¿Soy un bicho iluso?

30 agosto 2011

En muchas ocasiones, la gente relacionada con la ciencia en cualquiera de sus formas, en mi caso como profe y en la divulgación, nos toca enfrentarnos a esta pregunta.

Cuando tenemos un hijo, ¿son nuestros genes que nos usan para perpetuarse, como bromeaba Carlos Lobato?

¿El amor con el criamos a nuestros hijos es simplemente una conducta evolutivamente favorable?

Cuando hacemos arte y pintamos un cuadro embriagados por la inspiración de las musas… ¿en realidad es, simplemente, a ver si follamos (perdonen)?

Bach, Mozart, Velazquez, Bécquer… son equivalentes a las plumas o los movimientos de esos pájaros que están, perdonen de nuevo, a ver si follan?

¿Son todos nuestro actos, pensamientos, emociones las mareas de la química de comportamientos evolutivamente favorables en nuestro entorno particular sin ningún otro fin ni sentido más allá?

¿Soy un pobre bicho iluso, que cree que vive y desea, que elige y crea, pero que es movido por la ciega evolución? ¿Es eso todo?

Cuando cierro la puerta del laboratorio, ¿me voy con estos pensamientos a pasar tiempo con mis amigos, familiares o pareja? ¿Es así como los vivo, o como debería vivirlos?

¿O debemos “olvidar” esto momentáneamente y dejarnos disfrutar ilusamente de lo que creemos auténtico y valioso, lo más humano (no lo que ha sido evolutivamente favorable…)?

No puedo dejar de pensar que hay algo más… quizá es parte de la ilusión en la que vive este bicho que os habla, pero quizá si miras con cuidado puede que asome algo de luz…

La Belleza. ¿Algo más allá de la ciencia?

No conozco un sabio serio

¿Dónde reside la Belleza?

 

 


No apagues la alarma, mira qué pasa. La cafeína

4 julio 2011

Ya contamos en nuestro ¿Cómo le explico esto a un extraterrestre? lo paradójico que resulta que el dolor sea útil. Resumiéndolo, la idea es que el dolor te indica que hay un problema, que algo no funciona bien, que se está sufriendo algún daño. El dolor es una alarma. En esa línea, ¿qué os parece eso de Rafa de jugar con un pie anestesiado?

Sin entrar tampoco en más detalles ya sabéis que algunas de las enfermedades que más mortales resultan son las que no dan dolores u otros síntomas hasta que no están muy avanzadas.

Hace poco en Microsiervos pusieron un artículo sobre la cafeína, una de las drogas más usadas en el mundo.

Archivo:Roasted coffee beans.jpg

Imagen: wikipedia

Como se aproximan muchos viajes, simplemente quería contaros que el cansancio, como el dolor, es una alarma: el cuerpo necesita descansar. Cuando tomamos cafeína la sensación de cansancio se atenúa, pero la cafeína no nos “descansa”, estamos trabajando por encima de lo aconsejable. Nos puede resolver un problema momentáneo, pero ni esas semanas de estudio a base de cafés, ni esos viajes de un montón de horas a base de coca-cola son saludables. Intentemos respetar los ritmos corporales.

¿Significa esto que no hay que “esforzarse”? (¡Con lo mucho que está de moda el término!)

Aquí creo que viene a cuento una distinción muy importante entre “esfuerzo” y “sufrimiento”.

El esfuerzo es estupendo, el sufrimiento no. Lo aceptamos como la última escuela, cuando nos empecinamos en el error y sólo salimos de allí a base de palos, pero se debe intentar poder vivir sin sufrimiento (o con poquito…).

Cuando se lo explico a mis chavales. uso el ejemplo del esfuerzo que hace uno cuando juega un partido de un deporte que le gusta, esa carrera por aquella pelota a la que casi no llegas… allí hay esfuerzo, pero no sufrimiento.

Y, dando un paso más, creo que puede aplicarse lo mismo sobre el dolor del “corazón”.

Esforzarse por mantener un trabajo desagradable, una amistad, una relación, lo que sea, no es nada malo… cuando esto se hace con sufrimiento es porque el tesón se ha convertido en cabezonería, siendo el dolor la señal de alarma de que hay que actuar sobre esa situación.

Que sean ustedes felices… si se atreven, y digo esto porque mucha gente ha renunciado a la pastilla que evitaría que se enfadasen para siempre

¿Para qué me sirve enfadarme?

Con esta pastilla no volverás a enfadarte


Una mala noticia

9 marzo 2011

El otro día Maikelnai nos contaba en Amazings que uno de cada dos carros de la compra tiene más bacterias que el tirador de la cisterna de los váteres públicos.

También nos recordaba otra noticia antigua que daba resultados similares para los teclados de ordenador de computadores compartidos…

Una de esas bacterias malvadas es la Escherichia Coli, una amiguita que vive en nuestro intestino donde se porta estupendamente (y sintetiza un tipo de vitamina k), pero que si pasa a nuestra boca nos puede producir COLI-TIS.

Actualización: Nuestro amigo Sergi de Cluster (gracias) nos indica en su comentario que la colitis es etimológicamente la inflación del colon y que no deriva directamente del nombre de la bacteria concreta de la que hablábamos, siendo posible tener esa enfermedad de otras formas.

Lo que queríamos decir al poner así colitis, era señalar que el nombre de la bacteria también nos dice que vive en el colon (lat. gen. coli), el primer nombre es en honor de su descubridor.

¿Cómo llega a nuestra boca? ¿Quién le ayuda a hacer el camino de un agujero a otro? ¿Por qué no nos lavamos las manos? o ¿Por qué tenemos todo el día el dedo en el culo? Son interesantes preguntas que buscan respuesta…

Al final del estupendo artículo nos recomiendan lavar la comida, no reutilizar las bolsas de plásticos sin lavarlas, etc….

Y esta conclusión: “El contacto es inevitable… limpia” me ha recordado un texto que escribí hace tiempo y que comparto con mis alumnos. El típico giro psicológico para la vida cotidiana de los asuntos científicos que tanto nos gusta por aquí.

Fuente imagen: wikipedia

Aquí os lo dejo:

UNA MALA NOTICIA

Lamento tener que daros una mala noticia.

Un día vais a perder.

Puede que os deje vuestra pareja, que os traicione un amigo, que os suspendan un examen, os echen del trabajo, un fuerte problema económico… aún no sabemos qué, pero un día vais a perder.

No podéis moveros intocados por este mundo, en algún momento, en algún lugar algo os va a salpicar. Es imposible que llevéis una vida en ausencia completa de problemas.

La ausencia o ignorancia de problemas y conflictos, normalmente asociados a la niñez, o a una vida casi de aislamiento, proporcionan una cierta forma de felicidad y de inocencia, que escribiré con minúsculas.

En algún momento despertamos de ese “paraíso”, normalmente con un fuerte golpe; hemos perdido. Entramos en una etapa de crisis, donde no hay una felicidad permanente, sino más bien destellos durante algunos momentos, siendo la tónica general el estado de conflicto y de búsqueda.

Lo grave no es que vayamos a caer, eso ya os lo anunciamos desde ahora, lo grave es que no sepamos o perdamos las ganas de levantarnos, de volver a intentarlo.

Pero hay una esperanza, dentro de esta mala noticia hay una buena noticia.

El mundo es un gran escaparate de personalidades, maneras de ser y de actuar y de los resultados que unos y otros cosechan, a todas las edades posibles y bajo cualquier tipo de condición.

Todos conocemos y hemos visto personas que parecen haber alcanzado un estado de paz interior, que sonríen suavemente y que mantienen ese estado en las más difíciles condiciones personales o exteriores.

Algunos son gente famosa, unas veces religiosos de  distintas confesiones, otras veces personas que han alcanzado cierta excelencia  en algún campo, pero también hay muchos no tan conocidos; aquel familiar del pueblo, la abuelita de este amigo o aquel, el zapatero de la esquina…

Esta es nuestra gran esperanza, existe un estado posible más allá de la crisis que nos produjo la pérdida del paraíso, existe una verdadera Felicidad con mayúsculas que no nace de la ignorancia, sino de la comprensión profunda de uno mismo y del mundo.

Esto no es una creencia, conocemos a esas personas, podemos hablar con ellas, leer sus escritos, verlos en la tele, oír entrevistas, etc., es una realidad. Hay gente que ha superado el estado de crisis y, en muchas ocasiones, en medio de verdaderos dramas, conserva la Paz mientras sirve de ayuda a muchos.

Podemos buscar entre todos los caminos o fabricarnos nuestro camino personal hacia ese estado, ya que sabemos que existe y es posible. No es la fe ciega la que nos mueve.

La otra opción es unirnos al numeroso grupo de “adultos amargados”, odiar nuestro trabajo, a nuestra familia, la situación social… y lo que se ponga a nuestro alcance.

No podemos terminar sin decirte a ti, “adulto amargado”, que te reconoces en esa descripción de desagrado por tu situación: No pasa nada, no te preocupes, parece que era necesario que recorrieras todo ese camino para darte cuenta de que no te satisface en absoluto. La vida te invita con cada amanecer a que reinicies la búsqueda de ese estado de Paz interior que ya sabemos que existe y es posible. Nosotros vamos hacia allá, ¿nos acompañas?


Mascotas exóticas

6 febrero 2011

Si tienes una cosa en tu casa que no te mata porque hay un cristal en medio… ¿hasta qué punto tienes un amigo en casa?

Dani Mateo (El club de la comedia 06-02-2011)


Experimento: Reconocimiento de almidón con Yodo

26 enero 2011

Un experimentillo, que hacía ya tiempo que no poníamos.

Hay una larga tradición que usa sustancias que cambian de color para reconocer la presencia de otras, la acidez (pH), etc.

Hoy vamos a ver cómo podemos identificar la presencia de almidón usando yodo.

El almidón es un polisacárido, digamos, una manera interesante de almacenar azúcares (léase energía) que usamos los bichos. Es la base de la alimentación humana (wikipedia dixit) y está presente en las plantas, fundamentalmente.

Si nos ponemos guays, hay que comprar o preparar una disolución de almidón de un porcentaje determinado, etc., pero como nos mola ser más cutres, ¡pilla el Betadine y listo! Para los compañeros de otros países, el compuesto yodado “naranja” con el que os curáis las heridas o desinfectáis.

Ya estamos listos.

Si pones un poco de harina, pan o maizena en un platito, le añades unas gotas de agua, mezclas un pelín y echas Betadine… ta da! el color pasará de naraja a  AZUL/NEGRO.

Si pruebas con un trozo de patata, o bien metes una patata en agua, la dejas un rato, la sacas y analizas el líquido blanquecino que ha quedado, de nuevo cambia el color, porque la patata ha liberado almidón.

Aquí podéis ver cómo en una manzana no hay almidón y en una patata sí.

Si tratas de hacer lo mismo con un trozo de lacón de buena calidad, verás que no hay cambio de color.

Y ahora…

Si usas embutido, mortadela o chopped (por ejemplo) de baja calidad, verás que sí hay cambio de color. ¿Qué ha pasado aquí?

No es difícil averiguarlo. Lee los ingredientes. Encontrarás que hay fécula… léase patata… léase… almidón. Está usted pagando patata al precio de embutido.

No podemos decir que hay mala voluntad, ya que está indicado en la etiqueta, y posiblemente esto sea la explicación del bajo precio del alimento procesado.

Experimento facilito, heredero de una larga tradición, y con pretensiones de CSI que podéis disfrutar con los peques de vuestro entorno.

IMPORTANTE: No os olvidéis de que el Betadine no debe ser ingerido, ni tocar los ojos, etc., como seguro dice en el prospecto.

Aquí tenéis cómo lo cuentan los compañeros del Victoria Kent.

Aquí una explicación wikipédica sobre cómo interaccionan el almidón y el yodo

Aquí una de una fuente más fiable, en pitinglis.

Se agradece a Almudena la gestión del Opencor (intraducible)


Liberado tras 30 años gracias a las pruebas de ADN

5 enero 2011

La ciencia nos acerca a la verdad.

Que se lo digan a Mr. Dupree al que le han liberado después de treinta años de prisión, según cuentan en El Mundo.

Una razón clarísima para eliminar la pena de muerte (para los que no lo vean claro desde el principio) como ya hablamos hace tiempo aquí y aquí (desde el punto de vista estadístico).

Las pruebas de ADN han ayudado mucho a la identificación de delincuentes, análisis de restos arqueológicos, etc.

Aunque hay que tener cuidado en que no se nos vaya la pinza mucho y llegar a un futuro de “discriminación genética”. Por eso es tan necesaria la educación, ya que una vez que tenemos las herramientas, será nuestro nivel humano (espiritual, como queráis llamarlo) el que nos lleve a usarlas en un sentido u otro. Os recomendamos la estupenda película Gattaca. También para profes en clases de Religión/MAE, Ciudadanía, Ética, Tutoría o en cuanto tengáis oportunidad.

.

 


¿No es triste que la mayoría de lo que hace “El encantador de perros”… funcione con las personas?

18 diciembre 2010

O los bichos están más cerca de nosotros, o nosotros más cerca de ellos de lo que pensábamos: Condicionamientos clásicos, Pavlov, territorialidad, respuestas instintivas…

¿Podríamos esperar añadir un poquito más de racionalidad y espiritualidad en nuestras vidas? ¿A no muy largo plazo, por favor? ¿Quizá con la excusa de las Navidades?

¿No os recuerda a nadie? Snif…


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 141 seguidores