Papá, has matado a mi padre

4 junio 2014

Papá, has matado a mi padre.

Ya, ya… lo sé, también fue duro para ti.

Es lo que tiene la nicotina, como droga es “estupenda”: Caladas largas y profundas y te relaja, caladas cortas y más superficiales y te activa. Vale para cualquier momento.

Sí, lo sé papá… tenías mucho encima; la infancia, la dura postguerra… Además, ninguno somos realmente libres. La publicidad y la sociedad en la que viviste llevaban a eso… ¡Creciste viendo a Bogart, por Dios! Pero… papá… tú mataste a mi padre.

No te enfades, papá, si lo entiendo… Vamos papá… no hace falta que te defiendas.

¿Qué quieres decir con que “era tu vida”, “que podías hacer lo que quisieras con ella?

Por eso quería escribirte, papá.

Tú vida era tuya, sí, tuya… pero también, en parte, era de aquellos a quienes quisiste regalársela.

No vivimos solos ni aislados, no vivimos en medio de la jungla… Si ese fuera el caso, a tu entierro sólo hubieran acudido los bichejos del bosque para ayudar a tu materia a seguir el ciclo de la vida.

Pero tú, papá, tú elegiste casarte y tener hijos, compañeros de trabajo, amigos en lo mundano y en lo espiritual… elegiste querernos y nosotros te quisimos. Teníamos un acuerdo de cariño, teníamos un compromiso de amor.

Y entonces, papá, tú te mataste. Sí, sé que dejaste el tabaco, sé que fueron como 20 años sin fumar… y que saliste de un infarto de milagro… y que te “regalaron una prórroga” de diez años… pero el daño ya estaba hecho.

Con esa decisión de fumar, que algunos llamarían “libre”, pusiste fin a tu vida… era tuya, tenías derecho. Pero en ese mismo acto mataste a otros muchos… y, a eso, papá, a eso no tenías derecho… no lo tenías.

Mataste al padre de tus hijos, al marido de tu mujer, al abuelo de tus nietas, al cuñado de tus cuñados, al amigo de tus amigos… mataste a muchos, papá, a mucha gente que no te pertenecía ya sólo a ti, que también “era de otros”. Teníamos un acuerdo de cariño, papá, y lo incumpliste.

El Universo parece no ofenderse porque hagas lo que quieras, incluso incumplir tus compromisos, pero con esa misma libertad yo puedo reclamar ese incumplimiento y decírtelo, papá.

No te lo digo con rencor, papá, te lo digo con pena. No estoy enfadado contigo, entiendo que, al fin y al cabo, tú fuiste tu primera víctima.

Sí que estoy enfadado con aquellos que te engañaron, que te engatusaron para venderte veneno y lucrarse con ello. Lo peor, papá, es que lo siguen haciendo… de todas formas, no hace falta que luchemos contra ellos, la manera de terminar con esta sinrazón es dejarles sin clientes.

Por eso quería hablar estas cosas contigo, papá, contigo y con estos amigos que nos leen. Quería entenderlo mejor y encontrar luz y fuerza para intentar cumplir mejor con mis acuerdos de cariño. Quizá también alguno de estos amigos que nos escuchan encuentre aquí la chispa que le faltaba para empeñarse en vivir, en lugar de empeñarse en morir.

Sigue tu camino, papá, yo voy también siguiendo el mío. Quizá te sonrías al saber que parte de mi sendero está iluminado gracias tu ejemplo y tus consejos.

Hasta la vista, seguro que en algún recodo volvemos a encontrarnos.

Despídete de estos señores, papá… que ya se van.

Te quiero.


Cómo cagar en casa y salir vivo…

21 febrero 2014

Aunque me resistí mucho, seguí los consejos de varios amigos y mandé un monólogo al certamen Famelab.

No ha sido seleccionado en el primer corte, así que os lo dejo por aquí para que lo veáis, aunque quizá ya me lo hayáis oído contar en bolos y saraos…

Quiero cagar en mi casa…

Si esto es lo que desprecian, el nivel debe ser buenísimo… no os lo perdáis… pero el enlace ya os lo buscáis vosotros… si ellos pasan de mí…

Lo que no quiso Famelab, que lo disfruten los humanos…


PARAS y PORQUÉS, ¿Tengo que justificar mis derechos?

2 enero 2014

Seguro que habéis oído hablar de la Teoría de la evolución de Darwin.

 by Julia Margaret Cameron

Muy resumidito:

1. Los individuos se reproducen

2. La nueva generación está compuesta de individuos, al menos en parte, diferentes a sus progenitores, debido a mutaciones inducidas por el ambiente, aleatorias o, en el caso de la reproducción sexual, por la “mezcla” de genes de los progenitores en los hijos.

3. Dependiendo de las características de cada individuo le resulta más o menos difícil sobrevivir en el ambiente en el que esté y por lo tanto reproducirse, con lo que sus características tienden a desaparecer o a favorecerse en la generación siguiente.

A esto último le llamamos selección natural, la supervivencia de los mejor adaptados (no de los más fuertes, necesariamente).

Ya ves que los individuos no eligen sus características, ni tampoco incluye la teoría una inteligencia superior que dirija las mutaciones o los emparejamientos.

Por lo tanto, no podemos usar la palabra “PARA”.

No podemos decir cosas como:

- La jirafa tiene el cuello más largo PARA llegar a alimentarse de hojas más altas

- Los cocos flotan PARA que puedan llegar a otras islas

- Tenemos visión binocular PARA calcular distancias

Y, ¿qué tendríamos que decir? Pues cosas como…

- Aparecieron individuos jirafas con el cuello más largo y esa característica les ayudó a sobrevivir y por lo tanto a poder reproducirse en ese ambiente en concreto.

Ya, ya… es más largo y más enrevesado. Además, te prometo que incluso los científicos tienen que vigilarse para que no se les cuele al hablar algún “PARA”. La única ventaja es que… es lo correcto.

Esto me ha venido hoy a la cabeza, debido a que alguien ha usado en la tele otra palabra que no debería usarse en el tema del que se trataba: “PORQUE”.

Aparecía una mujer de treinta y tantos años que está sufriendo el paro o contratos en malas condiciones y mal pagados.

Decía que después de todo lo que se había esforzado trabajando anteriormente y formándose MERECÍA un trabajo mejor.

¿Cuál es la idea? ¿MEREZCO un trabajo PORQUE me he esforzado?

Este es un error fundamental. De nuevo el mal uso del lenguaje transmite ideas incorrectas. En este caso no puedo dejar de creer que se hace intencionadamente por parte de determinadas clases acomodadas y políticas.

El trabajo, la vivienda, la sanidad, la educación, la justicia… todo esto son DERECHOS, y los derechos no tengo que merecérmelos. Soy una persona y eso es suficiente para ser acreedor de esos derechos.

¿Crees que soy utópico o que debería remitirme a la legislación vigente?

Venga, de acuerdo.

Puedes consultar la Declaración de los Derechos Humanos que tanto España como otros muchos países han firmado.

¿Qué pasa ahora? ¿Que eso es un documento que nadie se cree y se firma por firmar?

Vale, ¿qué te parece la Constitución Española? ¿Te parece una ley suficientemente seria y de aplicación actual?

Constitutional_court_of_justice_spain

Mira el artículo 35

1. Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.

La negrita es mía. El DEBER de trabajar…

Desde aquí hacemos un llamamiento a los seis millones de parados que hay en España para que acudan al juzgado más cercano y confiesen que están incumpliendo su deber, a la vez que su deseo de que el Sr. juez les obligue a cumplirlo, buscándoles trabajo.

El artículo 47 también es diver… (la negrita es mía)

Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.

¿Has visto que los poderes públicos tienen la obligación de impedir la especulación del suelo? Comparar esto con la realidad sería cómico si no fuera trágico.

Así que no, queridos, no.

Tú no te mereces un trabajo porque hayas estudiado mucho, o porque te esfuerces mucho. Tú tienes derecho a un trabajo digno, tú y otras personas que no cuentan con tu habilidad, tus talentos, o las oportunidades que has tenido, o que quizá no las han sabido aprovechar como tú. En cualquier caso, todos tenemos derecho al trabajo, todos.

No podemos conformarnos con que nos arrojen una raspa y pelearnos por ella como salvajes, o con que la caridad nos haga el favor de darnos de comer o con alcanzar cierto estatus para merecer los derechos, quedando fuera los demás.

Hace tiempo ya hablamos del derecho al respeto en ¿Por qué tengo que respetarte?

Resumiendo: Siempre que argumentes que mereces un derecho por alguna característica, dejarás fuera de ese derecho a los que no la cumplan.

Imágenes de Wikipedia. La primera del amigo Darwin. La segunda, de la sede del Tribunal Constitucional al que quizá pudieras dirigirte a reclamar tus derechos constitucionales, al igual que se te exigen tus deberes.


Caca y pis

14 enero 2012
Esta entrada participa en la IX edición del Carnaval de Biología, organizado por el blog La Ciencia de la Vida  (@biogeocarlos)

A raíz de la pregunta de un alumno del otro día y de un lector hace un tiempo, creo que hay darle una vuelta a estos temitas y, como bien saben mis alumnos, no seré yo el que esquive una buena conversación de cacas y pises. ¿Os acordáis de aquella Me gustan las cagarrutas de oveja?

Pensemos en el tubo digestivo. Empieza en la boca y termina en el ano. Por el camino hay distintos tipos de tubo: el esófago, intestino delgado, intestino grueso. También hay ensanchamientos, como el estómago, y está lleno de “puertecitas”, válvulas como las de entrada y salida al estómago, la boca o el esfínter anal.

Pero al fin y al cabo, es un tubo. Imagina que fuera recto de la boca hasta el ano y que abrimos todas las puertas. Lo que comemos entra por un lado y sale por el otro… y nunca entra en el cuerpo. En realidad el interior del tubo digestivo es el exterior del cuerpo, permitidme la licencia.

La situación es la siguiente: metemos comida por la boca y le vamos echando sustancias. Por el camino vamos sacando de tubo y metiendo dentro del cuerpo las sustancias que nos interesan, mientras dejamos que lo demás siga su camino. Finalmente dejamos lo que no nos sirve en el váter… pal que lo quiera. Porque, en realidad, en las heces sigue habiendo sustancias orgánicas que muchos bichos usan como alimento (escarabajos peloteros, bacterias…) al grito “¡Pero si te has dejado lo mejooor!”.

Las cacotas nunca estuvieron dentro del cuerpo, no son los productos de desecho de los procesos corporales, es lo que queda de la comida después de quedarte con lo que has querido.

La orina es otra cosa.

En nuestro cuerpo tenemos sistemas centralizdos de reparto. Yo no meto la mano en la olla de la sopa para que las células de mi mano “coman”. Ni tampoco toman el oxígeno que necesitan a través de la piel.

A través de la sangre, tenemos una “empresa de reparto” de oxígeno y alimento, que obtenemos gracias al sistema respieratorio y digestivo.

La sangre llega a los tejidos por medio de arterias y capilares, las células toman el oxígeno y el alimento de allí. También dejan en la sangre el CO2 y los productos de desecho que se producen en las reacciones químicas que ocurren en su interior.

¿Cómo sacamos del cuerpo esos dos residuos, el CO2 y las guarrerías que han producido las células?

El corazón reconduce la sangre hacia los pulmones, se deja allí el CO2 y lo expulsamos al espirar.

Para lo demás usamos los riñones. Actúan como un filtro para esas sustancias y también eliminan agua y regulan la cantidad de otras sustancias como las sales, produciendo… pis. La eliminación de agua por un lado se hace para regular fluidos y que no “acumulemos líquidos” y por otra parte es necesaria para poder sacar esas sustancias del cuerpo en disolución.

Quizá a algunos os parezca trivial, pero viendo las caras de mis chavales os puedo decir que no todo el mundo lo tiene tan claro, o es simplemente que nunca se han puesto a pensar en estas “mierdas”.

Por otra parte, creo que es una cosa muy interesante para explicar a vuestros pequeñines, espero que haya sido claro.


Bioinspiración, biomimesis. Janine Benyus

9 noviembre 2011

Por si alguien aún no conoce las conferencias TED, vamos a poneros una a la que hemos llegado a través de esta noticia en Amazings, que nos llevó al blog de Maikelnai donde está enlazada la fenomenal charla TED de Janine Benyus, sobre lo que siempre había oído llamar inspiración biológica, aunque este término que leo ahora, biomimesis, también me gusta mucho. Sobre todo porque lo de inspiración suele ser un eufemismo… copiaaaamos como posesos.

Trabajo como profesor de tecnología en secundaria y les hablo con frecuencia de este tema. Millones de años de ensayos, prueba y error, tienen que haber llegado a buenas soluciones. Es llamativo cómo alguien puede enseñar esta asignatura sin estar hablando de biología constantemente.

Más allá del siempre nombrado velcro, podéis ver otros ejemplos más actuales, pero sobre todo la filosofía de la charla es lo más interesante. El espíritu de que no somos ni los primeros en intentar hacer algo, ni los más hábiles… humildad ante la maravilla de la Naturaleza.

Enlace a la charla en la página de TED


Ha muerto el inventor del marcapasos

16 octubre 2011

En este “visto en Facebook” nos regañan por no dar la noticia de la muerte del inventor del marcapasos, algo que ha salvado y prolongado muchas vidas.

Wilson Greatbatch descanse en paz.

La noticia en la red

Y ya van tres casi seguidos de muertes… joé.


Qué pensar cuando se van…

16 septiembre 2011

Por motivos personales, aprovecho hoy para recordaros o daros a conocer esta entrada de hace un tiempo, que creo puede ser interesante e inspiradora.

Ve con Dios, que tengas Paz tú y los que te echamos de menos.

Buen viaje, nos volveremos a ver. Te queremos.

La muerte y los funerales


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 147 seguidores