Doy clase a maltratadores

Bueno, quizá yo no, pero seguro que doy clase a algún asesino… bueno quizá no yo, pero seguro que doy clase a un futuro gran descubridor, bueno quizá no yo, pero seguro que…

Loa adultos de mañana están en nuestras aulas en estos momentos. No sé qué profesor les está dando clase a cada uno, yo lo hago con unos cuantos.

¿Os dais cuenta de la importancia tan enorme que tiene esto?

Maribel (un abrazo) me contaba hace unos días que le había impactado tremendamente una noticia: En EEUU cada cinco horas muere un niño por maltrato o negligencia. Desde luego compartimos el shock.

Como suele decir Marina, para educar a una persona hace falta toda la tribu.

Parte de la tribu, y una parte con mucha fuerza, son todos esos elementos que empujan a ese loco modo de vivir materialista y deshumanizado  (publicidad, tele… no porque sean malos, porque se usan muy a conciencia para hacer mal).

Otra parte de la tribu, la más importante, es la familia y el entorno más cercano. Muy tristemente en el caso de los maltratadores y víctimas de maltrato infantil un entorno hostil… bueno me faltan palabras, un infierno.

Y una parte muy importante de esa tribu educadora es el sistema educativo y, sobre todo, el sistema público. Aquí es donde están muchos de esos chicos maltratados, algunos de los cuales devendrán maltratadores, aquí es donde podemos, sin presiones ideológicas o económicas, hacer una primera detección de esos casos, donde podemos intentar contar a todos que hay otra forma de vivir, que hay otros caminos. Insisto, y mayor importancia toma aún cuando el entorno más próximo es un horror y sólo enseña horror.

Una enseñanza pública de calidad asegura puentes hacia un futuro mejor, sobre todo a los más desfavorecidos, económicamente, socialmente o culturalemente.

Proteged lo público, impulsad la enseñanza pública y estaréis ayudando a hacer una sociedad más justa y más feliz.

Por cierto, también cada uno de vosotros sois miembros de la tribu… vuestros actos, vuestra forma de hablar o de comportaros es un ejemplo para esos ojitos brillantes que os miran des de un metro de altura, y casi siempre hay alguno que os está mirando.

Puedes vivir como quieras, pero no puedes eludir tu responsabilidad.

Archivo:Children in a Primary Education School.JPG

Miradles, aún está todo por hacer.

About these ads

8 respuestas a Doy clase a maltratadores

  1. Tal como lo cuentas, solo queda decir “amén”, que así sea. En muchos casos, el propio sistema, que debería estar al servicio de la liberación del ciudadano, contribuye de alguna manera a su adoctrinamiento, alienación y domesticación.

    Me gusta

  2. […] Doy clase a maltratadores lacienciaparatodos.wordpress.com/2011/11/07/doy-clase-a-m…  por Segredo hace nada […]

    Me gusta

  3. […] » noticia original Esta entrada fue publicada en Noticias de seguros. Guarda el enlace permanente. ← El debate electoral minuto a minuto The Stone Roses son el primer cabeza de cartel del FIB 2012 → […]

    Me gusta

  4. Jose Miguel dice:

    hola Javi

    Hace unos meses vi una película española muy buena sobre los abusos infantiles, “No tengas miedo”:

    http://www.municipiolibre.org/html/modules.php?name=Articulos&numero=99999&num_sumario=501&autor=Chemi García-Martín

    Creo que el cine puede ser una herramienta muy provechosa para conocer aspectos oscuros de la sociedad y del comportamiento humano, y también para aprender cómo funcionan otras sociedades distintas a la nuestra -pienso ahora en la escalofriante “Nader y simin, una separación”:

    http://www.municipiolibre.org/html/modules.php?name=Articulos&numero=99999&num_sumario=565&autor=Chemi García-Martín

    En definitiva: es una herramienta muy poderosa para EDUCAR. Y por eso, igual que defiendo la enseñanza pública, también defiendo que parte del dinero de mis impuestos se emplee para hacer cine de calidad, que eduque, y que nos libre de los Transformers o los Torrentes de turno.

    Un fuerte abrazo

    Jose Miguel

    Me gusta

    • javierfpanadero dice:

      Un abrazo Jose!

      A mí me parecería horrible que Mozart o Velázquez tuvieran que trabajar en una pizzería para pagar las facturas. Así que estoy completamente a favor de subvencionar a los verdaderos artistas, de cualquier rama. El caso es que, más allá de lo difícil que es evaluar el arte, las subvenciones parecen entregarse sin ni siquiera intentar hacerlo con equidad.

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 157 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: