Oferta y demanda. Pactar precios

2 febrero 2010

El otra día aparece esta noticia tan linda…

Según el periódico, parece ser que varias compañías de fabricantes de gel (enormes compañías, por cierto) habían llegado a un acuerdo para subirnos el precio.

¡Oh, sorpresa! -pensaréis.

Hacían los botes más pequeñitos manteniendo el precio, angelicos.

¿Cómo hemos sabido esto? -os preguntaréis.

¿¿Mirando la etiqueta del precio, luego al bote, a la etiqueta, al bote, y vuelta a empezar hasta que a la repetición n-ésima… dices: “Daaate”??

No, hombre… cómo va a ser tan fácil. Ha sido gracias a un informador.

¿Un adalid de la competencia? ¿Bocasecaman, Superñoño?

No… ¡¡Uno de ellos se ha chivao’!!

Y lo más gracioso es que llegó por los pelos antes que otro de los figuras, que por ser el segundo sólo ha conseguido una reducción en la multa gracias a las pruebas que llevó contra sus compinches.

Qué episodio tan lindo.

El organismo que regulador es la Comisión Nacional de la Competencia, porque todo esto tiene que ver con la conocida ley de la oferta y la demanda.

Según esta ley, la oferta de producto, la demanda del público y el precio, se ajustan hasta que llegan a un equilibrio en un “mercado libre ideal”.

Para que “el mercado” funcione, los proveedores de bienes o servicios deben competir, mejorando su servicio y abaratando precios, para conseguir más clientes.  Todo esto se va a la porra y nos quedamos con el trasero al aire si sólo hay un proveedor (monopolio, pregunten a Microsoft por sus multas), o si los proveedores se compinchan.

Estos casos son los que ponen de manifiesto la necesidad de un estado que proteja a la parte más debil. Cuando se pide dejar al mercado que se regule solo y se habla en contra del “intervencionismo”, en mi opinión, se dibuja un panorama en el que las dos partes están en igualdad de condiones y no es así.

Más claro todavía es el caso de los sueldos o los precios que pagan los agricultores, por ejemplo.

Cuando uno va a buscar trabajo, ¿es frecuente estar en situación de negociar sueldo y condiciones, y hacer que compitan por ti las distintas compañías, mejorando sus ofertas?

¿Tienen los agricultores y ganaderos la posibilidad de hacer que compitan por sus productos distintas distribuidoras y mejorar sus precios?

Por eso hay que fijar un salario mínimo, unos precios mínimos en los servicios profesionales, y habría que fijar pronto un precio mínimo también para los productos del campo… sin menoscabo de que algún responsable de la administración metiese mano a la distribución y venta final que, a todas luces, huele raro.


Agua potable al instante

5 noviembre 2009

Dos razones me llevan a poneros este alucinante video.

La primera es que, en mi opinión, es todo un ejemplo de una exposición muy bien hecha.

La segunda y más importante es que Michael Pritchard presenta un invento genial.

Una botella que potabiliza agua en enormes cantidades y que podría solucionar un problema que hace enfermar y morir a millones de personas.

Me cuesta comprender que no tomemos estas soluciones tan sencillas para mejorar este planeta.

Si alguien tiene más información, agradecemos comentarios.

Que lo disfrutéis.

En la página original de TED, podéis ver este y otros fantásticos videos.


Pues si invitas al primo del pueblo…

11 octubre 2009

En la entrada anterior me uní, como tantos blogueros de ciencia, a la iniciativa para evitar los recortes del presupuesto científico.

Espero que con las próximas líneas no se me entienda mal, sigo apoyando esta buena idea con toda convicción.

El problema que me surge es el efecto “primo del pueblo”.

Digamos que me voy a casar y estamos viendo a quién invitamos.

- Una cosa sencillita, sólo nuestros padres -digo yo.

- Mi hermano tiene que venir, además quiero que sea el padrino… -ella.

- Bueno entonces, también vienen mis hermanos… uy, y mi tía X que me crió y es como mi madre.

. Vale, pues mis tíos también vendrán…

Al final uno invita a un primo del pueblo… y eso nos hace invitar a los dos pueblos completos… ¡estupendo, trescientos invitados!

Cada vez que eliges a un elemento de una categoría, te ves obligado a incluir a toda esa categoría, por aquello del agravio comparativo.

¿A dónde quiero ir a parar?

La cosa es que el sábado que viene (17 de octubre) es el Día Internacional para la erradicación de la pobreza, y se me agolpan muchas preguntas. Dejadme que las comparta con vosotros.

¿Debemos hacer una entrada hablando de esto?

¿O, yo hago un blog de ciencia y me limito sólo a hablar de experimentos, teorías, etc.?

¿La iniciativa anterior es un “precedente” para apoyar “causas justas”?

¿A partir de ahora hay que apoyar cualquier causa justa o sólo las que atañen a la ciencia?

¿No nos atañe la muerte diaria de miles de personas? ¿O que este año superaremos los mil millones de personas que pasan hambre?

¿O al final cada uno sólo apoya las causas que le tocan directamente? Fundaciones para una enfermedad que tiene un familiar tuyo, problemas en tu área profesional particular, en tu ciudad, en tu país…

Y si sólo apoyamos “lo nuestro”… ¿por qué apelamos a la solidaridad de otros para que apoyen nuestra causa, si nosotros estamos en ella por “interés personal” y no movemos un dedo por el resto de causas? La ley del embudo…

Como esto es muy complicado… no pondré más preguntas.

Pero creo que debo decir que durante la semana que viene habrá diversas actividades, que el viernes 16 a las 18:00 hay una manifestación de Cibeles a Sol en Madrid (y en muchas ciudades por todo el mundo) y, sobre todo, que nos “arremanguemos” y echemos una mano para que esto cambie.

Make_Poverty_History_banner_2005_Jersey

Aunque ya lo hice en otra entrada, os pongo de nuevo el enlace a un texto que suelo trabajar con mis alumnos (y que quizá os guste) sobre esta cuestión.

LOS OTROS Y TÚ

Foto: Wikipedia, Jersey 2005.


1000 millones de hambrientos

16 septiembre 2009

Pues esa es la noticia del día.

Supongo que no será la primera que hayáis escuchado… si es que la habéis oído.

¿Qué podemos decir?

Es una vergüenza, un horror, increíble que ocurra, increíble que lo toleremos…

Os voy a poner un texto que suelo comentar con mis alumnos.

LOS OTROS Y TÚ

Y ahora permitidme que os desafie.

Toma el diez por ciento, o una parte menor si prefieres, de tus ingresos netos de esta semana y DÓNALO.

Cuando lo hagas, pregúntate si ha sido fácil, si te lo has podido permitir… y si ha ido bien, hazlo una costumbre.

Estarás salvando vidas.

… y si te gustó, cuéntaselo a otros.

Vamos a ponernos manos a la obra, ¿te apetece unirte?


Vicente Ferrer ha partido

19 junio 2009

vicentefoto

Hoy Vicente Ferrer ha tenido que irse.

Es cierto que nos hace sentir más pobres por su falta, pero la verdad es que el mundo entero y nosotros mismos somos más ricos por haberle tenido.

Tenía que escribir algo sobre él por dos motivos.

Primero, alguien cuya influencia positiva se extiende a millones de personas(literalmente) no debe partir sin que lo notemos.

Segundo, me hace recordar algo sobre el pensamiento científico que les conté hace no mucho a mis alumnos y a unos compañeros del norte. Y esta será mi excusa para despedirme de este señor en un blog de ciencia.

El aprendizaje de la ciencia favorece cierta manera de pensar, con un cierto orden y orientada a obtener conclusiones, lo que puede resultar útil en muchas facetas de la vida.

Apliquémoslo. Intentaré ser breve.

Sabemos que hay gente que se aprovecha de las malas circunstancias para sacar beneficio propio a costa del bien ajeno, sabemos de otros que incluso generan y mantienen esas malas circunstancias.

Qué se le va a hacer… el libre albedrío parece que lo respeta hasta Dios.

Lo que sí que me saca de mis casillas es cuando esa gente pretende mi comprensión, mi apoyo y quizá incluso mi agradecimiento...

Escuchamos cosas como:

- Todo el mundo es igual…

- Tú también lo harías en mi lugar…

- Este es un trabajo como otro cualquiera…

¡Pues no señores!

Contestémosles…

Ni todo el mundo es igual, ni todos los trabajos son iguales…

Y ahora mismo es usted caballero el que me hace la puñeta a mí, yo no estoy en su lugar, y si lo estuviera tampoco tenemos la seguridad de que le hiciera la puñeta… Vaya, que lo único cierto y verdad es que es usted el que me está haciendo la puñeta a mí, encima se me pone a dar la brasa… y además quiere que le dé la absolución, o mejor, las gracias.

Pues no.

No tengo el derecho de cambiar su modo de pensar o actuar, pero lo que no tiene usted derecho es a pedirme que me parezca bien el mal que está haciendo.

Por lo tanto, amigos…

Dejemos entonces de ser, además de víctimas, idiotas.

Vicente Ferrer es un ejemplo visible de tanta gente buena que trabaja sin ser tan notoria, empezando por mi madre y terminando por aquella persona estupenda que está a tu alrededor.

Su trabajo no era un trabajo cualquiera. El trabajo que hacía y las consecuencias que se extenderán en el futuro, han hecho que el mundo sea mejor porque él estuvo aquí.

Estuvo en situaciones diversas y parece ser que eligió echar una mano y no empeorar las cosas.

Así que, por mi parte, concluyo:

1. Tomemos ese ejemplo y hagamos que el mundo sea mejor a nuestro paso.

2. Cuando nos topemos con esa gente que no sólo no ayuda, sino que hace daño, por lo menos cerrémosles la boca.

que ya está bien de tomaduras de pelo.

Para terminar, una cariñosa despedida a este hombre y a los miles de buenas personas que dejan cada día este mundo, de modo más silencioso, habiendo conseguido que sea un lugar mejor. Ojalá puedan decir algo así de mí cuando me toque partir.

http://www.fundacionvicenteferrer.org/vicente_ferrer/


El dinero de los ricos, ¿les pertenece?

27 enero 2009

Como la economía es una ciencia… pues me vais a disculpar que me descuelgue de vez en cuando con algunas palabrejas sobre esto.

Además como dice mi amigo Javi, hay que opinar y posicionarse. Así que, allá vamos.

El otro día me sorprendí a mí mismo diciendo: “(…) es que yo no creo que el dinero de los ricos les pertenezca.”

Y efectivamente, no lo creo.

Cuando hablamos de ricos herederos parece más claro, pero incluso en el caso de los emprendedores que “se han hecho a sí mismos“, ¿qué pasa con el trabajo de todos sus empleados? ¿La riqueza generada es sólo del dueño?… Como noto que se me sube el puño, entiendo que estas ideas tienen muchos años… algunos dirán que cien, otros que dos mil… depende a qué tipo con barba se las hayas oído.

Desde mi punto de vista entiendo que el reparto de la riqueza es una prioridad en este mundo en el que vivimos y una muestra de madurez de una sociedad y de sus individuos.

Entiendo también que somos usufructuarios de los bienes y bellezas de este sitio y que nos pertencen en tanto que pertenecen al sistema del que formamos parte.

Sin duda también nos pertenecen las necesidades y funciones que tengan que realizarse, por lo que también hay que contribuir, no sólo demandar.

El comportamiento egoísta y la conciencia de separación del sistema nos ha llevado al punto crítico en el que estamos, ¿tendremos la inteligencia y el valor de aprender de esto o nos reiteraremos en el error?

Antes de que cojáis las antorchas y las guadañas y os encaminéis a despojar de sus bienes a los “ricos”… dejadme aclarar que, en el planeta en el que vivimos, tener un techo bajo el que dormir, algo para comer y donde cagar (disculpadme) es ser mucho más rico que la mayoría… sin comentarios si puedes leer esto en un ordenador.

Así que, reformulo la idea.

Vuestros bienes, no os pertenecen.

Formáis parte de un sistema y participáis del uso de los bienes y derechos del sistema, y también de sus necesidades. Tan bueno y correcto es que os atiendan según nacéis cuando no habéis aportado aún nada al sistema, como que redistribuyáis parte de la riqueza que en su reparto desigual os ha tocado en este momento.

Y… eso es lo que hay por mi parte.

Si os apetece leer más, aquí tenéis un texto que escribí hace tiempo y que trabajo con mis alumnos sobre las donaciones.

LOS OTROS Y TÚ


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 122 seguidores