico y real” los números son decimales y conocidos hasta cierta precisión. Una longitud de 2/3 de metro no existe.

2. Corrección y cuidado en los símbolos, las unidades, etc.

Evitemos algunos errores comunes

- La abreviatura de segundo es s (minúscula y sin punto), ni S. ni sec, ni seg, etc.

- La k de “kilo” es minúscula

- La unidad de temperatura “kelvin” no se pone con (º) ni se dice “grados kelvin, es simplemente 77 K “setenta y siete kelvin“. K mayúscula.

- Las unidades que provienen de un nombre propio van con mayúsculas: (Nnewton, (J) julio, etc.

(Aquí le mandamos un saludo a Sergio L. Palacios que siempre se muestra en contra de castellanizar los nombres. Eso por aquí, de momento, no hemos querido meneallo)

- Los grados centígrados o de los ángulos van así º, no subrayados como en los ordinales: primero, segundo…

3. Sustituir o simplificar ecuaciones en la línea siguiente, no a continuación.

De esa manera es mucho más claro lo que se hace, además de permitir despejar con comodidad más tarde si lo que uno busca no está despejado ya.

4. Terminar el problema con la “frase respuesta”, donde ser resume y responde lo que se preguntaba en el problema.

5. Separar los cálculos de los pasos que se van dando, en dos columnas.

Así si nos equivocamos en un cálculo, podemos rehacerlo sabiendo en qué punto de la resolución del problema estamos.

6. En los problemas de la asignatura de matemáticas, cuando se refieran a magnitudes físicas como la velocidad o el tiempo, usar “v” o “t” como variables en lugar de “x”. Si no siempre, con cierta frecuencia.

Así se van acostumbrando los chavales a nombrar las incógnitas con otras letras diferentes.

7. Poner los resultados con unidades “naturales” según el tipo  de problema a tratar, expresándolos con potencias de diez cuando se hagan “demasiado” grandes o pequeños.

8. Elegir los datos de manera que tengan valores “realistas”, del orden de magnitud que aparecen en la realidad, y que los resultados no sean números enteros o fracciones (porque la vida no es así…)

Así evitaremos eso de “Profe, me sale mal, me sale 3,72″

9. Escribiremos con palabras lo que vamos haciendo o lo que queremos conseguir en cada paso.

 Aquí os ponemos un ejemplo de problema resuelto.

View this document on Scribd

1. Empezamos identificando el tipo de problema en el que estamos.

2. Escribimos los datos del problema, la incógnita que buscamos y un gráfico.

3. “Preparamos” los datos, cambiando las unidades al sistema internacional o a las típicas del problema. Los cálculos necesarios los hacemos aparte en la sección “Cálculos”.

4. Escribimos las ecuaciones aplicables a este problema.

5. Elegimos la ecuación donde aparece nuestra incógnita y nos damos cuenta de que necesitamos calcular antes otra variable (el tiempo, en nuestro caso).

6. Sustituimos y reordenamos.

7. Aparece una ecuación que debemos resolver, lo hacemos a la derecha.

8. Consideramos el sentido físico de las soluciones y descartamos las que no lo tengan.

9. Reemplazamos en la ecuación de la que partíamos y la que nos dará el resultado que buscábamos.

10. Recuadramos el resultado.

11. Escribimos la frase respuesta.

Os agradeceríamos que si os parece bien lo difundáis para la mejora de la calidad de la enseñanza de las ciencias.

También os agradecemos todos los comentarios y puntualizaciones que mejoren esta guía.

Estos chavales de hoy harán Ciencia mañana, que vayan bien preparados!

Finalmente un saludos a todos los compañeros profesores, allí donde estéis… incluidos los parados.


Feliz cumpleaños Marie

7 noviembre 2011

En Google nos recuerdan que Marie Curie hubiera cumplido hoy 144 años.

File:Curie and Poincare 1911 Solvay.jpg

Currando con Poincaré, wikipedia

Una heroína en su dedicado trabajo por la Ciencia y además en su lucha como mujer para abrirse paso en un mundo prohibido para ellas.

A cualquiera que ame la ciencia, el conocimiento, se le humedecen los ojos al recordar las penosas condiciones en las que trabaja con su marido, frío, penurias…

Os dejo el enlace de la wikipedia como punto de partida, pero según vuestro campo de interés seguro que encontráis facetas suyas que os emocionarán.

Marie Curie en wikipedia


Proust, Segovia y la Ley de las proporciones definidas

18 octubre 2011

Hace unos días anduve por Segovia y me encontré esto en el Alcázar.

Me cuenta mi hermano (de saber enciclopédico) que efectivamente anduvo en la escuela de artillería, y que el prestigio de ésta era tal que a los que de allí salían les daban el título de ingeniero directamente.

Dentro hay un museo con más cosillas, cacharritos de su laboratorio.

Más cosas. El contrato de Proust, un documento doblemente histórico: es de Proust y es un contrato…

Un cacharrito que nos recuerda a esta otra entrada sobre el equilibrio

Aunque algunos no los recordéis, casi todos lo estudiasteis en el cole, con algo de química que os contaran.

A Proust se le atribuye la Ley de las proporciones definidas

Voy a intentar explicarlo un poquito en términos sencillos.

Cuando uno mira al mundo ve muchas cosas muy distintas.

Después se da cuenta de que algunas son mezcla de sustancias más básicas: el agua de mar es agua con sal, el barro es agua y tierra…

Más tarde nos damos cuenta de que esas cosas básicas también están compuestas por elementos más básicos aún:  el agua está formada por oxígeno e hidrógeno (H2O) por ejemplo.

Así podríamos seguir hasta las partículas elementales más conocidas, los quarks… pero hoy nos quedamos un  poco antes.

Usemos el ejemplo del oxígeno y el hidrógeno, que nos viene estupendamente.

El oxígeno es un gas, ese que respiramos, el que forma como el 21% de la atmósfera.

El hidrógeno también es un gas, se produce cuando un ácido ataca un metal, por ejemplo.

Si pongo juntos esos dos gases, se forma una nube de gas que es una mezcla de esos dos gases. Esa mezcla podría hacerla en la proporción que yo quisiera, echando lo que me parezca de cada uno.

Pero si enciendo una llamitase producirá una explosión, una reacción química muy rápida y muy energética. El oxígeno se combinará con el hidrógeno y formará vapor de agua. Agua que podría volverse líquida si la dejamos enfriarse y condensarse.

Si recogemos el vapor de agua formado y analizamos su contenido en oxígeno e hidrógeno, veremos que se haya formado más o menos cantidad, la proporción en la que están ambos elementos es la misma. Habrá dos átomos de hidrógeno por cada uno de oxígeno.

Esto es lo que distingue los compuestos de las mezclas. En las mezclas no hay reacción química, no hay recombinación de átomos y podemos hacerlas en cualquier proporción. En los compuestos, los átomos se agrupan en conjuntos iguales (moléculas), con los mismos componente, de forma que la proporción en la que intervienen los elementos permanece constante.

Es como hacer un equipo de chicos y chicas o hacer un equipo de parejas. En el primero puede haber más de uno o de otro, en el segundo siempre estarán en proporción de 1:1.

Quizá con toda la ciencia a vuestras espaldas os parezca sencillo o casi infantil, darnos cuenta de que la naturaleza es una hermosa sinfonía hecha con un pequeño conjunto de notas… pero nos llevó un tiempo.

Bueno, pues este conocimiento se fraguó en Segovia (!!)

Una última línea para lamentar que mucho progreso científico se hizo, y se sigue haciendo, con fines militares… seguimos pegándonos palos como aquella imagen de Goya

Y, por acabar en tono amable, no puedo pensar en Segovia, sin acordarme de Faemino y Cansado… pim pam, pim pam… Bueno, os dejo, que ya son más de las siete y media… disculpad si lo hemos contado mal, jeje


Experimento: Reconocimiento de almidón con Yodo

26 enero 2011

Un experimentillo, que hacía ya tiempo que no poníamos.

Hay una larga tradición que usa sustancias que cambian de color para reconocer la presencia de otras, la acidez (pH), etc.

Hoy vamos a ver cómo podemos identificar la presencia de almidón usando yodo.

El almidón es un polisacárido, digamos, una manera interesante de almacenar azúcares (léase energía) que usamos los bichos. Es la base de la alimentación humana (wikipedia dixit) y está presente en las plantas, fundamentalmente.

Si nos ponemos guays, hay que comprar o preparar una disolución de almidón de un porcentaje determinado, etc., pero como nos mola ser más cutres, ¡pilla el Betadine y listo! Para los compañeros de otros países, el compuesto yodado “naranja” con el que os curáis las heridas o desinfectáis.

Ya estamos listos.

Si pones un poco de harina, pan o maizena en un platito, le añades unas gotas de agua, mezclas un pelín y echas Betadine… ta da! el color pasará de naraja a  AZUL/NEGRO.

Si pruebas con un trozo de patata, o bien metes una patata en agua, la dejas un rato, la sacas y analizas el líquido blanquecino que ha quedado, de nuevo cambia el color, porque la patata ha liberado almidón.

Aquí podéis ver cómo en una manzana no hay almidón y en una patata sí.

Si tratas de hacer lo mismo con un trozo de lacón de buena calidad, verás que no hay cambio de color.

Y ahora…

Si usas embutido, mortadela o chopped (por ejemplo) de baja calidad, verás que sí hay cambio de color. ¿Qué ha pasado aquí?

No es difícil averiguarlo. Lee los ingredientes. Encontrarás que hay fécula… léase patata… léase… almidón. Está usted pagando patata al precio de embutido.

No podemos decir que hay mala voluntad, ya que está indicado en la etiqueta, y posiblemente esto sea la explicación del bajo precio del alimento procesado.

Experimento facilito, heredero de una larga tradición, y con pretensiones de CSI que podéis disfrutar con los peques de vuestro entorno.

IMPORTANTE: No os olvidéis de que el Betadine no debe ser ingerido, ni tocar los ojos, etc., como seguro dice en el prospecto.

Aquí tenéis cómo lo cuentan los compañeros del Victoria Kent.

Aquí una explicación wikipédica sobre cómo interaccionan el almidón y el yodo

Aquí una de una fuente más fiable, en pitinglis.

Se agradece a Almudena la gestión del Opencor (intraducible)


Experimento: Limpiar plata con bicarbonato

13 mayo 2010

No está mal limpiar de vez en cuando…

La plata cambia de color con el tiempo, algunos dicen que se oxida. En realidad se “sulfura”.

Aunque hay muchos productos para limpiar la plata, aquí usaremos un método de los que me gustan a mí (involucrando sólo cositas de la cocina).

Video en pitinglis, pero muy bueno. Luego os explico.

Igual os extraña toda la historia del huevo del principio. Lo hacen para “ensuciar” la plata para el experimento. El huevo le proporciona el ácido sulfhídrico que produce el sulfuro de plata. En otras variantes clavan una cucharilla en un huevo duro para conseguir el mismo efecto.

Procedimiento de limpieza:

En agua caliente se disuelve bicarbonato sódico.

Se pone dentro del agua un trozo de aluminio, puede ser en forma de papel de aluminio o que el mismo recipiente sea una bandeja de aluminio.

Se introduce el objeto de plata a limpiar de forma que esté en contacto con el alumnio.

Se vuelve a añadir agua caliente y bicarbonato hasta que esté bien limpio el objeto, o hasta que te aburras.

Explicación:

Las reacciones químicas son como relaciones… la gente está muy bien con su pareja hasta que aparece alguien más afín.

La disolución de bicarbonato facilita la movilidad de los iones… digamos proporciona un entorno donde se puede dar el intercambio de parejas.

En nuestro caso, el azufre y la plata tenían una bonita relación, pero aparece el aluminio que es más afín al azufre que la plata, así que “la desplaza” y la plata vuelve a quedarse solita, que es como nos gusta.

Más en detalle

Como nos cuenta Emilio en su comentario (muchas gracias), en el tipo de reacciones que tiene lugar aquí (reacciones REDOX), lo que ocurre es que los átomos se pasan electrones entre sí, según la afinidad que tenga cada uno para captar estos electrones o la facilidad para perderlos. El azufre se los quita primero a la plata, pero cuando aparece el aluminio, la plata le “roba la cartera” quitándole los electrones a él. Cuando la plata perdió sus electrones se unió al azufre formado sulfuro de plata, cuando recupera los electrones perdidos vuelve a convertirse en plata “normal”, metálica, mientras que el aluminio pasa como un ión al líquido que habíamos formamos con el bicarbonato disuelto.

Actualización

Miguel Angel Sabadell de Muy Interesante (podéis leer su blog aquí) nos cuenta estupendamente en este vídeo que se puede hacer simplemente con sal y nos recuerda que es importante usar la parte “mate” del papel de aluminio para que la reacción funcione correctamente. Saludos para él desde aquí.


Experimento: Hacer plástico con lo que hay en casa

28 enero 2010

Estamos con los chavales de tercero viendo el asunto de los plásticos (saludito para ellos) y, buscando información por la red, me he encontrado con este video tan chulo.

Para los que no hablen inglés, la cosa es tan sencilla (aunque hay cierto riesgo, hágase acompañado de adulto) como echar una cucharada de almidón (facilito,  harina de maíz, vaya… Maizena), un poco de agua, una cucharadita de vinagre (para que se forme el plástico) y una cucharadita de glicerina (para que no salga quebradizo).

Se espera hasta que tome una apariencia translúcida y se “unta” sobre alguna superficie que no sea porosa.

Como parecía fácil, nos juntamos después de clase con unos cuantos chavales para hacerlo primero nosotros y que luego se lo hicieran a sus compañeros.

La verdad es que sale bastante bien, pero necesita de un secado bastante lento, varios días. Asi que creo que como demostración de clase pierde un poco, pero queda muy bonito. El nuestro se parece mucho a los forros de los libros de texto.

En fin, de todas formas pasamos un buen ratejo con los que se quedaron y vimos que iba bien.

Seguiremos informando.

En este enlace tenéis una versión extendida del video con tomas falsas al final. Lo más interesante es ver que hay un riesgo de “llamarada” nada despreciable.

Así que una vez mas: Experimento para hacer acompañado de adulto responsable... qué rollo, pero es que si no me veo dando curro a mi amigo, y abogado, Sergio.


Bebiendo pises en la estación espacial

23 mayo 2009

Quizá ya habéis oído la noticia: hoy se brindó con “pis” en la estación espacial…, ¡qué escandalazo! La Vanguardia

No seamos sensacionalistas…

Lo que ha ocurrido es que han puesto en marcha un sistema de reciclado de líquidos y lo que han bebido era agua fresquita y estupenda.

Y se lo han bebido a la salud de todos… qué chupi.

Algunos dicen que ha sido un pequeño sorbo para un hombre, pero un gran trago para la humanidad… Porque de esta forma se resuelve uno de los principales problemas en los viajes espaciales de cierta duración. Aunque, como ya sabemos, el principal problema es: “que no te aguanto, Paco… que no te aguanto”, léase: la convivencia.

El motivo de esta entrada era simplemente escandalizaros un poco, y ahora otro poco…

Beber pis es lo que llevamos haciendo toda la vida…

¿Habéis oído hablar del ciclo del agua? ¿Cuántos millones de años llevamos por aquí?

Pues no le des más vueltas, ese agua que te bebes, tan mineral, tan de las montañas, tan rica… ha sido pis, no de alguno… sino de un montón de “gente”.

Creo que la principal diferencia en la estación espacial es que puedes mirar a los ojos al responsable del líquido elemento.

Los que sois jóvenes desde hace más tiempo recordaréis esta alegre melodía…

Por otra parte destilar orina es una técnica de supervivencia útil para desiertos o naufragios, según cuentan. Hay que dejar claro que la técnica no consiste en beberse la orina, lo que genera más deshidratación, fallos renales o incluso infecciones, sino en destilarla primero.

Os lo cuento como me lo contaron. Se cava un agujero, en el centro se coloca un recipiente vacío y a un lado el recipiente con la orina. Se tapa con un plástico transparente y se coloca encima del plástico una piedra, para que el plástico tome forma de cono invertido con el vértice apuntando al recipiente vacío. Cuando dé el sol el agujero será un invernadero y el agua de la orina se evaporará, condensará en el plástico y resbalará hacia el centro hasta caer en el recipiente vacío.

Lamento no poder daros seguridad con respecto a esto, pero parece razonable para una situación desesperada. Esperamos comentarios si sabéis algo más.

Así que, para evitar demandas, no recomendamos llevar a cabo este experimento hasta que lo podáis confirmar con algún experto.


Experimento: Líquidos que no se mezclan

25 abril 2009

O dicho más finamente… inmiscibles.

Supongo que conocéis el caso del agua y del aceite.

Por si no es así, empezamos con este.

Echad un poco de agua y un poco de aceite en un vaso.

Veréis que el aceite queda arriba y no se mezclan.

Agitad vigorosamente, incluso con una batidora si queréis.

Ahora parece que están casi mezclados, pero si observáis pacientemente, veréis que las gotas (se llaman micelas) van uniéndose y al cabo de un rato… de nuevo el aceite arriba y el agua debajo.

Y ahora, a lo profesional, con CINCO LÍQUIDOS DISTINTOS: Miel, jabón, agua, aceite y alcohol.

Veréis que echan colorante al agua y al alcohol para hacerlo más vistoso.

Impresionante, verdad?

En el video van dando instrucciones porque ya veis que hay que hacerlo con mucho cuidadín. Básicamente echar los dos primeros sin tocar las paredes y los otros haciéndolos deslizar por las paredes.

Cuando echas colorante al alcohol y al agua se puede estropear el efecto porque el alcohol atraviesa la capa de aceite (aunque luego suba) y los colorantes se pueden mezclar. En el video se aprecia que queda una pequeña capa de rojo sobre la de agua verde.

Pero les sale estupendo de todas formas.

La explicación de por qué no se mezclan tiene que ver con la estructura molecular de los líquidos.

Si los extremos de las moléculas de un líquido son afines con los del otro, se atraerán, “se pegarán” unas a otras formando una mezcla, como pasa con el alcohol y el agua.

En cambio, si no hay atracción, las moléculas no se unen y el líquido menos denso quedará sobre el más denso, como en el caso del agua y el aceite.

Puede ser un bonito regalo para el Día de la Madre (científica)??

Actualización:

Releyendo quizá pueda inducir a error. Así que aclararé.

El agua, el alcohol, la miel y el jabón son polares y pueden mezclarse entre sí.

El aceite es apolar.

La miel, el jabón y el agua se mantienen separados (si se hace con cuidado) por la diferencia de densidad.

El agua y el aceite por ser polar y apolar y se “colocan” según densidad.

El aceite y el alcohol se separan por la misma razón que el agua y el aceite.

Si lo remueves todo, se mezcla todo lo polar y queda separado del aceite.

Actualización: Aquí tenéis cómo hacer una torre con nueve líquidos


Adios al termómetro de mercurio

2 abril 2009

Supongo que esta entrada parecerá una de esas de: “…cuando el cine costaba una peseta”, pero es que con los años algunas de nuestras aventuras ya son parte de la historia.

Hace unos años, todos los termómetros que había en las casas eran de mercurio (hoy sigue habiendo muchos aún en casas y centros sanitarios).

Para “bajar” el mercurio (lo que era básicamente “borrar” la medida anterior) nuestras madres y padres daban violentas sacudidas al cacharro… sacudidas que en ocasiones se encontraban con algún mueble y… crash!

Y ahí nos veías a toda la familia persiguiendo escurridizas gotitas plateadas por todo el suelo. Juntándolas, separándolas, manteniéndolas en la palma sintiendo su enorme peso, divertidos con ese “líquido que no moja”.

Con los años entre tantas cosas hemos aprendido que el mercurio es extremadamente tóxico, por supuesto a la ingestión de la más mínima cantidad, pero también al contacto con la piel o incluso a la inhalación de sus vapores. No voy a entrar a detallar efectos, pero son tan bonitos como quedarte pa’llá o morirte.

No voy a poneros vídeos de todos los inconscientes que andan manipulando mercurio por youtube, el que quiera que los busque.

Pero sí este buenísimo en el que podéis ver los vapores del mercurio, para ver lo que te tragas cuando haces el ganso.

Este es muy bonito de una fuente de mercurio, diseñada por Alexander Calder, que hay en la Fundación Joan Miró de Barcelona.

En Almadén, donde desde antiguo se ha estado extrayendo mercurio, también tienen una fuente y montones de información. Os dejo un enlace a un blog donde un paisano cuenta su visita al lugar. (La foto de la fuente no da demasiado detalle y está bastante avanzada en el post. Impagable la foto del conejito y la máquina de escribir del principio)

http://mis-ac-aventuras.blogspot.com/2009/02/aniversario-en-las-minas-de-almaden.html

Por fin, un video explicando la noticia que mencionábamos en el título. Ya no se venderán más termómetros de mercurio, aunque aún no queda prohibido su uso.

http://www.eitb.com/videos/video.php?id=121269&lang=es

EXPERIMENTO ALTERNATIVO Y… ECOLÓGICO

Para el que se quede con las ganas de jugar con líquidos que no mojan hay una variante muy sencillita, ecológica, y nada tóxica. Si tenéis un tiesto con un geranio o cualquier otra planta con esas hojas que tienen como una pelusilla cubriéndolas, probad a depositar una gota de agua en la hoja. ¡El efecto es el mismo! La hoja no se “moja” y podéis jugar con la gota, rompiéndola y volviéndola a juntar y moviéndola de aquí para allá. ¡A divertirse!


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 137 seguidores