¿Metemos un mp3 encendido en aceite?

7 mayo 2013

… a ver qué pasa???

Avisamos que estas cosas eléctricas debéis hacerlas con un adulto responsable, si sois menores… y si no encontráis ninguno, para efectos legales valen vuestros padres.

Bueno eso es lo que hicimos, gracias a la colaboración (y el mp3) de María.

Ya sabíamos que no tenía que pasar nada malo (eléctrico), desde que metimos la bombilla encendida.

Lo que ya no tenía tan claro es que no ocurriera nada “químico”, quiero decir que el aceite no reaccionase con algún componente, con la pintura, o con algo… Necesitábamos a alguien más valiente, y ahí entra María.

Si más dilación, aquí os la dejo. No se reportan más problemas que las burbujitas de aceite que se han colado entre la pantalla y el cristal que la protege…

Vaya, se me olvidaba comentar la idea… El aceite es un líquido no polar, sus moléculas no presentan distribución asimétrica de cargas, y tampoco tienen cargas libres disueltas (como en el agua con sal; los iones), así que no hay nada que conduzca la electricidad y resulta un aislante.


Kilovatios o kilovatioshora?

10 febrero 2013

Kilovatios o kilovatioshora, potencia o energía?

Hay cierta confusión con estos términos, vamos a ver si los aclaramos.

En ciencia decimos que ENERGÍA es la capacidad de producir un trabajo. Digamos, la capacidad de producir un efecto, por ejemplo, deformar un objeto, o cambiar su estado de movimiento (acelerarlo, frenarlo…)

Pero fíjate, es la capacidad de hacerlo, no que lo hayas hecho. Si cuelgas un piano desde un quinto piso, tiene la capacidad de convertirte en un acordeón si te lo dejan caer encima, pero eso aún no ha ocurrido, a eso lo llamamos energía, a esa capacidad.

Creo que un buen símil es el dinero. No me puedo comer el dinero, no me puedo sentar sobre él o viajar subido encima, pero puedo “transformarlo” en un bocadillo, en una silla o en un billete de autobús.

Date cuenta también que cuando transformas ese dinero en alguna de esas cosas, se “gasta”, digamos que utilizas esa capacidad y la “pierdes”.

Piensa en la corriente eléctrica, tengo la posibilidad de transformarla en luz (bombilla), en movimiento (motor), en calor (estufa), y esa energía se “gasta” al convertirse en esa otra forma de energía.

Igual que en los intercambios de dinero, siempre se queda un poco por el camino, en gastos, intermediarios, etc. En el caso de la energía estas “pérdidas” suelen ser en calor. Por ejemplo, tu bombilla se calienta además de producir luz, y ese calor lo pagas tú. De hecho en las bombillas tradicionales el 90% de la energía que inviertes se va en calor… compra bombillas de bajo consumo.

Vayamos ahora con la POTENCIA.

La potencia es la velocidad con la que la energía se “consume”.

Por ejemplo, si les pides a dos personas que te suban tres sacos de cemento a tu casa, y una lo hace en una hora mientras que la otra lo hace en media hora, no podemos decir que han hecho distinto trabajo, distinto efecto, pero sí que uno es más “potente” que el otro, de hecho el doble de potente.

En honor al inventor de la máquina de vapor (Watt) la unidad en la que se mide la potencia es el vatio (W), castellanizando su nombre, cosa que no gusta a algunos científicos, que a esta unidad la llaman watt.

Igual que el kilogramo es 1000 gramos o el kilometro es 1000 metros, cuando oigáis hablar de kilovatios (kW) se refieren a 1000 W.

De esta forma, calentar una habitación con un calefactor de 1 kW o con otro de 2 kW es el mismo trabajo, pero el segundo lo hará más rápido, porque es el más potente.

Y ahora, contestemos la pregunta del título.

Ya sabemos lo que es el kilovatio, una unidad de potencia, de la velocidad con la que se gasta la energía.

El kilovatiohora es una unidad de energía, y representa la energía que consume un aparato de 1 kW de potencia funcionando durante una hora.  El símbolo es kWh y no, como equivocadamente se pone a veces, kW/h

Esta unidad de energía resulta bastante intuitiva y cómoda para los asuntos eléctricos y por eso es la que se usa en nuestro recibo de la luz.

Y si os apetece, podemos hacer un minicomentario sobre el recibo de la electricidad (si lo queréis con más detalle aquí)

Nos saltamos la primera parte que es lo del gas y hablemos de electricidad (a partir del punto 5 de la imagen).

A mucha gente le llama la atención que se vaya de vacaciones y el recibo no salga cero euros. Aparte de que no se haya apagado todo y tengamos un frigorífico encendido o electrodomésticos en standby… aunque se baje el interruptor principal, seguirá saliendo a pagar.

Hay básicamente dos términos por los que hay que pagar.

1. La disponibilidad de la electricidad

2. El gasto de energía que haces.

El primer término es lo que llaman “el fijo”, y ahí lo que tú le pides a la compañía eléctrica es: Si yo quiero puedo enchufar aparatos hasta llegar a cierta potencia. En el caso de la figura 2200 W. Para evitar que les times ponen un interruptor que salta cuando enchufas demasiadas cosas y la suma de la potencia excede la que has contratado. En ese caso, basta que desenchufes algo y subas el interruptor de nuevo.

El segundo término varía en cada recibo y tiene que ver con la energía que efectivamente has consumido, y se mide en kWh, dependiendo de cuántos aparatos, de cuánta potencia has tenido encendidos y cuánto tiempo, saldrá más o menos energía consumida.

Aparte de esto, hay que pagar un poco más por impuestos y por el alquiler y mantenimiento de los contadores que, típicamente, son de la compañía.


Hoy descubrieron algo que bien podría ser el bosón de Higgs

5 julio 2012

Hoy se anunció el descubrimiento de una partícula que hasta donde se sabe es compatible con la postulada partícula, bosón de Higgs.

No os cuento mucho, hay un montón de cosas en la red. Podéis empezar por Microsiervos, que siempre es buen sitio, o en Amazings que retransmitieron el evento, pero si queréis droga dura, Francis (th)E mule News

Estuve contándolo un pelín y hablando de difusión de la ciencia en Hora 25 de la SER, os lo pongo en la próxima si sacan el podcast

Pildorita pequeña para el que no quiera mucho


La venganza del universo

7 junio 2012

Cuando le metemos un cabezado a la pared luego nos duele la cabeza… es sencillamente porque la pared también nos ha dado a nosotros.

En Física lo llamamos “Principio de acción y reacción” o Tercera ley de Newton.

Dice algo así como que siempre que hay una fuerza, aparece otra igual pero en sentido contrario.

Alguien podría pensar que: Una fuerza para un lado, otra igual para otro… por qué no se queda todo parado? Si fuera así el movimiento sería imposible, nunca habría una fuerza neta resultante en ninguna dirección.

La madre del cordero es que cada fuerza está aplicada a un cuerpo distinto. Yo te pego A TI una guasca y tú me das A MÍ un mojicón.

Cada cuerpo se las ve con la fuerza que recibe y se moverá más o menos dependiendo de su masa o de otras fuerzas que actúen sobre él.

Por ejemplo, el Sol atrae a la Tierra… y la Tierra atrae al Sol. Nosotros nos movenos bastante porque somos peques, tenemos poca masa. El Sol también se mueve debido a nuestra atracción, pero mucho menos, porque es muy masivo y cuesta mucho moverlo. Las dos fuerzas son iguales, pero al actuar sobre cuerpos de distinta masa, los resultados son diferentes. Aún así no es movimiento despreciable y estas cosas se usan al mirar estrellas lejanas para detectar si tienes planetas que las hagan moverse, aunque sea tan poquito.

Es lo que pasa cuando inflamos un globo y lo soltamos. La goma empuja al aire fuera y el aire empuja a la goma del globo.

Si lo queréis hacer bonito, podéis hacerlo en plan cohete… yo lo hago en mis shows y tiene mucho éxito.

Vamos a darle otra vuelta a esto.

Todo el que haya intentado coger una pelota a 100 km/h y un camión a 100 km/h sabe que la velocidad no es lo único importante en el movimiento de un objeto. La masa también influye.

Por esto nos inventamos una magnitud física que llamamos “cantidad de movimiento” o “momento lineal” que representamos como p y que sería el producto de la masa por la velocidad.

p = m·v

Cuando se aplica un fuerza a un cuerpo lo que se cambia en realidad es ese momento lineal, de forma que si tiene más masa su velocidad aumenta menos y si tiene menos masa su velocidad aumenta más.

Cuando no hay fuerzas neta externas, se dice que el momento se mantiene constante, se conserva.

Así, cuando un objeto que está en reposo se rompe, o explota, o se divide… sin que fuerzas externas netas actúen, el momento debe conservarse.

Digamos que el momento lineal que se lleva “un trozo” para un lado debe ser igual al que se lleva el otro trozo para el otro lado.

Piensa en qué pasa cuando se dispara un arma, lo que llamamos retroceso. Debido a fuerzas internas el conjunto bala-rifle se separa y cada trozo sale moviéndose hacia un lado. El momento que lleva cada uno debe ser igual. La bala tiene poca masa y se mueve rápido, el rifle tiene más masa y se mueve más despacio hacia atrás.

Con el globo podríamos pensar igual, hay una cantidad de aire que va hacia atrás, y eso tiene un momento (masa del aire x velocidad del aire). El globo debe llevar el mismo momento en el otro sentido, masa del globo x velocidad del globo. Como el globo es más pesado, de nuevo se moverá más despacio.

Y ahora, el experimento que hemos hecho hoy en el insti (un saludo a los participantes).

¿Qué pasa si en lugar de aire, metemos un poco de agua? Cuando eso explote y el agua salga hacia abajo, como el agua tiene más masa podría llevar más momento y por lo tanto el globo salir con más velocidad.

No hace falta decir que esto tiene que ver con los cohetes y aviones a reacción… o sí?

Lo hemos hecho con un dispositivo ya típico, que es una botella que llenamos parcialmente con agua y a la que le metemos aire comprimido hasta que la presión suelta el tapón… el agua sale hacia abajo… y la botella hacia arriba. Lo hemos hecho con un cacharrín que me costó diez euretes en la tienda de Cosmocaixa.

MUCHO CUIDADO, ESTO TIENE MÁS PELIGRO QUE UNA PIRAÑA EN UN BIDET… HÁGASE CON UN ADULTO RESPONSABLE, Y SI NO SE ENCUENTRA, CON PADRES O TUTORES LEGALES Y TAL… SR. JUEZ, YA LO HE DICHO.

Aquí tenéis a la gente echándole imaginación y tiempo

Y aquí tenéis una versión que usa una reacción química para aumentar la presión. Como veis también hay que añadir agua para conseguir el impulso. El vinagre y el bicarbonato al combinarse producen CO2 que es un gas y genera una presión dentro de la botella que acaba haciéndola saltar.

La pena es que no le haya puesto una “aletas” a la botella, lo que estabiliza mucho el vuelo y las imágenes de la cámara habrían sido más espectaculares aún, pero está muy requetebién explicado.

Artículo sobre estos cohetes en Wikipedia


Reglas de higiene matemática

14 mayo 2012

Cuando un estudiante sigue un procedimiento que no nos gusta para resolver un problema debemos darnos cuenta de que es culpa nuestra… lo más normal es que no anden en sus casas haciendo ecuaciones, aplicando la ley de Ohm… Lo que han aprendido mal lo han hecho de nosotros, con mucha frecuencia. Bien, pongámonos de acuerdo y empujemos todos en la misma dirección.

En mi instituto (el IES Vicente Aleixandre de Pinto) nos hemos juntado los dptos. de ciencias para acordar una manera común y coherente para la resolución de problemas matemáticos. Así no despistamos a los chavales y además incidimos todos en lo correcto. Un saludo para todos mis compañeros, agradeciendo su trabajo y su buena disposición.

Lo compartimos con vosotros por si os sirve.

Buenas prácticas

1. Uso de tres cifras significativas, como regla general, en los cálculos y, sobre todo en los resultados finales, acompañando el número con sus unidades correspondientes.

Ya os hablamos de eso por aquí. Para funciones trigonométricas y otros casos particulares se pueden usar tantas cifras como se consideren oportunas.

Esto es sobre todo para problemas “realistas” (sobre el mundo físico, no abstractos). Entendemos que en algunos momentos de la asignatura de matemáticas buscamos que aprendan a manejar fracciones o radicales. Pero cuando hagamos referencia al mundo “práctico y real” los números son decimales y conocidos hasta cierta precisión. Una longitud de 2/3 de metro no existe.

2. Corrección y cuidado en los símbolos, las unidades, etc.

Evitemos algunos errores comunes

- La abreviatura de segundo es s (minúscula y sin punto), ni S. ni sec, ni seg, etc.

- La k de “kilo” es minúscula

- La unidad de temperatura “kelvin” no se pone con (º) ni se dice “grados kelvin, es simplemente 77 K “setenta y siete kelvin“. K mayúscula.

- Las unidades que provienen de un nombre propio van con mayúsculas: (Nnewton, (J) julio, etc.

(Aquí le mandamos un saludo a Sergio L. Palacios que siempre se muestra en contra de castellanizar los nombres. Eso por aquí, de momento, no hemos querido meneallo)

- Los grados centígrados o de los ángulos van así º, no subrayados como en los ordinales: primero, segundo…

3. Sustituir o simplificar ecuaciones en la línea siguiente, no a continuación.

De esa manera es mucho más claro lo que se hace, además de permitir despejar con comodidad más tarde si lo que uno busca no está despejado ya.

4. Terminar el problema con la “frase respuesta”, donde ser resume y responde lo que se preguntaba en el problema.

5. Separar los cálculos de los pasos que se van dando, en dos columnas.

Así si nos equivocamos en un cálculo, podemos rehacerlo sabiendo en qué punto de la resolución del problema estamos.

6. En los problemas de la asignatura de matemáticas, cuando se refieran a magnitudes físicas como la velocidad o el tiempo, usar “v” o “t” como variables en lugar de “x”. Si no siempre, con cierta frecuencia.

Así se van acostumbrando los chavales a nombrar las incógnitas con otras letras diferentes.

7. Poner los resultados con unidades “naturales” según el tipo  de problema a tratar, expresándolos con potencias de diez cuando se hagan “demasiado” grandes o pequeños.

8. Elegir los datos de manera que tengan valores “realistas”, del orden de magnitud que aparecen en la realidad, y que los resultados no sean números enteros o fracciones (porque la vida no es así…)

Así evitaremos eso de “Profe, me sale mal, me sale 3,72″

9. Escribiremos con palabras lo que vamos haciendo o lo que queremos conseguir en cada paso.

 Aquí os ponemos un ejemplo de problema resuelto.

View this document on Scribd

1. Empezamos identificando el tipo de problema en el que estamos.

2. Escribimos los datos del problema, la incógnita que buscamos y un gráfico.

3. “Preparamos” los datos, cambiando las unidades al sistema internacional o a las típicas del problema. Los cálculos necesarios los hacemos aparte en la sección “Cálculos”.

4. Escribimos las ecuaciones aplicables a este problema.

5. Elegimos la ecuación donde aparece nuestra incógnita y nos damos cuenta de que necesitamos calcular antes otra variable (el tiempo, en nuestro caso).

6. Sustituimos y reordenamos.

7. Aparece una ecuación que debemos resolver, lo hacemos a la derecha.

8. Consideramos el sentido físico de las soluciones y descartamos las que no lo tengan.

9. Reemplazamos en la ecuación de la que partíamos y la que nos dará el resultado que buscábamos.

10. Recuadramos el resultado.

11. Escribimos la frase respuesta.

Os agradeceríamos que si os parece bien lo difundáis para la mejora de la calidad de la enseñanza de las ciencias.

También os agradecemos todos los comentarios y puntualizaciones que mejoren esta guía.

Estos chavales de hoy harán Ciencia mañana, que vayan bien preparados!

Finalmente un saludos a todos los compañeros profesores, allí donde estéis… incluidos los parados.


Experimento: Reflejos, luz polarizada, gafas de sol y Tupperware

14 abril 2012

Ya anduvimos a vueltas con las gafas de sol polarizadas y la pantalla del TomTom, y volvemos de nuevo a la carga.

La luz es una onda electromagnética, una perturbación que se propaga en el espacio.

Igual que cuando tiras una piedra en el estanque, el agua “sube y baja” y la onda se propaga en todas direcciones.

Hay que recordar que no es el agua lo que viaja, sino la perturbación. Piensa en una ola en un estadio deportivo. Las personas suben y bajan en su sitio, mientras que la ola, la perturbación, se propaga. Lo puedes ver en movimiento en el siguiente enlace

Imagen Movimiento armónico Wikipedia

En el caso de la onda electromagnética lo que sucede es que el “magnetismo” y la “electricidad” que hay en cada punto del espacio “sube” y “baja”, y cambia de dirección también, apuntando en distintas direcciones.

Miremos de nuevo en una ola en un estadio. Las personas, sin cambiar de sitio, pueden moverse más o menos y en distintas direcciones (arriba-abajo, delante-detrás, hacia los lados…)

Según sea la vibración respecto a la dirección de propagación decimos que las ondas son transversales (si se vibra perpendicular a la dirección de propagación) o longitudinales si se vibra en la misma dirección de propagación.

 

Una vez que tenemos esto claro, volvamos a la luz.

La luz es una onda transversal, la vibración de los campos eléctrico y magnético son perpendiculares a la dirección de propagación.

Nosotros podemos detectar algunas características de la luz con nuestros ojos. Por ejemplo, la amplitud de la onda (lo “mucho que vibra”) lo sentimos como intensidad, y su frecuencia (lo “rápido que vibra”) lo detectamos como color (en el arco iris se ordenan por frecuencia, siendo el rojo el de menor frecuencia).

En cambio si el campo electromagnético está vibrando en la dirección arriba-abajo o en la dirección izquierda-derecha, o si va cambiando de una a otra… eso no podemos verlo. Bueno no podemos verlo sólo con nuestros ojos. A esas distintas formas de vibrar en una onda transversal lo llamamos polarización.

Y ahí es donde entran las gafas de sol “polarizadas”.

Los cristales están tratados para que sean capaces de dejar pasar luz con cierta polarización y bloquear (al menos parcialmente) luz con otra polarización.

Ya vimos en el post que comentábamos al principio que ciertos aparatos electrónicos producen luz polarizada y que según coloquemos las gafas la luz atraviesa sin más o resulta fuertemente atenuada.

¿Por qué se hace esto con las gafas?

Cuando la luz interacciona con la materia, bien sea por reflexión, por refracción (en medios transparentes), dispersión… la polarización puede cambiar.

La luz solar no viene polarizada, pero al reflejarse se polariza parcialmente, resultando más o menos polarizada según el ángulo de incidencia.

De esta forma unas gafas de sol polarizadas, no atenuarán toda la imagen por igual, los reflejos resultarán más atenuados. Estupendo.

Hace unas semanas estuvimos celebrando la amistad y la belleza con mis queridos amigos (besos para todos) y poniéndonos como el tenazas en el campíbiri.

Reposando y con las gafas de sol puestas, porque tenía el sol de frente, pude ver muy claramente el efecto que os contaba.

Como dijimos antes, cuando la luz atraviesa distintas sustancias puede cambiar su polarización, y eso además depende de la frecuencia de la luz, de su color.

¿Qué pasa si ponemos un tupper en el camino de la luz reflejada por el sol?

Pues si miramos con los ojos desnudos, no vemos nada diferente, porque recordemos que la polarización de la luz no es algo que nuestra visión perciba.

Pero si nos ponemos las gafas, veremos esto

Dependiendo del tipo de plástico, del grosor, de las tensiones internas a las que está sometido el plástico (por su proceso de conformación, por ejemplo),  etc. será un color u otro el que salga de cada punto del tupper con la polarización que nuestras gafas dejan pasar.

Aquí podéis verlo todo a la vez.

Me tengo que disculpar porque falta el delicioso bizcocho que hizo Natalia… del que dimos buena cuenta.

Si estamos atentos podemos ver maravillas, porque diremos una vez más que:

La Ciencia es más una manera de mirar al Mundo que un conjunto de conocimientos o procedimientos.


Experimento: De culos y cervezas

8 marzo 2012

Para los buscadores de emociones cárnicas fuertes, os diré que los culos son de vaso.. por si os queréis retirar a tiempo.

Hace poco anduve por Londres disfrutando del cariño de mis queridos Gema, Mavi, Natalia y Alex (un abrazo para ellos), y haciendo algún experimentillo en el avión, como os conté.

La cerveza fue otra de las cosas que llamó mi “atención científica”, porque ya sabéis que para mí la Ciencia es más una manera de mirar el mundo que un conjunto de conocimientos o procedimientos.

Fijaos cómo se forman las burbujas en el fondo del vaso (los vídeos no son nuestros)

Bastante inusual, ¿verdad? Aunque uno entiende poco, la tomo ocasionalmente y me cuesta un huevo hacerles entender que la quiero sin y con limón… ya sé que es menos que agua, joé, pero es que no bebo… Me harán volver al sempiterno poleo.

En fin. Inusual, decíamos.

Lo que solemos ver por aquí es algo así son burbujitas brotando de puntos aquí y allá formando finas líneas.

Aquí tenéis un detalle del culo del vaso de cerveza de Londres. Nos cuentan Alex y Natalia que los diseños varían con la marca y el tipo de cerveza. En cualquier caso es un grabado en relieve que facilita la formación de burbujas.

En nuestros vasos la formación se produce en defectos en el vaso, una miga… cualquier cosa que valga para que las condiciones del líquido varíen ligeramente y se forme la burbuja del gas.

Este es el efecto principal que produce la conocida reacción de Mentos y Coca-cola. En las “rugosidades” del caramelo es donde se producen esas burbujas que por su rápida formación generan la espuma.

En este episodio de Cazadores de mitos, hacen una interesante “separación de variables” para llegar a la conclusión de que los centros de nucleación y el edulcorante de la Coca Light son los principales factores. Por lo que acaban demostrando que la sal genera la misma reacción que el caramelito. Como bien saben los que acuden a mis shows… por cierto, ¿por qué los chavales siguen queriéndose beber los restos de Coca Cola con sal?


Levitación (?) de superconductor de tipo II

6 febrero 2012

Hace tiempo yo entendía algo mal y, por si le pasa a más gente, os dejo este vídeo visto en Microsiervos (que me lo ha recordado) donde queda muy claro el asunto. Os hago una introducción previa.

Lo que flota es el material superconductor, y lo es porque se le ha enfriado lo suficiente (cerca de 200 grados bajo cero), por encima de cierta temperatura es un material normal.

Un superconductor transporta la electricidad sin resistencia, así que no se produce calentamiento (efecto Joule) ni pérdidas. ¿Por qué no los usamos? Sí, que se usan, pero no masivamente, porque lo que gastamos para enfriarlos es más que lo que nos ahorramos… de momento.

Hay dos tipos de superconductores descritos, tipo I y tipo II.

Además de los efectos eléctricos también hay efectos magnéticos.

En los SC de tipo I el cambo magnético es expulsado del material cuando está en estado superconductor. En los de tipo II el campo magnético lo atraviesa sólo por “pequeño tubos” que se mueven, o bien se anclan a impurezas, defectos, lo que se llama flux pinning. Este segundo efecto deja al SC “anclado” en su posición.

Y, ¿por qué os pongo todo esto en lugar de remitiros directamente al post de Microsiervos?

Porque, como os decía, creo que más gente puede estar equivocada como yo lo  estaba.

MAL: La gravedad empuja el SC tipo II hacia abajo y el efecto magnético hacia arriba. Como hay equilibrio de fuerzas, se queda flotando, levitando.

BIEN: El SC tipo II queda “atrapado” (locked) a cierta distancia del campo magnético y con más o menos libertad de movimientos, según la forma del imán (la geometría del campo magnético).

En los vídeos normales, ponen el SC sobre una vía y le dan un golpecito.

Aquí ponen la vía boca abajo (y no se cae!!), cambian el ángulo del trenecito SC, y muestran el distinto comportamiento con distintas disposiciones de imanes.

Vayamos aprendiendo.


Experimento en vuelo. Espachurrar botellas..

1 febrero 2012

Aunque el viaje siempre es interior, es agradable cambiar el decorado donde tiene lugar, sobre todo si se hace acompañado de gente que le quiere a uno y a los que uno quiere.

Esta vez fuimos físicamente un poco más lejos, y tomamos un avión.

Cuando el avión comenzó el descenso y empezamos a sentir esa desagradable sensación en los oídos, pensé que el cambio de presión podría ser suficiente para espachurrar una botella de plástico. Así que nos pusimos manos a la obra.

Vaciamos la botella de agua y la cerramos (con esto queda llena de aire a baja presión), después la estuvimos observando según descendíamos y aumentaba la presión.

Así quedó al final.

Explicación

Aunque la cabina está presurizada y no sufre el cambio de presión que hay en la atmósfera cuando cambiamos de altura, sí que hay cierto cambio de presión, que es lo que detectamos en nuestros oídos.

Al cerrar la botella el aire que queda dentro está a baja presión y, al bajar, el aire de fuera aumenta su presión, así que espachurra la botella.

También podríamos haber “llenado de aire a alta presión” la botella antes de que el avión ascendiera y ver cómo la botella se iba hinchando según ganábamos altura.

Este efecto también se puede ver cuando viajamos en coche siempre que entre la ciudad de origen y la de destino haya una diferencia de altura suficiente.

Igual es una buena manera de mantener a los hijos entretenidos en los viajes.

Una variante interesante puede ser hacerlo con un globo ya que, al no ser tan rígido, se irá viendo cómo cambia su tamaño según aumente o disminuya la presión del exterior relativa a la presión del aire que hayamos dejado en su interior.

Ya hablamos hace mucho de hacerlo con el frigorífico 

Dedicado a los queridos amigos con los que compartí estos días: Gema, Mavi, Natalia y Alex


Experimento. Anillos chocando

20 diciembre 2011

Vídeo precioso visto en http://www.ciencias.ies-bezmiliana.org


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 137 seguidores